La importancia de llamarse Torra y ser un enfermo secesionista

Este personaje se nos ha metido hasta el tuétano sin conocerlo de nada y sin merecerlo de ninguna de las maneras, ya que es otro presidente por accidente, porque el que había huyó como una rata para no ser juzgado por celebrar un referéndum ilegal, malversación de fondos y no sé cuántas cosas más.

Este personajillo metido a presidente del país de nunca jamás, creo a pies juntillas, que excepto por unos pocos enfermos de odio y de resentimiento, es aborrecido por el resto de los mortales.

Este huevo sin sal que parece sacado de un tebeo y está entre la bruja de Blancanieves y el Gollum del Señor de los Anillos, trae de cabeza a España y a más de la mitad de Cataluña.

Con su país imaginario, con su historia inventada, con unos mossos de escuadra, que por cierto no sé si su nombre significa, mozos de cuadra, o mozos que se salen de la escuadra, más bien será lo segundo, porque como policías, lo que se dice policías, dejan mucho que desear; esta cuadrilla nos trae de cabeza.

Ahora resulta que el Quim está muy indignado porque han detenido a unos integrantes del CDR, una célula terrorista al más puro estilo etarra, célula a la que pillaron material suficiente para cometer atentados, y a la que el Quim y su familia según sus propias declaraciones, dicen pertenecer, y esto lo dice así sin despeinarse (léase en metáfora este hombre o no se peina o su asesor de imagen lo odia a muerte), cuando por mucho menos encarcelan a cualquiera.

Este personajillo irreverente, maleducado, inculto, embustero y faltón, se permite el lujo de defender a unos posibles asesinos y encima se vanagloria de pertenecer a esta secta malévola y enferma de odio.

¿Y no pasa nada? Al Quim no le ocurre nada, cuando ya debería estar entre rejas por defender a terroristas.

¿Que coño les ocurre a los españoles, y a la mayoría de catalanes que se dejan torear por un personaje que no es nada, ni es nadie?

Sólo es el jefe de una banda de enfermos y con unos nombres tan imposibles de pronunciar que siempre que lo intento parece que esté eructando.

Lo más triste de todo, es que a todos estos catalanoides del Rull, Turrul, Forcadell, Ferrusola, Rugé, Meritxell, Puigdemont, Llach, Carreras, Sánchez, Cuixart, Trapero, Junqueras de nombre L’oriol, a todos estos nunca les va a pasar nada, algunos de ellos ya están presos, pero disfrutando de toda clase de privilegios, y no digamos el capitán sardina, osea Puchi, ese cobarde fugado de la justicia que vive en el extranjero a cuerpo de rey.

Todos ellos serán juzgados y si son condenados, que lo dudo mucho, los CDR, esos  amigos del Quim, la liarán parda.

Aún no llego a comprender que alguien que quiera ser presidente del gobierno de España, pueda llegar a pactar, tolerar, y dejar hacer todas las aberraciones que están cometiendo estos amarillentos de tres al cuarto, con sus lazos, con sus pancartas y con sus coacciones a quienes no piensan como ellos.

España siempre ha sido una nación de valientes y ahora nos estamos dejando dominar por un enano saltarín de pacotilla, que sólo quiere su minuto de gloria, y que con sólo mover un dedo la legión se escaparía a la mismísima China.

Pero con el doctor cum fraude de presidente y su compañía de actores, lo tenemos bastante crudo.

Y es que como dice el dicho «No se hizo España para la boca del secesionista»

Mª José Gómez Busó

Jubilada, apasionada del patchwork, lenguaraz y rematadamente sincera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba