La ley no es igual para todos

El 2020 supuso una anatema para el conjunto de la sociedad española como castigo de Dios a un laicismo de ateos maximalistas impostado y un verdadero milagro para la hoja de ruta trazada o proyecto programático de esta dictadura amable y muda aunque también con muchísimo talante de los socialcomunistas que nos gobiernan.

El 2021 no comienza mejor con pandemias en plena irrigación por las arterias del todo que es España, nevadas de ensueño no actas para una banal, lóbrega y aciaga rutina, fuertes heladas que congelan nuestros cuerpos y nuestras mentes incluyendo nuestros recuerdos en forma de longeva y aciaga agonía, terremotos y lo que nos depare un futuro ambiguo y presumiblemente cruel.

Las noticias sociales, políticas, económicas… no son mejores. Los fallos o sentencias judiciales hacen que perdamos toda esperanza en una verdadera independencia de poderes y en lógica consecuencia destacan y resaltan una total y absoluta carencia de libertad.

Personalmente creo que la libertad es fruto de una verdadera igualdad que es la sustentada en la justicia. Es decir, se crean o legislan unas leyes que todos sin excepción tenemos que cumplir aplicando las medidas coercitivas al respecto de forma proporcional sobre el o los incumplidores y es así y sólo así como se consigue la verdadera libertad. Pues mis derechos acaban donde empiezan los del vecino y viceversa.

Esa frase hecha con la que se llena la boca la progresía de izquierdas que reza: «La ley es igual para todos», es sencillamente eso, una frase hecha con una sintaxis exquisita y una semántica para la praxis o los hechos, lo contrario son un grupo de palabras en perfecta alineación de excesiva demagogia y populismo clientelar.

Me refiero al fallo o sentencia del Tribunal Supremo al devolver la causa a la Audiencia Nacional que pretendía imputar al vicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias por delitos de revelación de secretos, denuncia falsa y daños informáticos. En mi opinión un claro caso de que los marxistas, ya sean comunistas, socialistas o demás ralea, están por encima de la ley, profanando Franco de forma arbitraria y de facto y asesinando a MONTESQUIEU de la misma forma.

Un Gobierno que postula su programa en la prevaricación que es y consiste en el abuso de poder, reiteradamente aplicado sine qua non estarían todos entre rejas, además claro está, los lysenkos del periodismo Lacambra a día de hoy en su nómina con su intensivo, constante y visceral proselitismo de panegíricos hacia sus amos y libelos diatríbicos contra sus disensos. La absurda y surrealista argumentación para la justificación de este flagrante delito es que la supuesta amante, hoy víctima de este machista consentido se declare afectada. Cosa improbable por haber recibido como pago a su servil y sumiso silencio la dirección de un panfleto propagandístico encuadrado en el género comunicativo de revista.

Esta es la realidad o futuro que tenemos por delante durante por lo menos los tres próximos años. Atropello tras atropello con una carencia de libertad que ha ido irrigando desde la zona norte a todas las partes que conforman el conjunto o el todo que representa la unidad de España.

Sólo hay una esperanza, una pequeña luz al final del túnel que con su carácter, espíritu altruista y su obsesivo empeño aunque verdadero de servir y defender a España pues sus políticas no ven ideologías ni bandos, como tampoco sillones o despachos, es VOX. El cual, lo único que pide y necesita es un voto de confianza de esa sociedad a la que defiende hasta el último aliento como Dios pidió eso mismo al pueblo judío desde su odisea a forma de éxodo desde su esclavitud en Egipto hasta nuestros días.

Un voto de confianza que en la actualidad o en esta lóbrega, aciaga y cruel contemporaneidad que nos a tocado vivir se traduce en una mayoría absoluta que le permita defender a España y en lógica consecuencia a los españoles sin ningún tipo de trabas, muros o impedimentos. Si resultase ser uno más de esta turba caciquil que ha resultado ser el stablishment político actual, sintiéndolo en el alma puedo aseverar que estamos condenados al más cruel de los ostracismos, el de la esclavitud.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer