La vida de los MENA en los centros de menores

Quizás no sabéis como funciona. Pues bien, aquí en Coruña hay 3 plantas. La primera son aulas, en la segunda están los menores de aquí, algunos muy pequeños incluso bebés, en la tercera están los MENAS.

Los menores de aquí, tutelados o no, viven, comen y hacen vida en el centro. Algunos tienen vistas. Los MENAS tienen una paga semanal, móvil, play station dos salones, habitaciones individuales, ortodoncia, oculista, cursos de formación, ropa y comida especial.

Pueden salir del centro a pasear o a lo que quieran y cuando cumplen 18 van a pisos tutelados porque se supone que se van a incorporar al mercado laboral. La comida especial, la analizan porque desconfían si será cerdo. No recogen nada, ni mesa ni cama.

Cuando es la fiesta del cordero, piden matar un cordero en el patio, jajaj sí, lo piden, evidentemente por ahora no les dejan, pero sí les dejan carne de cordero, el patio y la barbacoa para ellos, impidiendo a los niños de aquí, usarlo para que no les molesten.

Las conversaciones son siempre en marroquí, y ellos mismos dicen que no van a trabajar porque saben que los vamos a mantener. Debemos tener cuidado con las adolescentes de aquí, porque, al estar en el mismo recinto, suelen surgir relaciones que, raras veces van a ser igualitarias, agravando más si cabe, la realidad social que ya tienen. El trato es de imposición y exigencia, porque saben que pueden hacerlo y su educación es esa.

Lamentablemente, muchas compañeras les tienen miedo y ellos lo saben, por lo que se les permite entrar y salir sin problema y vivir como reyes . Es sustancial la diferencia que existe entre otros menas que vienen de Senegal, Ghana, cuya humildad y ganas de trabajar es completamente distinta. Pues bien, ahora ya sabéis un poco como funciona el tema por lo menos aquí.

Se me ha olvidado añadir, que al ser mujeres educadoras, no te miran a los ojos cuando te hablan, porque te consideran mujer, inferior pero tienen que soportar que tú estés al mando y eso les genera un conflicto con su cultura. Irene Montero, igual aprendes algo.

Allí hemos tenido algún enfrentamiento con algún trabajador también. Cobramos penosidad pero no peligrosidad. Hasta ahora no era necesario pero ahora sí empieza a ser un trabajo peligroso.

A los 18 tienen que abandonar el centro y buscar trabajo. No lo hacen, traen a la familia de allá, y así ya tienen las ayudas con lo cual tienen la paga entera. Para alguno que me decía ayer que las pagas a partir de 18 no se las daban. Id a pedir que se las den a vuestros hijos, o a los niños tutelados españoles cuando salgan del centro. Es increíble que haya gente que me discute esto. No se puede mantener, esto es una sangría.

Voy a explicar, ya que ahora ha salido el caso de la niña tutelada que desapareció y se quedó embarazada, y abortó, que, en el centro de menores de Coruña, no sé si en el resto, a las niñas, cuando les viene la regla, se les lleva al ginecólogo, se les pone ya, normalmente el implante anticonceptivo para evitar que ocurran estas cosas. Me voy a reservar mi opinión, porque prefiero sólo exponer la información tal cual para que cada uno establezca sus conclusiones.

Redacción

Digital independiente de derechas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 12 =

Botón volver arriba