La libertad

Este nuevo gobierno español socialcomunista, es la viva imagen, el fiel reflejo, del mayor enemigo de la libertad.

La libertad es algo que aunque aciago y a la vez certero, empezamos a percibir cuando la perdemos. Nosotros, los neoconservadores, y a la vez defensores de la libertad, tenemos una cualidad que nadie nos podrá quitar, es nuestra verdadera esencia, heredada del pasado, que conservamos en el presente, y seguiremos teniendo en el futuro. No es otra cosa que la elocuencia, siempre postulada en el sentido común, la lógica y la razón.

Para poder con nosotros, hay que callarnos, hay que meternos en la cárcel, hay que hacer leyes o normas. Porque la verdad se defiende sola, sólo el error y el embuste necesitan apoyo del gobierno.

Este nuevo gobierno español socialcomunista, amigo de las narcodictaduras, a las que privilegia con su trato de favor frente a las democracias a las que penaliza o castiga condenándolas a un ostracismo de esclavitud, es la viva imagen, el fiel reflejo, del mayor enemigo de la libertad.

Tanto sanchistas, pablistas, secesionistas separatistas y anarquistas, son un error en si mismos, por eso necesitan una hegemonía, necesitan el poder, para poder legalizar de forma totalitaria e imperativa su verdadera esencia, ideología o pecado original.

Siempre de forma fraudulenta e ilegítima, pues el error no entiende de formas para conseguir sus fines u objetivos, siempre postulados por esa autoridad moral que supuestamente tienen sobre su disidencia ideológica. Un poder o hegemonía justificado con una mediocre y repetitiva argumentación, sólo válida para ignorantes sociales. «No importan los daños causados en las formas, pues son por una buena causa». Es decir, solventar las injusticias o problemas con más injusticias o creando más problemas.

Parece ser que este gobierno piensa seguir con su programa, un corolario de dislates, falacias y soflamas. Dicen ocuparse de los problemas reales y actuales de la sociedad española, y se jactan de solucionarlos, cuando la realidad es bien distinta.

Personalmente creo que tratan de hacer una purga de la decencia y la honradez en España, anhelan una nueva situación que borre todo vestigio de su disidencia, para que las generaciones actuales y sobre todo las futuras no conozcan los verdaderos orígenes, la verdadera esencia de su nociva y totalitaria ideología.

He oído por ahí que Franco y el Franquismo nunca han estado más vivos que ahora. Qué aciaga certeza, no sé qué tienen que ver los grandes y reales problemas actuales, vivienda, empleo, igualdad, justicia, libertad, prevaricación y corrupción en nuestra política… con Franco o el Franquismo. No son más que demagógicas e ideológicas políticas, en mi opinión, obsoletas y a todas luces antisociales, que han creado para preservar su hegemonía en el poder.

Como si después de profanar los restos del dictador hubiese bajado el paro, se hubiesen paralizado los desahucios, se hubiese acabado la prevaricación y corrupción política…, muy al contrario, y aunque ese sector de la sociedad española, no sé si calificar de ignorantes o de parásitos lo nieguen, tenemos muchos más problemas que antes.

El más grave y preocupante es esa resurgida polarización en la sociedad, el renacer de un sentimiento ya perdonado y casi olvidado por prácticamente la totalidad de la misma y hoy en auge por la fatuidad y egolatría de una vulgar turba de oligarcas caciquiles, meros anarquistas o amigos de lo ajeno.

Mucho me temo que los próximos cuatro años van a ser muy parecidos a una larga y dolorosa agonía para la decencia y la honradez, pues estos primeros meses se están caracterizando por la carencia de igualdad, de justicia y sobre todo de libertad.

Somos esclavos forzosos de una ideología dictatorial y totalitaria, que parece gustar a esos meros ignorantes que acaudillan a demagogos y dictadores por 30 monedas, incluso por menos. Justificaré el epíteto hacia los siervos y lacayos de este nuevo gobierno tildándolos de ignorantes. Aunque lo parezca, no es mi intención descalificar o insultar, sino hablar con propiedad, llamando a las cosas por su verdadero nombre.

Soy de la opinión de que, en la vida las cosas te suceden por dos cosas, o por ignorancia o a mala fe, es decir, a sabiendas. Personalmente soy de la opinión de pensar que es por la primera, pues aunque no lo crea, si pensase que es a mala leche o a sabiendas, la convivencia sería una palabra extinta, así como la libertad. La beligerancia discursiva y sobretodo física, postulada en el rencor, la ira y la violencia mas déspota y cruel, sería lo rutinario y nuestro pan de cada día.

Este gobierno socialcomunista es nuestra muerte en vida, nuestra prisión, una forma de esclavitud que sólo mejora los patrimonios y cuentas corrientes de unos pocos, a costa del esfuerzo y el trabajo, como de la decencia y honradez de los humildes, que somos muchos. Hoy más que nunca es una realidad esa que fue una creación o mito en nuestro pretérito reciente y a día de hoy, como digo, una realidad, la existencia de un exilio interior para los amantes de la verdad.

Como bien he dicho en el primer párrafo a modo de epígrafe de este pensamiento o hipótesis personal, expresado a modo de recapitulación. Como el epílogo de un ficticio y algún día una realidad, el alumbramiento de un libro sobre el tema del único responsable de este escrito o filosófico pensamiento. De una forma objetiva, correcta y respetuosa, creo con una prosa medianamente aceptable y definiéndome como un mero aprendiz de filósofo, un francotirador del pensamiento, por lo que sé, erraré muchos de mis disparos dialécticos y por los que me apresuro a pedir un sincero y anticipado perdón. Me reitero en la idea, de que hoy más que nunca, añoramos y percibimos la verdadera idea de libertad por haberla perdido.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar