La caída del imperio podemita

Las razones que me llevan a escribir esta necrológica de Podemos

A día de hoy, se ha hecho justicia. Se ha dado cumplida venganza de esa formación política, mera secta bolchevique, checas comunistas, y ha sido efectuada, por la nación, la sociedad española, harta ya, de embustes y manipulaciones, y sobre todo de ideas revolucionarias y radicales, basadas en unos postulados de ira, rencor, odio y violencia.

Personalmente pienso que esta grave crisis, esta necrológica de PODEMOS, se debe principalmente a dos causas principales, dos razones que pasaré a exponer a continuación, adjuntando una argumentación, creo con mucha lógica, y fundada en el sentido común.

Pero como digo, es una mera hipótesis, una opinión personal, que puede ser acertada, o no, puede gustar más, o menos, pero creo tan válida como cualquier otra.

– La primera razón en mi opinión, es su idea, esa idea obsesiva, de rechazar toda idea nacional o renegar de España y lo que esta conlleva y representa, además de sus alianzas o asociaciones con todas las izquierdas periféricas antinacionalistas.

– La segunda razón, sin género de duda, es ese casoplón de Galapagar, pues a nadie le gusta que se aprovechen de su buena fe, por medio de artimañas rastreras como han sido el decir una cosa y luego hacer lo contrario. Es decir, manipular a la sociedad decente, honrada, trabajadora, por medio de falacias y embustes.

Hay que reconocer que un tiempo atrás, no muy lejano, PODEMOS, pudo haber dado ese golpe de mano, ese asalto a los cielos, ese SORPASO, y en consecuencia llegar al poder.

Con esa apuesta suya, de ese populismo instrumental, demagógico, cuyo inventor y creador, fue sin duda, Ernesto Lacláu, padre ideológico de Iñigo Errejón. Y sobre todo, por esa transversalidad que les caracteriza, o de ese centro o tema del momento; es decir, centrando todo en un problema concreto, homogeneizando todo el espacio de la izquierda, y así poder llegar al poder.

Me explico: su táctica ideológica ha sido la de reunir o aunar en un laboratorio de ensayos o pruebas (en este caso concreto, la Puerta del Sol), a ese maremágnum, ese colectivo de antisistemas, y desfavorecidos por las circunstancias del momento, y meterlos en una coctelera, para su posterior agitación. Dicha coctelera sería la PROBETA de pruebas o ensayos, del citado laboratorio.  Esto sería, sin duda, esa homogeneización a la que se refieren, y todo esto se agitaría, se aunaría, contra ese problema, ese enemigo, concreto o común, que sería, la casta, culpable de la crisis sufrida, por su desmesurada y desproporcionada corrupción.

Gracias a Dios no lo lograron, y sin género de duda fue por esas asociaciones o alianzas con esas izquierdas periféricas, ya mencionadas, y también por esa absorción o asociación, con ese dinosaurio comunista, que es Izquierda Unida. Pues es de sobras sabido que comunismo, para cualquier persona decente, y honrada, es el antónimo por excelencia de democracia y libertad.

Personalmente, creo que es esa transversalidad la que propició la caída de ese imperio comunista y de sus políticas bolivarianas, del todo nocivas y obsoletas, las cuales, como ya he dicho, más que aceptación lo que producen a una sociedad sana y democrática dentro de sus posibilidades, es el mayor de los rechazos. Pues la democracia consiste en que el poder es el pueblo, y del pueblo, todos sabemos, que eso es falso, pues en todos los estados que son considerados democráticos, hay una minoría, una oligarquía política que es la que realmente gobierna al pueblo.

A día de hoy, están jugando su última baza, una segunda oportunidad que, por el azar y la cobardía de la DERECHITA light, les ha brindado la actualidad política. Esta segunda oportunidad consiste en aprovecharse y parasitar al partido hoy en el poder, que no es otro que el partido socialista. Ahora bien, esta opción es, a mi modo de ver, cuanto menos cortoplacista y en consecuencia cada día se ve más complicada y difícil de prosperar.

De ahí deduzco, de lo arriba expuesto, saco mis conclusiones de esas diferencias, a día de hoy insalvables, entre Pablistas y Errejonistas. En mi humilde y modesta opinión, no son otras que,su visión de la nación y de las políticas, para llegar al ansiado y anhelado poder; es decir, las FORMAS y los FONDOS, para conseguir sus objetivos.

Sin ningún género de dudas, Errejón es más pragmático, dicho de otra forma, más moderado o tolerante en sus FORMAS, por lo que creo que ha sabido entender mejor esa transversalidad que demandaba la sociedad, ese populismo instrumental y demagógico, como única vía o camino para asaltar los cielos y su consiguiente alcance u ocupación del poder. Y no por el contrario esas asociaciones o alianzas con las izquierdas periféricas, antinacionales, cuanto menos fragmentarias y rupturistas, que sumado a la asociación con Izquierda Unida, ese comunismo rancio, han producido el efecto no deseado que era el alcance del poder, y en su defecto han conseguido el mayor de los desprecios, cuya real y rápida consecuencia es a la que hacemos referencia en esta reflexión o escrito de opinión: la irremediable caída del imperio PODEMITA.

Que la apreciación de que Errejón es mejor político y estratega que Iglesias, a mi forma de entender esta no quiere decir que sienta empatía, por el primero, sino todo lo contrario, pues a Iglesias se le ve venir, y a Errejón no, lo que le hace más peligroso, aunque ambos son enemigos declarados de España y en consecuencia de los españoles.

Quien me sigue, sabe que soy potencialmente de VOX, y es VOX, el genuino y único representante fiel de mis ideas, que disienten en todo lo aquí expuesto. Por lo que quiero reiterarme y hacer un matiz, estas políticas son del todo nocivas y obsoletas, lo único en mi opinión que diferencia a ambos, son sus formas, pues sus fondos son exactamente los mismos.

Indudablemente, y de pura lógica, se deduce esta máxima, que dice: «se recoge lo que se siembra», y esta recolecta de la siembra es en forma de crisis, de necrológica política, para una formación que se está fragmentado en una agonía en mi opinión galopante. Podemos es una secta que sembró odio y destrucción o fragmentación tiempo atrás en las conciencias de la gente, de la buena gente, la cual no les ha comprado ese engaño, ese que les vendían como el mejor de los paraísos.

Todo esto no es más que la cumplida y justa venganza aplicada por la sociedad española, por esa sociedad que compone la nación, esa nación a la que siempre han despreciado.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba