La costumbre de acostumbrarse

Estuvimos encerrados varios meses:

–  Nos acostumbramos a vivir la muerte, y nuestra nueva vida desde los balcones como monos enjaulados.
– Nos acostumbramos a comprar alimentos de forma distinta.
– Nos acostumbramos a no acudir a nuestro médico.
– Nos acostumbramos a lavarnos las manos y a usar mascarilla.
– Nos acostumbramos a escuchar un sinfín de mentiras por parte de nuestro gobierno y a creer en ellas.
– Nos acostumbramos poco a poco, a ver cómo personajes indecentes y grotescos, empezaban a formar parte importante de nuestra política más actual.

Y mientras nos tenían asustados, encerrados y callados, se iba tejiendo la tela de araña en la que estamos atrapados.

– Nos hemos acostumbrado a ver a partidos pro etarras sentados en el Congreso y decidiendo el futuro de España.
– Nos hemos acostumbrado a acatar órdenes de secesionistas catalanes.
– Nos hemos acostumbrado a mantener a cuerpo de rey a prófugos de la justicia.
– Nos hemos acostumbrado a escuchar a ministras incultas y enfermas de feminismo.
– Nos hemos acostumbrado a que nos escondan muertes.
– Nos hemos acostumbrado a borrar del mapa nuestra lengua vehicular.
– Nos hemos acostumbrado a que okupar viviendas sea un derecho.
– Nos hemos acostumbrado a ver a ilegales en hoteles de cuatro estrellas.
– Nos hemos acostumbrado a ver desahucios de ancianos y niños.
– Nos hemos acostumbrado a la corrupción de los políticos.
– Nos hemos acostumbrado a escuchar las mentiras más increíbles de un presidente ególatra y narcisista, que ha vendido su alma al diablo con tal de ser alguien.
– Nos hemos acostumbrado a tener más políticos y mejor pagados que en ningún país del mundo.
– Nos hemos acostumbrado a permitir subidas de sueldo por parte del gobierno en medio de una pandemia.
– Nos hemos acostumbrado a ver cómo se despilfarra nuestro dinero, en chiringuitos inservibles.
– Nos hemos acostumbrado a ver cómo se pagan los apoyos al gobierno con pactos intolerables.
– Nos hemos acostumbrado a ver miles de negocios cerrados y arruinados.
– Nos hemos acostumbrado a ver las colas del hambre.
– Nos hemos acostumbrado a no sentir, a no pensar, a no actuar, a consentir, a acatar, a perdonar, a callar.

Así nos quieren, y así nos tienen, porque es mucho más cómodo rendirse que luchar.

Exceptuando los abducidos, los subvencionados, los paniaguados y los imbéciles, no creo que haya nadie en su sano juicio, que apruebe lo que está ocurriendo.

Pero estoy empezando a pensar que los arriba citados nos ganan por goleada, y los únicos culpables somos los que hemos consentido que este gobierno llegara tan lejos, estábamos condenados a entendernos pero puede más la ambición de poder que el raciocinio.
Nunca es demasiado tarde.

¡Yo, nunca me rendiré!

Mª José Gómez Busó

Jubilada, apasionada del patchwork, lenguaraz y rematadamente sincera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba