La masonería y la traición recurrente a España

Los enemigos del verdadero y único Dios tuvieron especial cuidado en infiltrar y disolver desde dentro a su Iglesia, la católica, y a potencias de la Cruz como España, para irradiar el mal del laicismo (que es, en realidad, el culto al diablo, disfrazado de ateísmo, liberalismo, neoliberalismo, socialismo, comunismo, anarquismo, democracia cristiana, gnosticismo, agnosticismo, librepensamiento, culto a la razón, derechos humanos, etcétera).

Tales enemigos, que tramaron en secreto la Crucifixión y muerte de Jesús -cuya Natividad celebramos este 25 de diciembre, encontraron en las tinieblas de las sociedades secretas a eficaces colaboradoras en esta guerra malévola.

Por eso, con toda razón y en vísperas de la Nochebuena, Laureano Benítez Grande-Caballero publicó en InfoHispania que «a través de la historia de España, la monarquía ha estado indisolublemente unida al catolicismo, del cual ha sido brazo defensor. Pero, como era de esperar en estos tiempos de laicismo avasallador –que cada vez degenera más en luciferismo puro y duro–, también la monarquía actual ha abandonado sus genes católicos, para pasarse a las filas del secularismo. O sea, que ni la monarquía, ni la Iglesia ni el ejército –nuestra tríada capitolina, otra variante del «Dios, Patria y Rey» que ha sido la más genuina impronta hispana– son lo que eran, convertidos en meras sombras de lo que fueron, en Bellidos Dolfos que han traicionado su glorioso pasado». (1)

El citado autor recordó que el 30 de mayo de 1919, el rey Alfonso XIII consagró España al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles, donde se inauguró un monumento que fue después «salvajemente tiroteado por los milicianos luciferinos, hordas de una República que se proclamaba «paraíso» de la libertad y de la democracia». (2)

¿Por qué ha ocurrido esto? Recurramos a la explicación dada por J. Boor a mediados del siglo pasado:

«El secreto es que hemos topado con la masonería, con esa lacra que ha invadido al mundo en el siglo XIX, y que para España fué [sic] causa de todas sus desdichas, que hoy reina y triunfa en los medios políticos internacionales del Occidente y es la que ata, desata y se impone por encima de la voluntad de los propios pueblos en las relaciones de las naciones, incluso sin respeto a la decencia política y a la opinión pública, asombradas de los hechos; la masonería se constituye así en el mayor enemigo de los principios democráticos. La democracia es pública, la masonería es secreta; la democracia reconoce derechos, la masonería los avasalla; la democracia sienta como principio el libre albedrío de los asociados políticos, la masonería los sujeta con juramentos y pena de irradiación, o en su caso, de muerte, a los dictados superiores. López Ochoa, Melquíades Álvarez, Salazar Alonso, Abad Conde, Darlan, fueron, entre muchos otros, por ella asesinados. El masón está obligado a la obediencia por encima de su propia conveniencia, del interés sagrado de su patria y de los dictados de su propia fe. Se aprovecha de la democracia para traicionar a la democracia. Al fenómeno no suele escapar ningún país». (3)

El diagnóstico de Boor, publicado en 1952, tiene absoluta aplicación en diciembre de 2018. Por algo, el dicho popular de «Borbones masones».

¿Por qué hay monárquicos masones en España? Regresemos con J. Boor:

«La masonería es un producto liberal que existe con la Monarquía, con la República y con el socialismo. La masonería gusta de lo liberal; por lo tanto, los partidos eminentemente masónicos suelen ser los liberales, los radicales y los que, en general, se titulan de izquierda […].

»En España la masonería fue siempre más amiga de la República que de la Monarquía, constituyendo aquélla su verdadero ideal; pero esto no quiere decir que en los políticos monárquicos no hubiera habido numerosos masones a traves de todas las vicisitudes del siglo pasado [el XIX] y primeras décadas de éste [el XX].

»Al llevarse a cabo la restauración en la persona de Don Alfonso XII se incorporaron a la Monarquía Sagasta, el gran oriente de la masonería española, con el simbólico de «Hermano Paz», con todos los «hijos de la viuda» y, desde entonces, continuando por Moret y demás miembros liberales, la masonería anidó con preferencia en las filas del partido liberal. Esto explica la simpatía con que favorecieron la proclamación de la República y el entusiasmo con el que le sirvieron.

»La masonería es capitalista y burguesa, y sirve en cuanto puede al capitalismo. Esto no quiere decir que no se haya extendido en algunos sectores a la masonería de alpargata, y no comprenda, sobre todo en la región de La Línea y algunos puntos de Levante, a muchos elementos proletarios, más bien engañados y engatusados por la masonería para intervenir e influir sobre las organizaciones obreras». (4)

Así pues, con el rey Felipe VI se da continuidad a una traición más contra España. El padre de Su Majestad, Juan Carlos de Borbón, la preparó e inició conforme a los dictados de la masonería.

Por eso, el discurso navideño del Rey eludió todo sentido cristiano, católico, español, iberoamericano…

No es «Felipe Igualdad» pero sí -como atinadamente lo califica Laureano Benítez Grande-Caballero- «Felipe el Laico». uno más de los hijos espirituales de otro Felipe, Wharton, quien fundó la masonería en España, en 1728, bajo la obediencia de la Gran Logia de Londres.

Por algo, J. Boor señala que la implantación de la masonería en España coincide con la decadencia de esta gran potencia, defensora y propagadora de la Cruz. (5)

Concluiremos diciendo, sin embargo, que por muy refinado que sea el plan contra España y las demás naciones católicas del orbe, siempre tendrá la debilidad de la imperfección humana, por lo que deben cuidarse de cantar victoria. La historia está llena de imponderables que han cambiado el curso de las naciones. Que no se les olvide…

¡Feliz Navidad!

 

Notas:

 

(1) Laureano Benítez Grande-Caballero. Las jarreteras Christmas de ‘Felipe el Laico’ (and company). InfoHispania. https://www.infohispania.es/las-jarreteras-christmas-de-felipe-el-laico-and-company/. Recuperado el 24 de diciembre de 2018.

(2) Ibid.

(3) J. Boor. Masonería. Gráficas (Madrid: Gráficas Valera, S.A.. 1952), 22-23.

(4) Ibid., 26-27.

(5) Ibid., 28.

 

Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano, católico y conservador.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba