La dialéctica de los amos del poder (2)

En esta entrega, el autor sostiene que los que gobiernan desde las sombras tienen como fundamento las enseñanzas de Nicolás Maquiavelo

Los amos del poder tienen como principio fundamental el uso de la fuerza, de la astucia y de la hipocresía. Tienen muy claro aquello que escribió el diplomático y tratadista político florentino, Nicolás Maquiavelo, en 1513:

Digamos primero que hay dos maneras de combatir: una, con las leyes; otra, con la fuerza. La primera es distintiva del hombre, la segunda, de la bestia. Pero, como a menudo la primera no basta, es forzoso recurrir a la segunda. Un príncipe debe saber comportarse como bestia y como hombre.1

Para no dejar dudas, Maquiavelo agregó:

De manera que, ya que se ve obligado a comportarse como bestia, conviene que el príncipe se transforme en zorro y en león, porque el león no sabe protegerse de las trampas ni el zorro protegerse de los lobos. Hay, pues, que ser zorro para conocer las trampas y león para espantar a los lobos. Los que sólo se sirven de las cualidades del león, demuestran poca experiencia.2

Con base en el planteamiento anterior, un príncipe —es decir, un gobernante— puede y debe ser hipócrita:

Por lo tanto, un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuando semejante observancia vaya en contra de sus intereses y cuando hayan desaparecido las razones que le hicieron prometer. Si los hombres fuesen todos buenos, este precepto no sería bueno; pero como son perversos, y no la observarían contigo, tampoco tú debes observarla con ellos.3

Los amos actuales del poder, los que se consideran los príncipes predestinados, tienen, pues, esas tres divisas maquiavélicas: fuerza, astucia e hipocresía.

Cuando surgen gobernantes que se les insubordinan, los quitan por medio de mentiras, intrigas o revoluciones. Y cuando surgen naciones con legítimos ideales de independencia, soberanía y unidad, las debilitan utilizando la corrupción, la mentira y la traición. Les inoculan el liberalismo democrático y las convierten en estados fallidos o en dictaduras sanguinarias. (Los rusos, los cubanos, los chinos y los venezolanos lo han vivido y lo viven en carne propia).

Al grito de «libertad, igualdad y fraternidad» han implantado decenas de gobiernos ineficientes y/o cómplices que duran lo que los amos del poder quieren. Se priva así a las naciones de su verdadera libertad.

El saqueo constante de las riquezas de las naciones —amparado por una «democracia» que provoca un continuo cambio de gobiernos ineficientes y corruptos— deja a dichas naciones a merced de los amos del poder.

Son éstos los que les prestan, les venden armas o se las restringen y les venden tecnologías o se las niegan; los que se apropian de sus aparatos productivos mediante privatizaciones o por medio de los fondos buitre, y los que les imponen políticas de control natal y homosexualismo.

Los talentos genuinos de cada patria se desgastan y desdibujan en la medida en que son puestos al mismo nivel de los impreparados y apáticos. La «igualdad» sancionada por la masonería neutraliza de esta manera a la intelectualidad nacionalista y patriota de cada país.

Utilizando la fuerza cuando les es necesario, así como la astucia y la hipocresía, los amos del poder han avanzado de manera acelerada en el sometimiento de continentes enteros. En unos países impulsan el empobrecimiento de las personas mediante la dictadura neoliberal; en otros, por medio de la dictadura comunista. Así es como aplican la «fraternidad» masónica. En todos, vale decirlo, impulsan un relativismo religioso que pretende «hermanar» a la humanidad.

Nación que se resiste, que persevera en la conservación de sus valores patrios, es arrasada más temprano que tarde. La fuerza del león acabará con ella. Para los amos del poder el león es sinónimo de guerra.

(Continuará)

Bibliografía

  1. Nicolás Maquiavelo. El príncipe. (México: Porrúa, 1969), 30.
  2. Íbid.
  3. Íbid.

 

Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano, católico y conservador.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba