La historia se repite

Este año 2020, a mi parecer, tiene gran similitud,con aquel violento y aciago año 1934, cuando se producen escisiones en la izquierda, más concretamente, en el PSOE, por la amenaza de un pronunciamiento, sí, pero no un pronunciamiento militar o de las derechas, debida a una supuesta y ficticia amenaza fascista, sino por uno de izquierdas, por marxistas, baukinistas, jacobinos, nihilistas y ácratas. Dicho de otra forma, lo que compone nuestro actual gobierno.

Una amalgama de despropósito antidemocrático, en un cóctel Molotov o de terrorismo político, con un único objetivo, llegar a una revolución marxista, una lucha del proletariado o de clases postulada en la violencia, para la fragmentación democrática y su posterior destrucción.

Las reiteradas y continuas provocaciones de un vicepresidente de Gobierno que ve acrecentarse y acercarse su muerte política, representada y reflejada en una agonía sin un remedio eficaz o panacea real, no ve otra salida que la de sus ancestros, romper con la legalidad y legitimidad democrática, esa que nos imponen como forma de vida y se jactan de haber creado, volviendo a aplicar el terrorismo de Estado contra toda disidencia e indicio de decencia y honradez. Irónica al extremo, cuanto menos, paradójica y antitética.

Como digo, este PSOE empezó a fragmentarse y bolchevizarse con la llegada a la secretaria general del mismo, de Zapatero, el Indalecio Prieto de nuestra década más cruel y aciaga, al contrario de este último, Zapatero se reitera en apoyar a un PSOE completamente bolchevizado, el de Pedro Sánchez o sucesor de Largo Caballero, «El Lenin español», haciendo caso omiso a las sabias advertencias de Felipe González, el Julián Besteiro del pretérito socialista.

Me explico: la historia se repite, volveremos a un conflicto civil, sin remedio, el socialismo revolucionario, de manos de prietistas y caballeristas, haciendo caso omiso a los moderados besteiristas, fueron los únicos y verdaderos responsables de nuestra guerra civil, momento este, del que zapateristas y sanchistas, haciendo caso omiso de los moderados felipistas, quieren volver a recrear y vivir.

Su germen está ya inmerso en el proceso de producción o creación de una inventada para la ocasión, crisálida, del todo ideológica y artificial, no biológica o natural, la cual les lleve a una metamorfosis completa de nuestra historia, haciendo por medios rastreros y cainitas, se de una nueva situación, una situación adanista, sin un sólo recuerdo anterior, en que tenga forma su anhelada y utópica leyenda ideológica, para que los vencidos del pasado, sean los vencedores del presente, los mártires y héroes del futuro.

Sus discursos, llenos de una retórica visceral, de demagogia difamatoria, descalificativa, populista y sobre todo propagandística, con esas pizcas o tintes, en su sucia elaboración, de una ironía, fatua y déspota, acompañada de, una megalomanía y egolatría, que transforman en una autoridad moral, en mi humilde y modesta opinión, del todo injusta e inmerecida.

Llevan a hacerse la aciaga y cruel pregunta de si España corre más peligro en manos de ese ficticio, espectral e inexistente fascismo, que dicen defiende y representa la única formación política que, a día de hoy, puede devolvernos esa igualdad sustentada en la justicia, es decir, la verdadera y real libertad, un Estado de Derecho y una democracia verdadera y plena, que no es otro que VOX.

O perecer en otro conflicto civil, propiciado e impuesto por unos frustrados e impotentes, vulgar turba de oligarcas guerra civilistas, cuyo única obsesión y anhelo es poder dar muerte a toda disidencia ideológica, borrando todo vestigio de la misma, ganando así una guerra que ya perdieron antes, en una beligerancia generalizada, es decir, en lo físico y lo emocional o ideológico.

Hoy en España, en su aciaga e inmerecida contemporaneidad y en un ambiguo y también aciago futuro que ya se adivina y presume para el conjunto de la misma, valga la redundancia, la historia vuelve a repetirse, el PSOE se bolcheviza, dando legitimidad a comunistas, marxistas y baukinistas, a nihilistas, ácratas y jacobinos, todos ellos ejemplo de demócratas donde los haya.

Un frente popular menos violento físicamente, pues su estética es más de alfeñique y su número, tanto en lo personal, (legiones o huestes) o en los medios, (la industria, la agricultura, el oro que nos robaron y dieron a Moscú…) es bastante menor, teniendo que recurrir a pactos logísticos, con los revolucionarios y totalitarios, con los amigos de lo ajeno, los que no creen en nada, los que no reconocen ni respetan las normas o leyes, es decir, la autoridad y los revolucionarios sin revolución.

Sólo queda esperar el final de esta agonía, preludio de una muerte anunciada, si surten efecto las continuas y reiteradas provocaciones de un vicepresidente del gobierno, vulgar terrorista político y amigo del conflicto violento, sediento de sangre y venganza como forma de vida, o en una dulce, silenciosa pero larga agonía, que supondría, sin género de duda, la sumisa aquiescencia por el sector de la sociedad decente y honrado, esa otra media España, que decidiese, en un acto de incoherente nobleza, en el sentimiento de un exacerbado o excesivo, sentido patrio, atenerse y respetar la legalidad democrática y aceptase vivir en una dictadura impuesta por una nociva y autoritaria República popular de izquierda. Es decir, vivir de rodillas o en un rol de esclavitud.

Un régimen de gobierno, cuya esencia y génesis germinal es, representa y defiende, el más absoluto analfabetismo, hambre y miseria.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba