La Renta Básica Universal y la teoría económica moderna

¿De dónde va a salir el dinero para la RBU?

Está la intelectualidad (¿?) Progre dando la barrila con dos ocurrencias: 

  1. La Renta Básica Universal (en España la llaman Ingreso Mínimo Vital, aunque no es exactamente lo mismo) y 
  2. La Teoría Monetaria Moderna.

Su mayor defensor y propagador es Eduardo Garzón, economista comunista, hermano del también comunista Alberto Garzón, Coordinador Federal de Izquierda Unida y Ministro Florero de Consumo.

Con vuestro permiso, voy a analizar estas brillantes aportaciones al acervo cultural de nuestra sociedad.

Empiezo por la Renta Básica Universal (RBU)

Según la Red Global de Renta Básica Universal -BIEN (Basic Income Earth Network) por sus siglas en inglés-, que es una red de académicos y activistas interesados en la idea de una renta básica, la RBU es

«… una renta concedida incondicionalmente a todos de forma individual, sin prueba de medios ni exigencia de trabajo. Es una forma de garantía de ingresos mínimos que se diferencia de las que existen ahora en varios países europeos en tres aspectos importantes: se paga a las personas en lugar de a los hogares; se paga independientemente de los ingresos de otras fuentes; se paga sin requerir la realización de ningún trabajo o la voluntad de aceptar un trabajo si se ofrece».

Esto es, lo recibiríamos TODOS, ricos, pobres y capas intermedias, por el hecho de ser ciudadanos, interpretando la palabra ciudadano como aquella “persona considerada como miembro activo de un Estado, titular de derechos políticos y sometido a sus leyes”; que es la tercera acepción que le da la RAE.   

Os digo mis conclusiones: este Ingreso Mínimo Vital (IMV), no es más que la segunda parte del viejo concepto comunista que dice “de cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades”, que el único resultado que ha tenido siempre ha sido el empobrecimiento general de la sociedad. A pesar de ello la izquierda, o lo que llamamos Pensamiento Progre, con su actual estrategia de ocupación de parcelas de poder, intenta implantarlo ahora.

Eso no sería tan grave si no fuera porque organizaciones, como el Foro Económico Mundial o el mismo Papa lo defienden.

¿Y cómo es posible ese apoyo? Esa alianza de opiniones e intenciones, diría yo. 

Nos encontramos con que la antigua izquierda revolucionaria, actualmente revolucionaria de salón, la del Pensamiento Progre, ha impuesto su ideología (la marxista) en los organismos internacionales que intentan modelar el mundo por encima de las naciones (otra aspiración comunista). Esas naciones que nos protegen y sin las cuales no es posible la libertad ni la democracia. 

Y en esos organismos, esta izquierda actual, ha entrado en concurrencia con las necesidades de los grupos de capitales financieros, tecnológicos y de servicios que actualmente dominan la economía mundial. 

No sé si existe, pero en caso contrario habría que hacer un estudio de todos esos organismos y la confluencia que hay en ellos entre personal de la banca privada y funcionarios de partidos de izquierda, o de derechas que asumen el pensamiento Progre. Yo los llamo la Nueva Nobleza.

Y en esa circunstancia, nos encontramos con que estamos inmersos en la CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, la de la INTELIGENCIA ARTIFICIAL, la del Internet de las Cosas (Internet of Things -IoT-). Es decir, estamos en un cambio radical de las formas de producción. Lo que significa, obligatoriamente, una nueva forma de organización social y que va a llevar a la expulsión de mucha gente del sistema. Lo que los progres llaman “El Precariado”, que es una ocurrencia de Guy Standing, uno de los grandes impulsores de la RBU.

Pues es en esa nueva forma de organización social, donde la izquierda y las organizaciones globalistas internacionales trabajan conjuntamente. Y una de sus soluciones, dado que siguen haciendo falta consumidores, es la RBU. 

¿Pero cómo va a ser posible la implantación de la RBU? ¿De dónde va a salir el dinero?

Aquí es donde viene la segunda ocurrencia: La Teoría Monetaria Moderna (TMM), que no es más que una evolución de la implantación del dinero fiduciario (fiat) y las expansiones cuantitativas. Es otra vuelta de tuerca más hacia la privación de libertades. 

La TMM es una nueva formulación de lo que antiguamente se llamaba Chartalismo (del inglés chartalism), que venía a decir que “solo es dinero aquello con lo que el estado cobra los impuestos”.  En nuestro caso el euro. 

Pues bien, explicado con trazos muy gruesos, lo que la TMM dice es que solo hay un proveedor monopolista de la moneda: el Banco Central. Por tanto, este tiene una capacidad ilimitada para pagar, ya que lo único que debe hacer es emitir moneda. Como consecuencia, no puede quebrar nunca. 

No es algo muy diferente a lo que viene ocurriendo desde la crisis de 2008. Nada más que ahora, esa emisión de dinero va dirigida a la sostenibilidad del sistema financiero (uso la palabra sostenibilidad con toda intención). 

Por lo tanto, para pagar la RBU, lo único que hay que hacer es emitir moneda

¿Cómo se va a implantar todo esto? Pues a través de esos organismos internacionales de los que hablaba antes, donde se refugia la Nueva Nobleza que intenta reglamentar nuestras vidas. 

¿Y qué consecuencias va a tener?

La primera y fundamental es un aumento exponencial de la inflación -no es otra cosa lo que se busca con el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)-, que ya es la única manera de acabar con la deuda (impagable) en todo el mundo. Aunque acabemos con todo el ahorro. El existente y el que intentéis en el futuro. 

¿Cómo se va ahorrar si lo que ahora vale 1€ en muy breve plazo de tiempo valdrá 10€? Por eso no se debe admitir más dinero que el que tu Banco Central emita, ya que intentaremos hacernos con otras divisas que conserven su valor. 

Esto nos va a llevar a unos niveles de economía sumergida insospechados y a una separación cada vez más grande entre el Nuevo Proletariado, que van a ser los consumidores) y la Nueva Nobleza.

Para un mejor entendimiento de la TMM, os recomiendo este post: https://nadaesgratis.es/admin/el-mito-de-la-teoria-monetaria-moderna

Enrique Jesús Ortiz

Apasionado de la empresa. Treinta años montando y desmontando negocios. Aficionado a la economía pero no soy economista, así que ustedes sabrán disculparme. Apasionado por la historia. Amo el trabajo. Creo en la familia, en la propiedad privada y en la nación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba