Lo quiero ver en el banquillo

Tengo una edad en la que no puedo hacer proyectos para muy largo plazo, pero sí que tengo todavía muchas ilusiones, y una de las más importantes, que me gustaría ver cumplida antes de que acabe mi recorrido vital, sería ver sentado en el banquillo de los acusados de un Tribunal de Justicia, a Pedro Sánchez Pérez-Castejón, el impostor más grande que ha conocido la política española desde que tengo uso de razón.

Nunca, pero nunca es nunca, un político había llegado tan lejos, como para humillar y arrastrar a todo un país, para ponerlo a los pies de un delincuente, además prófugo de la justicia, llamado Puigdemont, que para más escarnio escupe a la cara de todos los españoles de bien, diciendo desafiantemente que no piensa pedir perdón y que seguirá fiel en su empeño separatista.

Pero aprovecho la cuestión de mis ilusiones, para exponer que también tengo otra mucho más inmediata, que sería escuchar en un telediario de la próxima semana, que la investidura de Sánchez fracasó al abstenerse siete diputados de los veintiuno (catorce hombres y siete mujeres) que tiene el PSOE de Castilla La Mancha, por una elemental cuestión de conciencia, que nunca mejor la tuvieron a su alcance, puesto que en el Programa de su partido para el 23J, no figuraba por ningún lado la cuestión de la amnistía.

 

Pablo D. Vela Boullosa

Ingeniero Industrial. Experiencia profesional de 36 años en el sector gasista (GLP y Gas natural), en las áreas de Seguridad, Comercial y Marketing, en España, Perú y Argentina.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba