AutoresColaboracionesMª José Gómez BusóOpinión

Los charnegos

La raza superior, la raza catalana, esa a la que se le llena la boca de decir España ens roba (España nos roba) está formada por hijos de charnegos.

Charnego reza en el diccionario Googleriano, como persona emigrada a Cataluña de otras regiones de España que no habla catalán.

Los catalufos -catalanes a favor del separatismo- (a partir de ahora me referiré a estos energúmenos con este apelativo), pues bien los catalufos, y los no tan catalufos, siempre se han referido a los emigrantes de otras regiones de España como charnegos, pero el ochenta por ciento de las veces lo hacen de forma despectiva.

Los charnegos vienen a Cataluña a matar el hambre y a llenar sus barrigas decían, sin embargo los
charnegos son los únicos artífices de que Cataluña haya llegado a donde ha llegado, porque sin mano de obra no hay empresa que funcione, y más del cincuenta por ciento de esa mano de obra, estaba compuesta por charnegos.

Los auténticos charnegos no hablan catalán, son andaluces, gallegos, y de cualquier parte de España, trabajan, se adaptan, ganan dinero y hacen que Cataluña prospere, pero son charnegos, y lo serán siempre, nunca serán aceptados como catalanes.

Ahora vamos al secesionismo más absurdo y ridículo, esos charnegos se establecen en Cataluña y tienen hijos, esos hijos ya no son charnegos, pasan a ser catalufos porque el noventa por ciento de los descerebrados, violentos y radicales son hijos de charnegos, que reniegan de sus orígenes.

La raza superior, la raza catalana, esa a la que se le llena la boca de decir España ens roba (España nos roba) está formada por hijos de charnegos.

España ha sido siempre un país de emigrantes, pero al regresar a su país con el trabajo hecho, y el dinero en el bolsillo, nunca se han sentido ni franceses, ni ingleses, ni alemanes. Siguen siendo españoles y muy españoles.

Los charnegos, al contrario que los españoles, dejan de ser gallegos, andaluces, extremeños o de cualquier rincón de España para convertirse simple y llanamente en charnegos, y esto no es lo peor, lo peor es que los hijos de los charnegos son casi en su totalidad catalufos, y quien reniega de sus orígenes deja de ser alguien importante, para convertirse en un muñeco dirigido por enfermos de odio y de una historia que por inventada es inexistente.

Paradojas de la vida Puigdemont está casado con una rumana, cuyos padres se permitieron la licencia de salir en televisión defendiendo el secesionismo catalán, cuando Rumanía es un país económicamente agónico, con un índice de emigración bastante considerable, y con una vida precaria para sus ciudadanos.

En esas circunstancias estos señores tienen la brillante idea de salir a la palestra. ¿A dar lecciones de que?

Ante esta situación tan surrealista, yo me hago una pregunta: ¿esta, señora será catalogada como charnega, catalufa, o de la raza superior catalana?

Mª José Gómez Busó

Jubilada de 62 años, sin pelos en la lengua. Demasiado sincera, escribo por afición y soy autodidacta. Mi frase favorita es: "Ladran, luego cabalgamos". Me encanta el patchwork, técnica que domino, y escribir relatos cortos.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Quien me puede decir cómo actuaría Rufián ( ejemplo de charnego-modelo) si hubiese nacido catalán? Serí «ultra entre los ultras»!…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba