La Historia se repite

Volvemos a una polarización ideológica, a las dos Españas que tanto daño se hicieron en la década de los 30 y cuyas consecuencias llevamos arrastrando desde entonces.

«Sucesos de Casas Viejas» (Wikipedia): «Los sucesos de Casas Viejas, también denominados masacre de Casas Viejas, es el nombre con el que han pasado a la historia los episodios que tuvieron lugar entre el 10 y el 12 de enero de 1933 en la pequeña localidad de Casas Viejas, en la provincia de Cádiz, y que constituyen uno de los hechos más trágicos de la Segunda República Española. Abrió una enorme crisis política en el primer bienio de la República y fue el inicio de la pérdida de apoyos políticos y sociales que conduciría meses después a la caída del gobierno republicano-socialista de Manuel Azaña.[2]».

«Conocidos los hechos en el resto de España, se produjo un gran escándalo periodístico y parlamentario que conmocionó a la sociedad española. Los sucesos de Casas Viejas se convirtieron en un grave problema político para el gobierno republicano-socialista de Manuel Azaña, que tuvo que aguantar el acoso tanto desde la izquierda como desde la derecha, que en las Cortes presentaron diversas interpelaciones (Diego Martínez Barrio, del Partido Republicano Radical, denominó al gobierno de Azaña de «barro, sangre y lágrimas»). El Gobierno eludió responsabilidades. Manuel Azaña dijo el 2 de febrero en su intervención ante la Cámara:[1]».

 

Lo arriba expuesto es parte de nuestra historia y la hemeroteca entierra la memoria frente populista de este nuevo Gobierno. Este último, en mi opinión, una disimulada tercera República. Hoy como entonces, el frente popular hace gala de su revolucionario totalitarismo ante las justas protestas de los agricultores extremeños, dejando ver su verdadero rostro.Utilizando una violencia innecesaria hacia las justas reivindicaciones del campo extremeño, castigando de una forma déspota y cruel, le exigencia de unos derechos y por contra, privilegiando el peor de los delitos como es la felonía, sedición y rebelión.

Dejando impunes los graves altercados de los sediciosos y rebeldes nacionalsocialistas catalanes, y legitimando estos, como una forma nueva de hacer política, penalizando de una forma déspota y cruel, las justas exigencias de los honrados y decentes agricultores extremeños.

Cada día es más evidente, por la elocuencia de las palabras y acciones de este nuevo Gobierno, cuyo objetivo es el de abolir y desterrar la monarquía, instaurando una tercera República a imagen y semejanza de su anhelada y nefasta segunda República. Restaurando aquel régimen totalitario y una monopolizante a la vez que absolutista, hegemonía en el poder. Recordar con datos, recurriendo a la hemeroteca, además de los sucesos, verdadera masacre de antaño en aquel pueblecito gaditano por parte de un gobierno republicano socialista, las declaraciones del comunista de postureo Iglesias cuando sólo era un mindundi en el panorama político. Es decir, cuando era diputado por su fuerza o partido político y secretario general del mismo.

«Como secretario general de Podemos, Pablo Iglesias denunció que, frente a las protestas por la sentencia del «procés», se habían utilizado pelotas de goma a pesar de estar prohibidas en Cataluña».

Unas desafortunadas declaraciones y del todo falsas, ya que la realidad es que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil, sí están autorizados a utilizarlas en esta comunidad.Mi pregunta es; ¿Criticará ahora Pablo Iglesias el uso de pelotas de goma con las que molieron a palos a los agricultores en Extremadura?.

Por otro lado, recordar que Marlaska prohibió las pelotas de goma para disolver las algaradas de los niños pijos separatas de Barcelona pero que las ha autorizado para reprimir a los agricultores andaluces. ¿Y esta gente se llaman socialistas?.No sé si lo he entendido, el mismo Gobierno que dio total inmunidad a la Ley de Seguridad que impedía manifestarse a las puertas del Congreso resulta que si los agricultores se apostan a las puertas de un recinto ferial donde hay un ministro, los ametrallan a porrazos.

Esto es sólo el comienzo de legislatura que nos espera con esta turba de dictadores totalitarios que tenemos como gobierno. Personalmente creo que la sociedad española no es consciente del peligro que este supone. En esta cuestión, no hay que quedarse en las políticas económicas o sociales. No hay que ser ni equidistante, ni aquiescente. Hay que ser más amplio o abierto de miras a la vez que de una valentía beligerante y reconocer que España retrocede en vez de prosperar.

Volvemos a una polarización ideológica, a las dos Españas que tanto daño se hicieron en la década de los 30 y cuyas consecuencias llevamos arrastrando desde entonces, las cuales, volvemos a sufrir con los gobiernos marxistas por ese afán obsesivo de cambiar la historia.

Una historia que, por mucho que lo intenten, es la que es. Una mancha y un pecado original o heredado en esencia. La historia no se olvida cambiándola, sino reconociéndola y rectificando los errores.

Por lo que mi conclusión personal de esta obsesiva reiteración en los errores pasados por este totalitario gobierno, puro calco o fotocopia de estos últimos en aquel nocivo frente popular, sólo puede traer odio, rencor y violencia; es decir, otra guerra civil.

Repitiéndose así la historia, poniendo un poco más de luz en la verdadera causa y responsables de nuestros enfrentamientos civiles, enterrando ese carácter ambiguo y totalmente arbitrario, debido a las falacias o medias verdades y los soflamas. Una historia por la que aún están frustrados, no aceptando haber sido los propiciadores y responsables de la misma y por ser el bando de los perdedores o vencidos.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar