AutoresColaboracionesHispaniaHistoriaOpiniónRafael María Molina

La gesta de las misiones españolas en Venezuela. Siglos XVII y XVIII

La conquista y evangelización por parte española de amplias zonas selváticas de Venezuela en los siglos XVII y XVIII es una de la mayores gestas espirituales y colonizadoras de España en América.  Se trataba de extensas áreas próximas al río Orinoco en las regiones de Cumaná, Guayana y Píritu, que habían quedado inexploradas por las expediciones españolas del siglo XVI.

Son las llamadas Misiones Capuchinas de Cumaná, Guayana y Píritu. Entre todas se fundaron casi un centenar de misiones y pueblos en total, que en bastantes casos se acabaron convirtiendo en ciudades. Hubo una cierta presencia militar para dar escolta a los misioneros pero el esfuerzo principal fue misional.

Se trataba de evangelizar a pueblos indios célebres por su belicosidad como los indios Caribes o Guaraunos, entre otros a la vez que colonizar el país, pues los misioneros solicitaron a la Corona que fomentara la llegada de familias españolas para fundar ciudades y poblar estas regiones.

Fue una gran operación de evangelización y conquista en colaboración entre la Corona española y la Iglesia, sobre todo a través de la Orden de los Capuchinos.

Muchos misioneros entregaron generosamente su vida en ataques de los pueblos indios, en algunos casos instigados por poderes extranjeros como los franceses o los holandeses que también ambicionaban expandirse en Venezuela. Pero en conjunto y a pesar de numerosas dificultades la evangelización y colonización de la zona acabó siendo un éxito, gracias sobretodo a la abnegación generosa de los misioneros.

Incluso se produjo una cierta especialización geográfica de los frailes en las distintas zonas; así por ejemplo los Capuchinos andaluces tuvieron un especial protagonismo en las Misiones de Cumaná, los aragoneses en las Misiones del Píritu y los catalanes en las Misiones de la región de Guayana, territorios situados en las provincias venezolanas de Cumaná, Nueva Andalucía y Nueva Barcelona (esta última había sido  explorada por primera vez por el conquistador catalán Juan de Urpín o Joan de Orpí)).

A pesar de ello estas zonas permanecían básicamente inexploradas hasta la llegada de los misioneros Capuchinos desde España, por ello su obra evangelizadora y colonizadora fue tan importante. Un erudito religioso el Padre Buenaventura de Carrocera, ha publicado dos excelentes libros, ampliamente documentados sobre este tema, en concreto sobre la Misiones Capuchinas en Cumaná y Guayana, de tres volúmenes cada uno, que fueron editados por la Academia Nacional de De Historia de  Venezuela en los años 70. En definitiva, como él mismo señala se trata de una “gesta” espiritual y de colonización  en la Venezuela hispánica.

Rafael Maria Molina

Historiador y articulista. Ha colaborado en Somatemps, Adelante la Fe, Agnus Dei prod, Fundación Nacional Francisco Franco, Ahora información, carlistas.com y NSE radio.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba