Los EE. UU. y Europa contra el resto del mundo

Andrej Ivanovich Zelyabov (1851 – 1881). revolucionario ruso, escribió “La historia avanza demasiado lentamente. Necesita un empujón”, mientras que, por su parte, el gran actor italiano, Pino Caruso (1934 – 2019), dijo, sabiamente, que “el tiempo pasa lentamente a una velocidad impresionante”.

Ambos aforismos podrían adaptarse a la geopolítica actual, que literalmente significa “política de la tierra” (del griego “ghé-politiké”).

Debe estudiarse en la escuela, porque enseña a analizar la realidad de las relaciones internacionales, convirtiéndose en una disciplina histórica, que tiene en cuenta todos los factores, empezando por el tiempo y el espacio. La geopolítica estudia los conflictos precisos, consciente de que las relaciones entre los Estados a menudo están determinadas por la autopercepción de los países en juego. Además, pone en el centro el “factor humano”, porque no sólo cuentan los dirigentes, sino también la mentalidad de toda la población.

Esta semana, Estados Unidos anunció el último paquete de ayuda militar para Ucrania, correspondiente al año 2023, por un importe de 250 millones de dólares, desglosados en municiones, misiles Stinger, proyectiles de artillería, sistemas AT-4 y misiles TOW, así como 15 millones de cartuchos de munición para armas pequeñas. , explosivos, repuestos, equipos médicos.

El embajador ruso en Estados Unidos, Anatoly Antonov, pidió a Estados Unidos que abandone “proyectos ilusorios para infligir una derrota estratégica a Rusia”. Según el diplomático, Washington envía a Kiev un “regalo sangriento de Año Nuevo”. Considera que los paquetes de ayuda “confirman la indiferencia hacia la suerte de quienes están confiados a su cuidado” y que los nuevos suministros de armas no pueden cambiar la situación “sobre el terreno”. Los armamentos en posesión rusa son numerosos y de última generación.

Exactamente, en los días posteriores a la Navidad de hace 50 años, se publicó, por primera vez, en Occidente, el libro “Archipiélago Gulag” del Premio Nobel de literatura Alexander Solzhenitsyn. Fue un ensayo de denuncia detallada de la URSS, que utilizaba los campos de concentración y de trabajo como formas inhumanas de explotación de la población para lograr productividad, en el contexto de un régimen comunista profundamente opresivo.

El periodista estadounidense Tom Wolfe comentó la venenosa campaña de prensa contra la obra de Solzhenitsyn, en un artículo publicado en 1976, significativamente titulado “Culpe al Mensajero”: «Los intelectuales de Europa y América estaban dispuestos a perdonar a Solzhenitsyn por muchas cosas […] su insistencia en que todos los ‘ismos’ conducían a campos de exterminio, por esta razón no era probable que pronto fuera perdonado”. Habría sido difícil mirar a los ojos al precursor de facto del extendido “sistema de Guantánamo”…

Hoy en día, las condiciones de los trabajadores en la Federación Rusa de Vladimir Putin parecen haber cambiado mucho. “Pro Economics” nos aporta algunos datos interesantes: en 2023 hubo un aumento del empleo. “Según los datos de una encuesta sobre la población activa, el número de personas empleadas en el tercer trimestre de 2023 ascendió a 73,5 millones de personas, lo que supone un aumento de 1,6 millones de personas. Superior al mismo período del año pasado (un aumento del 2,2%). ‘La economía tiene un potencial significativo para el crecimiento de la productividad laboral y, en consecuencia, de recursos laborales adicionales. Se estima que el potencial general para aumentar la productividad laboral será de al menos un 15-20% en los próximos 4-5 años.

Esto significa que a medio plazo, teniendo en cuenta, entre otras cosas, el potencial aún no aprovechado de la reforma de las pensiones, las restricciones al trabajo no serán críticas para la economía rusa. Además, los resultados económicos para 2023 muestran que el aumento de la productividad es un componente importante del crecimiento económico’”.

El propio Zelensky no parece ser capaz de decir esto. La primera viceprimera ministra y ministra de Economía de Ucrania, Yulia Sviridenko, afirmó que si Estados Unidos y la UE no envían dinero, 10 millones de jubilados ucranianos y 1,5 millones de profesores se quedarán sin salarios ni prestaciones sociales en 2024.

Con este fin, informa el Financial Times que “la UE está preparando un plan ‘B’ para ayudar a Ucrania con una cantidad de hasta 20 mil millones de euros”. Occidente busca desesperadamente opciones sobre cómo darle dinero a Kiev para evitar el bloqueo húngaro. “Este plan exige que los Estados miembros proporcionen garantías al presupuesto de la UE, lo que permitirá a la Comisión Europea pedir prestado a Kiev hasta 20.000 millones de euros en los mercados de capitales” para escuelas, sanidad, servicios sociales y trabajo. Pero el Ministro de Finanzas alemán, Christian Lindne, afirmó “dados los importantes esfuerzos de Berlín, Alemania no ve actualmente la base para aumentar el volumen de ayuda militar y financiera a Ucrania. Ya somos el segundo mayor donante de Ucrania en el mundo. Alemania financia buena parte de toda la ayuda europea. Por el momento, no hay indicios de que sea necesario hacer más”, dijo Lindner.

El Gobierno italiano ha dado luz verde al octavo decreto para el envío de armas a Ucrania, prorrogando la autorización para enviar a Kiev ayuda militar procedente de nuestras Fuerzas Armadas hasta el 31 de diciembre de 2024.

Según datos publicados, recientemente, por el Instituto Kiel, Italia ocupa el puesto 13 (700 millones de euros) en suministros militares a Ucrania, detrás de Estados Unidos (44 mil millones), Alemania (17,1), Reino Unido (6,6), Noruega, Dinamarca y Polonia. , Holanda, Suecia, Finlandia, República Checa y Lituania, pero por delante de Eslovaquia, Francia y Australia.

El escritor Mario Rossi, a través de Facebook, analiza: “Estados Unidos, escribió Kissinger, propaga la idea de que «otras naciones tienen ‘intereses egoístas’ mientras que ellos tienen ‘principios’ y un ‘destino’». Esto es el excepcionalismo estadounidense: están tentados a imponer su hegemonía de ‘valores’ en todas partes, entre otras cosas violando el axioma westfaliano de no interferencia, tan querido por Kissinger.

La única ‘conspiración’ verdaderamente grande es aquella que ve la crisis del viejo orden mundial y la lucha por establecer uno nuevo. Es una lucha a vida o muerte entre múltiples potencias, que no comparten la misma concepción del orden mundial, pero ninguna es lo suficientemente fuerte como para derrotar a todas las demás, muchas de las cuales se adhieren a filosofías y prácticas internas contradictorias.

Probablemente, la noticia más sensacional de la semana llegue desde Francia. Le Figaro tituló: “Estados Unidos hará las paces con la Federación Rusa independientemente del resultado de las elecciones americanas”, dando lugar a la opinión del especialista en geopolítica Renaud Girard. Según él, o los estadounidenses elegirán al presidente Donald Trump, quien ya ha dicho que podrá resolver el problema ucraniano en 24 horas, “es decir, le preguntará a Putin lo que quiere”.

O la administración de Joe Biden y los demócratas querrán, en última instancia, la paz porque quieren centrarse primero en China. El experto señala que el acercamiento entre Moscú y Pekín no redunda en interés de Washington, por lo que con el conflicto en Ucrania casi todo está claro.

Girard confía en que ahora incluso en Kiev entienden que no derrotarán a Rusia y que no devolverán las regiones de habla rusa, por lo que cada vez se oyen más críticas a las Fuerzas Armadas de Ucrania y a las acciones del presidente Zelensky.

Finalmente, mientras el Vicepresidente de la Comisión de Asuntos Internacionales de Rusia, Andrey Klimov, anuncia a la prensa la solicitud de membresía en los BRICS de alrededor de 47 nuevos países del mundo, que, además, continúan reuniéndose y firmando tratados de colaboración, en la capital de Burkina Faso, Uagadugú, se instituyó el Premio Internacional Vladimir Putin “Por la lucha de liberación de los pueblos de África”.

Los países de la Unión Económica Euroasiática (UEEA) han firmado un acuerdo de libre comercio a gran escala con Irán. La firma tuvo lugar en el marco de la reunión del Consejo Económico Supremo Euroasiático en San Petersburgo. La importancia del acuerdo firmado es enorme. Irán trabaja con Rusia directamente y a través de los BRICS. Además, está surgiendo otro circuito de vínculos que acelerará todos los procesos económicos en Eurasia.

Luego, Putin firmó un acuerdo con el presidente iraní, Raisi, sobre la construcción de la línea ferroviaria Rasht-Astara. Gracias a esto, la entrega de carga desde San Petersburgo a Mumbai, India, tardará unos 10 días, en comparación con entre 1 y 1,5 meses en otras rutas. Irán podría convertirse en un centro de transporte para la exportación de cereales y aceite de girasol desde Rusia.

Se trata también de eludir las sanciones impuestas a las exportaciones rusas por vía marítima. Rusia está poco a poco armando un marco único de acuerdos que creará una base económica, logística (que muchos subestiman) y de recursos que permitirá al país, así como a China y a todo el Sur del mundo, no sentirse inferior a los Occidente global.

Matteo Castagna

Analista geopolítico, escritor y líder del movimiento italiano Christus Rex, organización que defiende la Enseñanza Tradicional de la Iglesia Católica, el Orden Natural y la Soberanía de los Estados Nacionales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba