AutoresColaboracionesMª José Gómez BusóOpinión

La importancia de ser buen político

Personajes de tres al cuarto como Irene Montero, Gabriel Rufián, Pablo Echenique, Juan Carlos Monedero, Otegi, Maxim Huertas, Pedro Duque, Meritxel Batet y demás compañeros mártires son el precio que tenemos que pagar los españoles de bien por dar cargos relevantes a personas no preparadas e incompetentes.

Tenemos que soportar declaraciones, afirmaciones, mentiras, decisiones y toda clase de despropósitos de esta nueva hornada de politicuchos.

Sánchez ha colocado a ministros que ni siquiera saben hacer una declaración en condiciones.

Lo mismo ocurre con los nuevos partidos políticos, individuos con cargos importantes que no conocen ni siquiera la historia de España metiendo la pata una vez tras otra en sus declaraciones, que afirman con una rotundidad digna de un Honoris causa.

La última de Irene Montero es dar una noticia sobre Amancio Ortega que ha sacado de un periódico satírico, que todo el mundo lee, conoce, y entiende la broma excepto ella, para burla y escarnio de todos en general.

Tenemos que ser consecuentes y exigir políticos en condiciones, que cuanto menos tengan una formación y una base cultural sólida, no todo vale, y mucho menos no todos valen.

Recuerdo en mi pueblo cuando era pequeña, el alcalde era siempre un hombre culto y preparado al igual que la corporación municipal, hoy me resulta vergonzoso, ver personas a la que conoces de toda una vida, aparecer en las listas de los, diferentes partidos políticos, siendo casi analfabetos, luego salen electos y ocupan una concejalia que no saben ni siquiera para que sirve.

A nivel nacional ocurre tres cuartos de lo mismo, tanto en el congreso como en el senado, se ven fantoches metidos a políticos que lo único que se les da bien es proferir insultos y descalificaciones contra sus adversarios.

Necesitamos políticos de calidad, que nos proporcionen debates de calidad, con propuestas interesantes y sobre todo sentido del honor y amor a España. Meterte a político para hacer caja no vale.

 

Mª José Gómez Busó

Jubilada de 62 años, sin pelos en la lengua. Demasiado sincera, escribo por afición y soy autodidacta. Mi frase favorita es: "Ladran, luego cabalgamos". Me encanta el patchwork, técnica que domino, y escribir relatos cortos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba