La «Menistra de Igualdaz»

Irene nació en Madrid. Es licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y tiene un máster en Psicología de la Educación. Trabajó algún tiempo como cajera de un supermercado derrochando simpatía entre sus compañeras.

Ignoro cuántos novios tuvo en el instituto o cuántos «rolletes» ha tenido en su vida, aunque ella reconoció en una entrevista en 2019 que “Me he liado con ‘alguna’ chica en la adolescencia” (atentos al determinante indefinido)

Antes de establecer relaciones de pajera con Pablo Iglesias, había mantenido ya la misma relación con dos pesos pesados de Podemos: Rafa Mayoral y Juanma del Olmo.

Apoyándose sentimentalmente en tan solo tres dirigentes de Podemos ha conseguido alcanzar la cartera de ministra. Tan solo ha tenido que asirse fuertemente a un palo de la escalera de mano, luego estirar el brazo y coger el otro palo sin soltar momentáneamente el anterior y, con un simple impulso, apoyándose en sus partes tiernas, ascender soltando el palo antiguo y agarrándose al nuevo.

No conozco tampoco los méritos intelectuales u organizativos de esta señora, aunque no dudo que los debe de tener, pero de momento tan solo sé que en 2016 se afilió a Podemos, que estudió psicología con cierta dificultad y se sacó un máster como casi todos los universitarios en paro.

Yo me pregunto: ¿es posible que de entre todas las mujeres afiliadas a Podemos, especialmente las dirigentes y organizadoras, no haya nadie con más méritos, cualidades y capacidades que Irene Montero, para tomar el poder del Ministerio de Igualdad?

Pues, resulta que sí.

Teresa Rodríguez tiene un currículum mucho más abultado y brillante que la Montero, tanto académico como organizativo como incluso de vandalismo.

  • Presidencia Federal de Izquierda Unida
  • asalto al Rectorado de Sevilla con destrucción irreparable de mobiliario histórico
  • Secretaria General de Podemos Andalucía desde el 2015,
  • Portavoz del Grupo Podemos en el Parlamento de Andalucía,
  • Diputada del Parlamento de Andalucía, Diputada el Parlamento Europeo
  • Delegada de la Unión de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza de Andalucía (USTEA)
  • licenciada en Lenguas Árabes y oposición aprobada a profesora de secundaria.

Pero Teresa Rodríguez, presentó la baja en Podemos el día 12 de febrero de 2020, poco después de que la Montero recibiera la anhelada cartera ministerial. Los motivos de la dimisión de Rodríguez han pasado a formar parte de esa nebulosa de la “transparente” vida política española.

(Voy a utilizar una estrategia demagógica de izquierdas)

Yo no quiero decir que Irene Montero recibiera el cargo por la única razón de ser la pa era de Iglesias. No. No lo voy a decir. Pero, si ponemos en una balanza los méritos académicos y organizativos de ambas mujeres es evidente que el fiel no señala el cenit de la balanza sino que se inclina dramáticamente en favor de Teresa Rodríguez.

Y digo yo (ahora sí lo digo), ¿por qué cuando nos ponen un poderoso sobre nuestras cabezas, sobre nuestros derechos y sobre nuestros dineros, como dice Liusivaya, nadie pregunta si está o no capacitado para darnos órdenes, para dictarnos leyes o para disponer de nuestros bienes y nuestra vida?

A gobernar se aprende gobernando, es cierto. Pero… ¿no sería más honesto que aprendiesen primero en su casa y con su dinero?

Nota para la Redacción: admítanse los errores tipográficos.

José Enrique Catalá

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia. Especialista en Hª Medieval. Profesor. Autor del libro: Glosario Universitario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba