La España cíclica

Para entender la política contemporánea de España, su gobierno ahora en funciones y la polaridad radical y extrema de su sociedad, nos tenemos que remontar al nacimiento de la II República, esa que defiende la progresía de izquierda, divulgando como antaño toda clase de bulos, falacias y propaganda.

Vamos a retroceder a 1931, año en que nace la II República, de un pucherazo enorme y descarado. La II República nace de unas elecciones municipales, donde lo que se le preguntaba a la sociedad española era a quien quería como ediles y alcaldes para sus pueblos y ciudades y no por un nuevo régimen de Gobierno.

En las grandes ciudades o capitales de provincias ganaron las candidaturas de izquierdas y en los pueblos las candidaturas de derechas, por lo que es una certeza sin necesidad de caer en perogrullo, dando unas explicaciones innecesarias, que la izquierda republicana no ganó las elecciones municipales y mucho menos las inexistentes de un cambio de régimen.

Así se instauró o nació la II República española, sus líderes hicieron bajo amenazas, que el monarca se exiliara a Francia, con lo que se produjo un vacío de poder, que lleno de forma inmediata la izquierda republicana.

A pesar de lo arriba expuesto tengo que reconocer, que a esta forma de gobierno, la legitima y le da un carácter legal la sumisa aquiescencia sin un mínimo atisbo de beligerancia o riguroso antagonismo de la derecha.

Empezamos mal, pero es que seguimos peor aún; en 1932 se produce un levantamiento, un frustrado golpe contra la misma, de una parte o sector de la derecha, de la mano del general Sanjurjo, conocida como la sanjurjada y cuyo resultado fue el destierro de dicho general a Portugal.

Imagen de ABC

La mala gestión del Gobierno de la II República, caracterizada por su despotismo, vileza y totalitarismo, y el incidente represivo de la misma en un pueblecito andaluz de la provincia de Cádiz, llamado Casas Viejas contra los anarquistas de la CNT, propician la decadencia y posterior caída del Gobierno de la misma, en las elecciones de 1933.

Noticia recogida en el diario ABC

Unas elecciones que ganan con una mayoría aplastante el centro republicano de Lerroux y en mayor medida la CEDA de Gil Robles. La demagogia de la izquierda no surte efecto. Cosa que los que se llenan la boca y se apropian del concepto de demócratas ni lo asumen ni lo aceptan. Por lo que esa izquierda se vuelve bolchevique y revolucionaria, es decir, lo que esta nociva y obsoleta ideología entiende por derechos, libertades y sobre todo democracia.

En 1934 se lleva a cabo el preludio o la primera batalla de la guerra civil española, con el alzamiento de Asturias de mano del socialista bolchevique Largo Caballero, y en Cataluña se declara el Estat Català de la mano de Lluís Companys. Golpe de Estado contra ese estado republicano.

¿Quién es el salvador de la II República? Ni más ni menos que Francisco Franco Bahamonde, quien salvó a la anhelada II República en tres ocasiones; dos de esta forma, es decir, de forma física o presente y otra no uniéndose a la sanjurjada de 1932.

La primavera de 1936 tras otras nuevas elecciones y con ellas otro nuevo pucherazo del frente popular, compuesto por socialistas, comunistas, golpistas, independentistas y anarquistas. Se desata el mayor de los caos. La persecución a toda disidencia ideológica por el mero hecho de serlo, contra la Iglesia, es decir, contra la legalidad democrática en general es descarada, inmensa o desproporcionada y cruel. Eso fue ya el desiderato, el acabose.

Lo que nos lleva al título de este escrito, lo cíclico y regresionista de este nuevo frente popular que tenemos como gobierno en funciones. Socialistas, comunistas, golpistas, independentistas y anarquistas. La persecución por parte del mismo hacia Vox es una fotocopia de la persecución hacia la Falange por parte del genocida y bolchevizado frente popular de ese negro pretérito. Así como de todo rastro, rasgo o vestigio religioso.

Me pregunto, con mucho temor de estar en una certeza incontestable, a través de las políticas correctas, totalitarias e imperativas que sufrimos de este nuevo frente popular, si acabarán por desquiciar a esa otra media España, la decente, la honrada, la trabajadora, esa España que madruga y termine dándose el mismo final y mismos resultados de la época referida, a la que parece estamos condenados a volver y a sufrir por una ideología beligerante en el odio, el rencor, el regresionismo y la revancha más déspota y rastrera.

Nos podrán quitar la casa, el dinero, incluso la vida pero la libertad que nos da ser autónomos de pensamiento y la certeza por lo empírico y cíclico de las circunstancias en nuestras ideas, eso nunca.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba