La falsa paz social en la Segunda República. Los incendios espontáneos

En 1936 no había Paz Social en España, y la vida y las propiedades de muchos españoles corrían serio peligro.

Voy a narrar un hecho que sucedió en Valencia el día 12 de julio de 1936, para que los lectores puedan sacar conclusiones sobre el grado de crispación social y la incitación a la violencia que se vivía en España a los cinco meses de gobernar el Frente Popular.

He adaptado el texto para abreviar, pero pueden encontrarlo en el nº 8186 año LI, 12 de julio de 1936, página 3, de El Socialista.

 A las nueve y dieciocho minutos de anoche (11 de julio), y mientras radiaba la emisora Unión Radio de Valencia, se presentó en el estudio un grupo de siete u ocho individuos (el informe policial dice 4), que, pistola en mano, conminaron al portero a que les permitiera el paso libre. Cortaron los cables del teléfono y entraron en la sala de emisiones y uno de los fascistas pronunció ante el micrófono el siguiente discurso:

“Unión Radio. Valencia. Falange, militarmente, en estos momentos ocupa el estudio de Unión Radio. ¡Arriba el corazón! Dentro de unos días saldrá a la calle la Revolución Sindicalista. Aprovechamos esta ocasión para saludar a todos los españoles y particularmente a todos nuestros correligionarios.”

El alcalde de Valencia hacía las funciones de Gobernador por ausencia de este y dispuso que inmediatamente salieran para el estudio asaltado, dos camiones de guardias de asalto, pero al llegar, los fascistas ya habían desaparecido sin que nadie se diese cuenta de por dónde habían salido.

Duró la ocupación fascista exactamente ocho minutos: desde las nueve y dieciocho minutos hasta las nueve y veintiséis.

Resumiendo hasta aquí podríamos decir que cuatro chavales de falange hicieron una fantochada que duró unos ocho minutos y hablaron por la radio saludando a sus amigos. Vamos, una gamberrada que no produjo mayor estropicio que el corte de un cable de teléfono. 

Veamos ahora la reacción izquierdista a la gamberrada de ocho minutos de estos cuatro falangistas.

El Alcalde-Gobernador dispuso que se radiara repetidamente el «Himno de Riego» (símbolo republicano) y pronunció una alocución para tranquilizar al vecindario.

-Ahora vamos a comprobar la capacidad sedante de las palabras del Alcalde- 

Las masas obreras y republicanas se lanzaron a la calle, formándose bien pronto nutridas manifestaciones, que llevaban banderas y daban vivas a la República y al Gobierno. Recorrieron estas manifestaciones las calles principales de Valencia y apedrearon algunos Centros derechistas, entre ellos la Federación Industrial y Mercantil (incendiado) y el restaurante Vodcka.

A las once de la noche las masas asaltaron el Casino Central de la Derecha Regional, al que prendieron fuego. Era un gran edificio que fue destruido totalmente porque los manifestantes no permitieron que actuaran los bomberos. Más tarde quisieron incendiar el «Diario de Valencia» pero lo evitó la intervención de la fuerza pública.

En numerosos Casinos derechistas de barriadas externas también se han cometido destrozos e incendios, y en la barriada de Arrancapinos, según nos acaban de comunicar, están ardiendo tres casas, propiedad de otros tantos derechistas. 

También penetraron varios individuos donde está instalada la redacción del periódico monárquico «La Voz Valenciana», causando destrozos y provocando un incendio.

Se dice que de los seis fascistas que penetraron en el estudio de Unión Radio, cuatro figuran entre los detenidos esta noche por la policía. Se sabe que a uno de estos cuatro se le ha ocupado un carnet de la CNT.

No hubo más detenidos que los falangistas. 

Este era el ambiente de violencia espontánea en España a principios de julio de 1936, contado por el periódico El Socialista. Juzguen ustedes mismos.

Una noticia interesante, el gobernador de Huelva declaró caducadas todas las licencias de armas, incluso las de caza, y ordenó que fueran entregadas a la guardia civil antes de diez días. 

¿Por qué? En ese momento se podía suponer, pero ahora, ya sabemos por qué. Hablaré sobre ello en otro artículo.

José Enrique Catalá

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia. Especialista en Hª Medieval. Profesor. Autor del libro: Glosario Universitario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − trece =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer