ColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Las mujeres podemitas y el arte dramático

La verdad, cada vez que escucho a una de estas mujeres, de estas féminas podemitas, me quedo más perplejo,ante la ignorancia cultural o histórica que muestran en sus oratorias, llenas de inventiva, exageraciones y cantidad de manipulación, tergiversando o interpretando a conveniencia los hechos que relatan.

Lo hacen sin pudor, sin una pizca de vergüenza moral, como si del guion de un filme se tratara. en el que ellas ocupan o interpretan el papel principal o protagonista. Por esa obsesiva frustración de profesionales de las artes escénicas que les fascinan. Es el colmo de la ignorancia llevada al extremo, en una expresión cinematográfica, catalogada para todos los públicos.

En este escrito me estoy refiriendo a la señora Teresa Rodríguez, y a su gran inventiva, retrocediendo a lo que en un tiempo fue la Andalucía islámica, vulgarmente conocida, como Al Ándalus.  Viene a razón del actual triunfo del tripartito de derechas en esta comunidad, frente a las izquierdas rancias, de las que ella representa una parte, la marca blanca de Podemos, Adelante Andalucía.

Quiero pensar que la cantidad de dislates, absurdos salidos de su boca, son fruto de esos meros caprichos, antojos, propios de las embarazadas, como es su condición o estado actual.

Lo primero que echó en cara esta señora al señor Moreno Bonilla, presidente de esa comunidad autonómica en la actualidad, es que la hubiera rebajado a región, cuando ella en esa realidad paralela en la que vive la izquierda desde hace ya muchísimos años, la califica de nacionalidad histórica, y lo hace retrocediendo a la Andalucía islámica, o al Ándalus, una invención, un absurdo sin ningún género de dudas.

Lo segundo fue que el nuevo gobierno andaluz, siempre según su opinión, quiera arrebatar la autoestima de los niños andaluces, al no reconocer los diferenciales de su tierra respecto, por ejemplo, a esa otra invención de que Córdoba y Granada, fueron según su particular visión histórica, mera inventiva y propaganda, capitales culturales de Europa.

Señora Teresa Rodríguez, sepa que Isabel la Católica fue modelo de mujer, madre y política

 

Cosa fácil de desmontar con un solo y simple argumento. Difícilmente estas dos ciudades españolas se pueden considerar como esplendorosas y culturales en la Europa de aquella época, pues eran como bien ha dicho ella, aunque de forma indirecta, dos ciudades del Islam, y como todos sabemos, incluso a día de hoy, Europa y el Islam son conceptos absolutamente distintos.

Pero en su afán manipulador y dramático, más puro de la interpretación, que de la seriedad histórica, política y social, se atreve a decir que el nuevo gobierno andaluz,les quiere robar su identidad como pueblo, y lógicamente,no lo va a permitir. Imagino que será por esos métodos violentos y revolucionarios que sin duda y tristemente son los únicos que conocen.

Sin ninguna duda, está es otra mitificación absurda en boca de Teresa Rodríguez, que no debería ignorar que Al Ándalus no fue ningún paraíso, habla de oídas, y no con datos historiográficos. Pues habla de Córdoba y Granada,desconociendo que,Córdoba durante los siglos del primer califato, fue el centro de los esclavos en el Mediterráneo occidental y la mayoría eran cristianos capturados con la finalidad de servir para el comercio de la esclavitud.

Y otra cosa que creo desconoce, dada su segura condición de feminista potencial y militante, es decir, una feminista radical, que en aquella época, sobre todo en Córdoba, el califa gozaba de miles de mujeres, las cuales componían un harén personal, creado exclusivamente para su satisfacción sexual. Como sucedía, por ejemplo; con Abderramán III, en la bella Medina Azahara.

Esas miles de mujeres tenían que estar siempre dispuestas a satisfacer todos y cada uno de los caprichos del califa. Entre tanto, en la zona cristiana, las mujeres gozaban de una igualdad de derechos, prácticamente en las mismas garantías y condiciones que los varones, que habían heredado de los reinos cristianos, exactamente igual que cualquier varón; podían comerciar, es decir, comprar y vender, igual que cualquier varón.

En esa Córdoba y en esa Granada, en que esta señora se inspira, la mujer, esa figura o ese género que tanto defiende, valía la mitad que el varón, y lógicamente sólo podía heredar la mitad que este. Incluso su testimonio ante un tribunal, valía la mitad que el testimonio de cualquier varón. Otro absurdo y despropósito, aparte de una metedura de pata colosal por su parte, querer comparar el papel de la mujer, en esas dos diferentes pero tristes realidades, cuestiones que debería de tener en cuenta la señora Rodríguez, antes de valorar las dos capitales mencionadas, Córdoba y Granada, en aquella época.

Para más inri, en la zona musulmana, en el propio al Ándalus, constataban y contemplaban con sorpresa el papel de las mujeres mozárabes, mujeres cristianas, en contraposición de las mujeres musulmanas, que podían ir por la calle sin acompañamiento de varón alguno. Pues se consideraban igual de dignas que los varones.

Vuelve a hacer gala de esa impotencia por la pérdida del Gobierno andaluz, ahora en manos de las derechas, arremetiendo, volviendo a tirar de absurdo, de inventiva e interpretando, como sólo saben hacerlo esas mujeres, unas pocas elegidas, por su condición y especiales características para hacer de la utopía una realidad, o de la mentira una verdad. Tachando al nuevo gobierno andaluz de querer cambiar el día de Andalucía, por según ella el día de la Toma u ocupación, lo que nuestra historia nos enseña, como Reconquista. Y de querer defender el flamenco.

2 de enero de 1492, la reconquista de Granada

 

Justificándolo con una argumentación también absurda, pues en sus delirios febriles, quiero pensar, como dije antes, fruto de su actual estado, y no de su ignorancia o analfabetismo histórico, que en aquella época se dio un renacimiento andaluz, un esplendoroso siglo de oro andaluz en Ciencias, en arte, en letras, en fin, un esplendoroso renacimiento cultural andaluz, que posteriormente inauguró, recuperó y volvió a instaurar en Andalucía, la edad media más oscura.

Personalmente y en mi humilde y modesto conocimiento de esa época, creo que sólo acierta en una sola cosa, y es en su oposición contundente y rotunda de esa visión personal respecto al renacimiento andaluz, con el renacimiento europeo. Porque efectivamente al Ándalus, estaba fuera de Europa, y aunque creo que, en este caso le ha traicionado su subconsciente, sin duda, acierta.

Para cuando los Reyes católicos en Enero de 1492, toman Granada, este reino es un reino decadente en todos los órdenes y dista o es muy diferente a ese reino tan brillante que la señora Rodríguez pretende en su discurso. Del mismo modo que los Reyes católicos y Castilla distan o difieren mucho de ser ese reino atrasado y oscurantista que pregona en su absurdo discurso.

La Castilla de esa época, muy al contrario de lo que esta señora pretende, era un reino muy dinámico y pintoresco, un reino que lo que pretende es expandirse, porque tiene un reino invasor, el Reino musulmán al sur, el Reino de Granada, al cual dominará con enormes dificultades en una guerra que durará, la friolera de 10 largos años. Una duración debida a su difícil orografía, por el contrario de ese esplendor andalusí, que pretende esta señora en su discurso, que a esas alturas, era ya una sombra de lo que había sido tiempo atrás.

La imagen de un Al Ándalus brillante, frente a una Castilla oscurantista y atrasada, es un cliché verdaderamente vergonzoso, para alguien que tenga un mínimo de nivel cultural.

Cuando ha hecho referencia al flamenco, lo hace afirmando, que este tiene sus orígenes en el pueblo gitano, el cual fue sometido a una cruel persecución por parte de los Reyes católicos, quienes impusieron su expulsión, y a quienes cortaban las orejas, mandaban a galeras, en fin, a quienes intentaron exterminar en su totalidad. Diciendo poco después, que el nuevo gobierno andaluz, más que defender el flamenco, iba a ser muy poco flamenco, valga la redundancia.

Por el contrario, la historia nos dice que los Reyes católicos, como sucedió también en Europa en esa época y en épocas posteriores, también en España, emitieron unas leyes u órdenes para que la población gitana se asentase y tuviese un trabajo más o menos estable, debido a su condición de pueblo nómada o errante. Debido a esa condición se convertían en una sociedad difícil de manejar sobre todo,dentro de la justicia y el orden público y ese es el objetivo que perseguían los Reyes católicos, respeto al pueblo gitano. Muy al contrario de cometer ningún genocidio de ningún tipo, que por otra parte, jamás se produjo. Ni muchísimo menos, hubo tal persecución a la raza o el pueblo gitano, sino simplemente la necesidad de una adaptación por parte de esta sociedad al resto de los habitantes del Reino.

Teresa Rodríguez, como buena comunista pata negra, y representando ese papel en el que sin duda se sienten tan cómodos, que es la deslegitimación, y descalificación de todo lo español, inventando, por pura ignorancia, basada en su desconocimiento o ignorancia de lo que no les interesa que se sepa, como son esas visiones del todo absurdas y de muy poca consistencia o credibilidad, para alguien que utilice el sentido común, lo único que, en mi opinión consigue es retratarse en lo que realmente son, unos ignorantes y analfabetos, y engrandecer las personas e ideologías que disienten y difieran de las suyas.

Pues si esta señora y sus afines ideológicos representan la la mentira y la manipulación, todo lo que disienta o difiera de su ideología se supone todo lo contrario, por lo que representa la decencia, honradez, el sentido común, la credibilidad, y sobre todo la valentía.

Para terminar, decir que todo el que financia las altas remuneraciónes por un trabajo que desempeñan de una forma mediocre, por su incapacidad profesional para las mismas, con su voto, es de una indecencia moral descarada en algunos casos y de una ignorancia y poca o ninguna cultura política en otros.
Las Rodríguez, Montero, Sánchez, etc. son un mero fraude y engaño como politólogas y un desperdiciado talento en el mundo de la interpretación, en la actualidad en manos de la izquierda, por lo tanto, del engaño, y no de la cultura, o realidad histórica, campo que ocupa el centro de este escrito.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Esta inculta analfabeta, que encima dicen que es profesora de enseñanza media, de lengua y literatura, o algo así (¡ella, que no sabe ni hablar!), haría bien en estar callada, pues cada vez que abre la boca demuestra su gran incultura.
    Como dice un refrán: «si estás callado, puedes parecer un sabio, pero si hablas, se notará que eres un ignorante».
    Pues eso mismo le pasa a ella, claro que hay que decir, en su descargo, QUE HA EJERCIDO SIEMPRE DE LIBERADA SINDICAL, vamos que no ha dado clases en su vida. Lo que es muy de agradecer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba