La cesta de Yolanda Díaz, comunismo fuera de contexto

Al momento de analizar la política podemos dejarnos llevar por las apariencias o levantar el velo y mirar
detrás. La polémica creada por Yolanda Díaz, en adelante la Yoli, la veo en tres planos.  Uno sería el evidente, del populismo comunista en un país y área económica de libre comercio. Cualquiera que sepa algo de economía sabe que su propuesta no es legal en un estado de economía de libre mercado. No obstante, hay que decir que los comunistas con el apoyo de los socialistas incumplen la ley de forma continua sin que pase gran cosa. Está claro que quieren traer a Europa el populismo bolivariano que ellos mismos han ayudado a implantar en países como Venezuela. Y es que, en el comercio es donde menos oligopolio hay, debido a la infinidad de comercios pequeños y medianos y donde sí, hay algunas cadenas grandes que evidentemente son pocas y que tienen una
influencia relativa. Si se cree en la ley de la oferta y la demanda, el mercado en equilibrio perfecto tiende al óptimo.

Dos, sería el político de baja estofa. El ínclito Sánchez tiene tantos frentes abiertos debidos a sus socios de gobierno (etarras, golpistas, comunistas, mercenarios), que estas polémicas pueden ayudar a que la gente se distraiga de lo importante, como es llegar a fin de mes, precio de la luz, la gasolina, poder escolarizar a sus hijos en su lengua materna). Prueba de ello es que, si bien los ministros sociatas han salido en contra de la chorrada de la Yoli, el jefe, Petro, Perro, Antonio o como se llame, no ha abierto el pico. Es decir, el Perro puede haberle dicho a la Yoli que revuelva el avispero con estas propuestas para que la oposición del PP, Cs y VOX y el populacho, se distraigan con esto.

Tres, sus intereses particulares. La Yoli ya ha creado su partido propio (SUMAR ¿?) y está preparando las próximas elecciones y aplica aquello de que hablen de uno, aunque hablen mal.

Bueno, yo creo que en este caso se dan a la vez los tres planos. Los “mierdos” de comunicación por supuesto, al dictado del que les paga y haciendo el caldo gordo a “Antonio”. La verdad, que es de vergüenza escuchar las tertulias mañaneras de las rubias de cuota de las principales cadenas de TV y los tertulianos que llevan. Esto solo es factible en un país bananero.

A todo esto, mientras sondeo tras sondeo, el Sanchismo y sus adláteres van cayendo más y más. El termómetro de esto es, “el pene en V” (PNV); cuando los veamos que se distancian de a poquito de la coalición de gobierno y le mire un poquito al tontito, socialdemócrata y autonomista del Feijoo… es que el sanchismo, ya murió.

La ministra de economía, la masona Calviño, dijo algo en contra, pero no está muy activa, como sí la Yoli. Solo ha rebuznado un poco la ministra del ejército, porque la Yoli no la cae y esas peleas entre mujeres son terribles, dijo: “No concibo que dentro de un órgano colegiado algún ministro quiera entrar en algo que no le corresponde”. Si hubiera podido le pega una coz a la Yoli.

Parece que la Yoli les tiene a todos pillados por sus respectivas partes porque saben que el macho alfa Sanchez, la apoya, aun en contra de su partido o lo que queda de él. Por cierto, a Carrefour hay que boicotearles por falsos y apoyar al comunismo de la Yoli, aunque sea de boquilla. Estos gabachos, siempre ayudándonos.

Volviendo al comienzo de este artículo,” la gente de tu reino actúa de acuerdo con las apariencias. Le dan muy poca importancia a los hechos, que son los que demuestran espíritus grandiosos”. La Yoli es un bluf.

Jesus Ignacio de Lucas Gallego

Amplia experiencia profesional de 39 años en sector de energía y distribución en empresa de primer nivel internacional. Diversos ámbitos funcionales: planificación y control, económico financiero, desarrollo de negocios, estrategia, servicios globales y seguridad y medio ambiente, energy transition, electric car, mobility, energías renovables. Experiencia internacional por 8 años en tres países en Latinoamérica (Perú Argentina y Chile).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + tres =

Botón volver arriba