AutoresHispaniaRepúblicaSantos TrinidadVerdadera Memoria Histórica

La Segunda República

La instauración de la segunda República en nuestro país, no deja de tener cierta similitud con la instauración del actual Ejecutivo, después de su moción de censura contra el anterior.

Si vamos hacia atrás en la historia y llegamos al 14 de Abril de 1931, fecha en la que se proclama la segunda República, vemos que se trata de un pucherazo enorme, pues después de unas elecciones municipales, donde la pregunta que se hacía a la sociedad española era su preferencia para la elección de los alcaldes y concejales a los pueblos y a las ciudades, y no sobre la forma de Gobierno o Estado que querían, si Monarquía o República.

En las grandes capitales ganan ampliamente las candidaturas de izquierdas a ediles y alcaldías de los pueblos y de las ciudades, y en provincias ganan las candidaturas de derechas, a ediles y alcaldías de los pueblos y las ciudades.

Es entonces cuando Niceto Alcalá Zamora, político, ex monárquico, católico y terrateniente cordobés, se convirtió en presidente, es decir, en el jefe del Estado español, del nuevo gobierno provisional de la República. Y fue este, el que dijo al rey Alfonso XIII y a su familia que debían abandonar España, aquella misma tarde. El Rey Alfonso XIII, rehusó el uso de la fuerza militar, saliendo de Madrid esa misma tarde con destino a Cartagena, para embarcar allí rumbo a Francia, instaurándose así la II República.

La crisis que golpeó a ESPAÑA en aquella época, en el comercio, la recesión, el paro, y lógicamente la retracción de inversiones extranjeras, no hicieron más que acrecentar el miedo de los actuales gobernantes a una revolución, como la que había tenido lugar en Rusia en 1917.

La frase de Azaña, entre los días 11, 12 y 13 de Mayo en Madrid, donde se vivió, una algarada revolucionaria, con la quema de conventos e Iglesias, de los diarios de derechas, como el ABC, etc…, cito literal; «Todas las Iglesias de España no valen la vida de un republicano». No hizo, sino agitar todavía más está revolución radical de la izquierda.

A raíz de este caos gubernativo, es decir, de la forma de gobernar del actual gobierno de la II República, los trabajadores españoles se dieron cuenta de que esta, la República, podía ser tan represiva o más que la monarquía. Y entre otras, la CNT, o sindicato anarquista, (Centro Nacional de Trabajadores), se propuso destruirla, mediante la revolución social.

El 24 de Enero de 1932, a través de los artículos 26 y 27 de la nueva Constitución, se disuelve la Compañía de Jesús, la cual llevó a las dimisiones simultáneas de Alcalá Zamora y de Maura. Matizar que estos artículos comprendían la disolución de todas las órdenes religiosas, sin excepción. Pero el gran poder de convicción de Azaña, hizo que,sólo se disolviese la Compañía de Jesús. De todas formas, en el plazo de 2 años, el Estado dejaría de financiar a la Iglesia.

José María Gil Robles, diputado católico por Salamanca, pidió una revisión completa de la Constitución. A pesar de que la ley de confesiones y congregaciones religiosas que prohibía a las órdenes religiosas que se dedicaran al comercio, a la industria, y sobre todo, a la enseñanza, no se aprobaría hasta Mayo de 1933. Como recordatorio, la Constitución se aprueba el 9 de Diciembre de 1931.

En 1932 el general Sanjurjo propicia y protagoniza un golpe de Estado contra la República, con la ayuda de los principales conspiradores, José Antonio Primo de Rivera y Ramiro de Maeztu. El golpe fracasó, y estos últimos fueron detenidos. El gobierno juzgó y condenó a muerte a Sanjurjo, pero le indultó inmediatamente  y lo recluyó en el penal del Dueso.

Cuando Lerroux llegó al poder, a la presidencia del consejo de ministros, le indultó. Fue entonces, cuando Sanjurjo se exilió a Lisboa, con el objetivo de «organizar un movimiento Nacional que salvará a España de la ruina y el deshonor».

Casas Viejas, un pequeño pueblo de Cádiz, de larga tradición anarquista, vio en las revueltas de 1933, la llegada del comunismo libertario. Donde la Guardia de asalto al servicio y por orden de la República, protagonizó uno de los episodios que, en un futuro, haría caer a la II República, pues esta mató a sangre fría a 12 anarquistas y 22 campesinos, revelando sus verdaderos orígenes ideológicos, objetivos e intenciones.

Llegamos a las elecciones generales del 19 de Noviembre de 1933. Como nota de interés, decir que fue en estas elecciones donde participaron por primera vez las mujeres.

En estas elecciones ganaron ampliamente las derechas, es decir, ganaron de calle. Este es el momento de la real y efectiva bolchevización del PSOE. Este PSOE bolchevizado, el de Largo Caballero, no aceptó un gobierno de derechas, y el 3 de Enero de 1934, dijo; ¡ARMONÍA! NO, ¡LUCHA DE CLASES! ¡ ODIO A MUERTE A LA BURGUESÍA CRIMINAL!.

En febrero de 1934, se empieza a preparar un conflicto civil, es decir, una guerra civil. El 5 de Octubre de 1934 se produce la revolución o sublevación de Asturias, o lo que es lo mismo, llegamos al preámbulo o comienzo de la guerra civil, haciéndose así efectivas las palabras en forma de amenaza profética, de Largo Caballero.

Por otro lado, en Cataluña, el día 6 de octubre a las 20:00 horas, el presidente Lluis Companys, declara un Estado catalán, dentro de la República Federal española. A las 6 de la mañana del día 7 de octubre,  Companys se rindió al general Batet, a las órdenes y al servicio del gobierno de la República. En el resto de España, cabe destacar los incidentes en Bilbao, los días 5 y 6 de Octubre en los que hubo enfrentamientos con las fuerzas del orden. Como dato o hecho significativo decir que en Éibar y Mondragón, se produjeron 40 muertos.

Proceso y ejecución de Luís Companys Jover

 

En Asturias, la gran envergadura y magnitud de los disturbios, los hacían una guerra civil en toda regla. El día 6 en Oviedo se asesinó a unas 40 personas, entre sacerdotes y miembros de las clases altas asturianas. Lo que digo, una regla civil en toda regla, con el único matiz de estar limitada a sólo una región.

El día 18 de Octubre el presidente revolucionario, Berlamino Tomás, negoció la rendición con el general López Ochoa. Costó la vida de unas 1.000 personas y enormes destrucciones. Hasta enero de 1935, no se levanó, el Estado de Guerra.

Quedó claro que el ejército, columna vertebral de la patria, era la única garantía contra el cambio revolucionario.

Llegamos así, a las elecciones del 16 de febrero de 1936, donde se vivió, una precampaña electoral, sangrienta y revolucionaria, por parte del frente popular. Después de otro pucherazo enorme por parte de las izquierdas,  pues no hubo segunda vuelta -recordar que estas elecciones se componían de dos vueltas-, se hace con el gobierno el nuevo frente popular. Una época, esta, desde febrero de 1936, hasta la continuación de la guerra civil en julio del mismo año, cruel, sangrienta y totalitaria por parte de un frente popular sumido en una revolución comunista radical; no era la poder lo que querían sino erradicar de raíz y para siempre, a la derecha, a la Iglesia y todo lo que estas representaban.

Los padres intelectuales de la República, los más grandes de todos ellos, Ortega y Gasset, Pérez del Pulgar, Marañón, en fin, la gran mayoría, acaban abominando, compadeciendo, maldiciendo aquello y pidiendo, suplicando, por la victoria del bando nacional. Llegamos a 1939 y Besteiro, Julián Besteiro, el gran líder socialista, tres cuartos de lo mismo. Es el momento, en que, se da el golpe de Casado, pero además de Besteiro y Casado, Azaña exactamente lo mismo, antes de que ganen la guerra los separatistas, prefiero que la gane Franco. Don Manuel Azaña y Besteiro, acusan al PSOE a su partido, de haber abrazado la mayor abominación, maldición que, ha creado la humanidad, el BOLCHEVISMO. Julián Besteiro hace responsable directo de la guerra civil al partido socialista, a su partido.

Julián Besteiro, catedrático de ética, entra en las Cortes, junto a Pablo Iglesias, el tipógrafo, no el comunista, o el vulgarmente conocido como el de la coleta, bueno pues todos, todos estos, acaban clamando, suplicando, por el triunfo de los nacionales, por el triunfo de los sublevados, porque se dan cuenta de que el triunfo del FRENTE POPULAR y en consecuencia de la República, tal y como el frente popular la entiende, es sencillamente la muerte y desaparición de España.

España es el único país que, durante ese régimen, la II República, un país, en el que se llega a colocar un cartel gigantesco en la Puerta de Alcalá de Madrid, con los retratos, y cito de memoria de Stanlin, de Marx y de Lenin, con una leyenda, una cita que rezaba; «VIVA RUSIA, MUERA ESPAÑA».

Ahora si me lo permitís, me gustaría hacer un comentario en forma de anécdota, sobre la caza de pijos y de fachas, organizada por una excrecencia de Podemos, es decir, una protuberancia o prominencia compuesta por varios núcleos o vías nerviosas, en cuyo alrededor, se elevan forúnculos o inflamaciones en forma de saco, llenas de pus. Dicho de otra forma, más entendible, (las nuevas checas comunistas, símiles a los CDR, catalanes o la Kale Borroka vasca), en el barrio madrileño de Moratalaz.

A la caza del pijo, del facha, y salir estos milicianos de esa excrecencia de Podemos, a por los primeros, simplemente por ir con un polo. Es decir, si llevas polo, según estos grandes pensadores, ideólogicos, eres pijo.

Bueno paso a relatar la citada anécdota que viene muy al caso, con esta cacería de simples y meros políticos, agitadores de los nuevos chibirís, o juventudes socialistas y comunistas bolchevizadas, cuanto menos furtivos, racistas y homófobos.

Antaño, hubo una celebre sombrerería en Madrid que,después de la victoria, y digo bien, victoria, del ejército o bando nacional, tenía un eslogan o frase publicitaria que rezaba «LOS ROJOS NO USABAN SOMBRERO».  Haremos un pequeño matiz, o aclaración a modo de recordatorio, hay que saber que en aquella época no existía el marketing, tal y como está desarrollado hoy. Por lo tanto, tenemos que suponer o presumir que era una gracieta del dueño.

NO, rotundamente NO, esto simplemente respondía a una realidad, en aquella época, en el Madrid ROJO por llevar SOMBRERO y CORBATA, o SOMBRERO, o CORBATA, acababas en una Checa, y al día siguiente o esa misma noche, con un tiro en la nuca en una cuneta.

Brutales y sádicas torturas en las checas de la Segunda República

 

Y esta realidad, era simplemente por eso, por llevar SOMBRERO o CORBATA, porque llevar estos, hoy simples complementos, sin la menor importancia, a no ser la estética, eran distintivos de señor y esta realidad, esta regresión de la izquierda, se está volviendo a repetir, con hechos o acciones como esa caza del pijo por llevar POLO, por parte de esa excreción podemita en el barrio de Moratalaz.

No nos dejemos engañar, porque una cosa es la verdad histórica y otra muy diferente la propaganda, y es en esta última donde está reflejada esa visión regresiva a la que, falsamente llaman «Memoria Histórica«, » el bando perdedor, es decir la izquierda que por otro lado fue también el principal responsable y propiciador de la guerra civil, y lógicamente, de los nocivos daños directos y colaterales que esta trajo consigo».

Desde el 14 de Abril de 1931, hasta el 18 de Julio de 1936, todo ese largo proceso histórico, fue un enorme pucherazo, por parte del bando republicano, el bando rojo, el bando revolucionario.

Para terminar, me gustaría hacerlo dejando claro que después de las elecciones de febrero de 1936, me reitero en esta, para mi, importante aseveración, y realidad histórica, a través de otro enorme pucherazo, hasta el 18 de julio del mismo año, lo que fue esa época, para la media España que disentía de la ideología de aquel frente popular que se había erigido gobernante de la nueva República.

Desde Febrero de 1936 hasta mediados de Julio del mismo año, esa época, eso ya fue el desiderato, es decir, fue un acopio, o una recopilación de las cosas que los revolucionarios echaban de menos. La violencia desatada por el frente popular contra la otra media España, y además verbalizada en los discursos de Pasionaria, de Largo Caballero, de Indalecio Prieto, de Buenaventura Durruti, en fin, de todos los líderes de la izquierda, y esto es una realidad, pues los textos están ahí.

Tal fue así que Indalecio Prieto, en su exilio, y en sus memorias, entona el «mea culpa», y comienza sus memorias diciendo:

«Me acuso ante mi conciencia, ante mi partido, y ante mi país,de haber contribuido a la bolchevización del partido socialista, y por tanto, al desencadenamiento de la guerra civil».

Creo que estas palabras en las memorias de Prieto son muy reveladoras de la verdadera historia, muy al contrario de esa desmemoria histórica del PSOE

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba