Las vacunas covid son un experimento genético y un arma biológica contra la población. Por Luys Coleto

Las vacunas covid son un experimento genético y un arma biológica contra la población. Por Luys Coleto

Tras inyectarte el matarratas transgénico, no hay vuelta atrás. Devienen devastadoras armas biológicas de guerra contra la población mundial, que lo han aceptado placenteramente a través de la propaganda y la manipulación/control mental. El organismo comenzará a ser modificado paulatina y ¡¡¡genéticamente!!! con secuelas, ramificaciones, corolarios y consecuencias previsiblemente demoledoras. Aunque los efectos nocivos con fallecidos y diferentes reacciones adversas se están produciendo, ya desde el inicio, no solo en los tóxicos de AstraZeneca (curiosamente, ¿ sí?, la única que no aplica, en principio, la tecnología de ARN mensajero), dentro de escasas fechas, todos  aquellos que piensan que todo ha ido bien se percatarán del gran traspié que cometieron al aceptar chutarse con semejante veneno transhumanizador.

Matarratas (vacuna) covid: reescribir nuestro código genético

Reiteremos. Las inyecciones contra el inexistente coronavirus que incorporan ARN mensajero y que se distribuyen actualmente en todo el mundo están diseñadas para  alterar y reescribir absolutamente nuestro código genético. Vacuna, arma de guerra, guerra multidimensional. De cuarta generación, contra tu propia población. Incluso quinta generación, en la que, en lugar de utilizar armas convencionales en el campo de batalla, se opta por otra cosa: los agentes biológicos encubiertos, la guerra económica y la propaganda devienen más eficaces para cambiarlo todo. Ya saben, Elliot: así es como el mundo acaba, no con una explosión sino con un gemido.

Y volvemos a repetir lo obvio. La gran y abisal diferencia entre las vacunas contra el coronavirus y las «inmunizaciones normales», ya de por sí ineficaces y letales. En las actuales se inyecta ARN mensajero en el cuerpo que posteriormente trastoca y trastorna todo su código genético para comenzar a producir su propia versión modificada del presunto nuevo coronavirus, que su sistema inmunológico teóricamente “aprende” a combatir. Lo que hacen los nuevos venenos es programar, grosso modo, el ARNm. Todo según la absurda e ilógica versión oficial.

 

Se llama ingeniería genética

Tenemos todo esto en la ingeniería. Este es el equivalente biológico. En este caso han fabricado un trozo de este ARNm para crear, en cada célula del cuerpo humano, esa proteína de la espiga (o al menos parte de ella). Pero la realidad es muy otra: están creando el patógeno en tu cuerpo. El espanto. Sencillo de comprender, pues.

Matarratas transgénico, arma binaria perfecta. Y la pregunta del millón. ¿para qué está programado ese ARN mensajero? Según el egregio estagirita, indagar en la causa final. Una necesidad. Insoslayable. En fin.

Luys Coleto

Luys Coleto, prófugo de la existencia, desidentificado y desubicado, batallando contra todo. Y contra todos. Y, por la libertad y el buen periodismo, felicísimo, en tales y belicosos trances. En fin.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 9 =

Botón volver arriba