La táctica de la adúltera

Sobre el supuesto e inexistente complot conspiranoico de las infantas Elena y Cristina contra su hermano el rey Felipe VI con el tema de la indebida vacunación por parte de las primeras, la única elucubración lógica que me permite mi ignara y tozuda cabeza postulada en el piensa mal y acertarás, es el desviar y camuflar los diferentes, diversos y reiterados escándalos delictivos e imputaciones consumadas por una parte del gobierno de coalición (la comunista).

Este gobierno de régimen republicano encubierto sigue la ruta marcada por el arcaico y nocivo programa ideológico de Zapatero. De momento ha conseguido separar al rey de su familia, haciendo de delitos personales delitos de Estado con el único objetivo de derrocar la monarquía.

Como he citado en el primer párrafo maniquean y tergiversan mediante la desinformación en la que son auténticos maestros. Que dos hijas viajen a otro país de forma legal a visitar a su padre creo lo más normal del mundo y que acepten vacunarse por ser un plus altruista de ese país hacia cualquier turista, sea de clase o no.

Dónde está el problema o supuesto delito de la vacunación de las infantas en Emiratos Árabes?

Los republicanos de izquierda concretamente comunistas, golpistas y terroristas, se llenan la boca diciendo que al rey lo impuso Franco, que no lo eligió nadie. No se puede ser más hipócrita, a todos ellos los eligió el dedo de la partidocracia de Sánchez, no el pueblo. Por cierto a este último tampoco lo eligió nadie asalto el poder fruto de un pronunciamiento camuflado como moción de censura.

Hacen comparaciones de la institución con el gobierno de coalición líder del stablishment político actual revirtiendo hacia la primera su pecado original que no es otro que homogeneizar y perpetuarse en el poder, véase Sánchez o Iglesias vs la primera, contra la monarquía.

No es ningún secreto que la relación entre las infantas y su hermano está deteriorada desde hace tiempo y nunca es tarde para pasarle la cuenta de los daños causados. Pero aún así, la miseria moral de la izquierda republicana no tiene parangón posible con una monarquía parlamentaria que como todo el mundo sabe es figurativa o decorativa. El rey o monarca reina pero no gobierna.

El comportamiento del emérito es indecente sin olvidar que ante todo es humano, es persona y sus faltas son a nivel personal NO de personaje o a nivel institucional y las infantas NO tienen por qué pedir perdón por un NO delito. Quizás por otros, pero concretamente en el caso que nos ocupa NO.

Acusan al monárquico confeso de servilismo mediante una campaña proselitista de paroxismo en la defensa de la monarquía y de ser su enemigo más nocivo, señalando a una parte del gobierno, la socialista y a la no oposición representada por los populares.

Utilizan la táctica de la adúltera que consiste en hacer que creamos lo que nos dicen a lo que realmente vemos con nuestros ojos. Trasladan su complot conspiranoico contra la monarquía a todos aquellos que la defienden, ya sea por convicción o por simple arbitrariedad.

Estas reiteradas humillaciones ignominiosas contra la sociedad española no les pueden salir gratis. Saquemos nuestro orgullo patrio y plantemos cara a estos vulgares criminales en el campo de batalla legal para esta guerra cultural, que no es otro sitio que las urnas y demos una mayoría absoluta a VOX, demostrando al mundo entero que a la sociedad española no le dice nadie qué gobierno o régimen tiene que elegir. Es decir, no le impone nadie lo que tiene que hacer. Reparando así el error de aquel cobarde 14M posterior al aciago 11M de los atentados de la estación de Atocha. Partiendo de la versión oficial a mi parecer falsa, los españoles demostraron una gran cobardía cambiando el futuro de la nación con un gobierno y régimen que impuso el terrorismo del fundamentalismo islámico.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba