ColaboracionesJ.P. AlexanderNacionalOpiniónPolítica

La abdicación de Bayona o un consejo de ministros en Barcelona = -155

Sin ánimo de ser alarmistas podemos afirmar que nos encontramos en un momento histórico de golpe de Estado continuo. Si continuamos no ya circulando, sino acelerando en el mismo carril el accidente está asegurado. Hemos rebasado con creces los límites de velocidad. Podemos justificar esta afirmación por lo siguiente:

Al 155 ni está ni se le espera = -155

Sánchez se empeña no solo en negar el carácter golpista de los acusados de rebelión y los  fugados protegidos por nuestros enemigos de Bruselas, sino de someterse sonrojando a todos los españoles de bien de derecha, de izquierda, a cuadros, arriba o abajo. Simplemente, un organismo en guerra consigo mismo no puede sobrevivir; y los diferentes gobiernos por acción u omisión han ido alimentando a la bestia durante 40 años sin que nadie, hasta ahora, haya intentado reconocer el destino inevitable de España si seguimos circulando en el mismo carril.

Hay algo que se llama felonía: es cuando le entregas tu patria (patria=tierra de tus padres) al enemigo. Y de sufrir felonías, desgraciadamente, tenemos cierta experiencia los españoles. La celebración de la Abdicación de Bayona1(ups, un lapsus de fecha), perdón; la abdicación del Consejo de Ministros el 20 de diciembre de 2018 , en Barcelona, no deja de ser una flagrante coartada para ceder ante al separatismo vendiendo a España por un plato de lentejas. Encima,  lentejas rancias; ya que Sánchez es un okupa mediocre en la Moncloa.

Pues bien, el actual presidente Sánchez ha logrado que Joaquim Torra rentabilice la reunión como una «minicumbre» entre dos Estados al mismo nivel. A cambio, Sánchez puede con su dignidad pisoteada por los suelos sobrevivir en un Gobierno para aprobar el techo de gasto. Como guinda del pastel a Sánchez no se le cayó la cara de vergüenza cuando posó para una foto vergonzante con Torra, al que tildó en su día de supremacista xenófobo.

El chiste de Gila

Diálogo, diálogo, diálogo” repite Sánchez en todos los medios como un mantra digno de monje budista. Pero ¿qué ha dado este narcisista incorregible a cambio de seguir ocupando la Moncloa? Excepto mensajes vacíos de contenido y simbología barata no nos ha explicado cuánto dinero nos cuesta a los españoles el alquiler de la Moncloa. Dinero con el que estamos financiando al enemigo. Supongo que Fernando VII también tuvo el cinismo de decirle a los  madrileños “diálogo, diálogo, diálogo” cuando como felón profesional regaló España a Napoleón Bonaparte. Y su padre Carlos IV, vergonzosamente también pronunció las mismas palabras: otro felón para nuestra colección. Pero entonces tampoco coló porque nuestros antepasados aunque no tenían televisión sí tenían cerebro.

Así que nos quedaremos a dos velas si queremos saber sobre la jugosa financiación y las concesiones que Sánchez habrá pagado al golpista agitador por destruir España: “España nos roba” aúlla hoy la tractoría. Mientras, ese desembolso pone en peligro nuestras pensiones, nuestra sanidad, nuestra educación y nuestra seguridad para que Torra pueda continuar su particular guerra a la eslovena contra España y los españoles. Mientras, sobre lo que de verdad importa los gigantescos medios televisivos ni están ni se les espera. Aunque tampoco mencionan mucho que el primer ministro esloveno se niega a reconocer ninguna posible analogía entre la situación eslovena y la catalana. Todo mentiras y más mentiras.

En fin, lo peor es la imagen de España que estamos dando en el extranjero. Teniendo en cuenta que los supremacistas catalanes tienen en nómina a media prensa extranjera financiada con nuestro dinero prefiero no llevarme más disgustos de los necesarios y hoy los medios extranjeros serán tabú para mí. Menos mal que de esto nos queda poco que aguantar.

 

 

1 El 5 de mayo de 1808 se llevaron a cabo las abdicaciones de Bayona. Carlos IV y Fernando VII encontrándose en Bayona fueron obligados a abdicar sucesivamente sus derechos al trono de España a favor de Napoleón Bonaparte, quien poco después lo cedió a su hermano José Bonaparte con el nombre José I.

–Fuente: http://www.lhistoria.com/espana/abdicaciones-de-bayona

J.P. Alexander

La libertad, el mayor tesoro y la igualdad, sólo para las oportunidades. Profesor de secundaria y bachillerato, pero ante todo maestro. Autodidacta empedernido

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar