Islamismo, un gran problema en Occidente

Por mucho que intenten negar los felones y sectarios, falsos solidarios, cuyo único altruismo es una persona un voto, sean decentes, honrados o delincuentes, me refiero a esas conciencias rojas, meros y vulgares pastores o profetas, cuyos rebaños de borregos siguen fielmente, sin ver ese abismo al que van directos. Esa ideología marxista en todas y cada una de sus nocivas versiones, socialistas, comunistas, golpistas y terroristas.

Es una certeza y no una invención que el Islamismo es un problema realmente serio para el mundo occidental y más concretamente en la parte que nos toca, en Europa. No podemos olvidar aunque perdonemos las muchas y diversas manifestaciones, en su mayoría actos terroristas a lo largo y ancho de nuestro mundo. Ese mundo occidental, y concretamente el europeo.

Este problema es algo que no se aborda con seriedad, y una transparencia o claridad espectral, debido en su mayoría a esa corrección política del sectarismo marxista, de esa rancia y nociva progresía roja. Una política sectaria que muchas veces más que marxista parece masona, debido a su carácter secretista de silenciar este tema en cuestión.

El lenguaje que emplean estos meros y vulgares totalitarios sobre esta cuestión es muy parecido al empleado en ese mensaje que han y siguen divulgando en todos sus discursos. Un mensaje esterilizado aunque una gran falsedad nociva que llevan fomentando desde hace ya muchos años al respecto de los terroristas por excelencia, el empleado justificando a ese cáncer que representa y es ETA.

Son atentados difusos, metafísicos, por ir en contra de ese derecho básico y fundamental como es la LIBERTAD de expresión. Así como ese cuarto poder que representan los medios de comunicación, las redes que están prostituidos ideológicamente con la lógica consecuencia de significar o ser un claro atentado contra este mismo derecho básico y fundamental.

No nos engañemos, no seamos hipócritas, en mi opinión es una certeza absoluta y no relativa y por tanto asevero firmemente que los atentados del 11S, son sin ningún género de duda un claro atentado contra la libertad de expresión. Así como de igual forma y medida se puede encuadrar en este mismo apartado o grado de atentado los del 11M en Madrid.

Diré que con respecto a ETA, durante decenios se nos ha robado, se nos ha hurtado, con una inmensa y descarada discriminación ideológica, por esa misma ideología que justificaba, justifica y sostiene a ETA. Mero y vulgar nacionalismo marxista – leninista de forma tan descarada y confesa. Intentando por esas políticas del buenismo, esa corrección política desviar o disociar está inmerecida y absurda justificación como algo social y no como una postura política o ideológica.

Es un poco de locos, la verdadera situación por la que atraviesa la Europa de hoy día a este respecto.  Es decir, esa sumisa aquiescencia con el islamismo y con el terrorismo en general. Es una continua lucha, beligerancia, contienda o pelea, llámese como se quiera, entre la barbarie y la civilización.

Este tipo de terrorismo, tanto el vasco, como el islámico, se motivan de una forma transversal y camaleónica, es decir, para la gente de a pie, son motivaciones desconocidas, así como sus verdaderos objetivos o fines, los que verdaderamente persiguen y no esos otros absurdos y surrealistas con los que justifican sus actos terroristas. Pues estos supuestos y falsos demócratas van siempre y todos los días contra la libertad de expresión de su natural disidencia ideológica.

No se trata de una pelea o beligerancia entre dos civilizaciones, eso no es verdad, es una falsedad. Es una guerra declarada, por parte de esa barbarie que componen, las políticas correctas, las sectarias, totalitarias, las buenistas y marxistas, es decir, por esa rancia progresía de izquierda, contra la civilización de una sana convivencia que representa, el sentido común, la verdadera igualdad, la más justa y la más libre. La que defiende y representa a día de hoy VOX.

A modo de aviso o advertencia, decir que el más mínimo descuido, la más mínima distracción, en esta medida, sea más grande o menos, en esa medida, será en la que, sufriremos los golpes de esta secta totalitaria. Es una certeza que la situación o circunstancia de la España actual al respecto es inmensamente trágica.

Estos vulgares terroristas no proceden de Siria, del Líbano, ni de Irak, han sido nacidos, criados y educados en Europa. Lo que sin duda nos deja claro que es la misma Europa, con esa corrección política impuesta por sus sectarios líderes, revolucionarios marxistas, y progres de izquierda, la que está exportando terroristas al mundo musulmán. Es una situación de locos, en la cual estamos abocados al abismo, o dicho de otra forma vivimos al límite en una situación suicida.

Esto es un tabú, que casi nadie, ni en los medios generalistas, se atreven a criticar, por ese espíritu y carácter buenista de la corrección política de izquierda. No la cuestionan porque es la base de la que participan para empezar a plantearnos todo lo demás. Parece que está prohibido, que es una muestra, un mantra y sobre todo un paradigma o módem, para la progresía de izquierda, el debatir o discutir este tabú que representa el multiculturalismo, cuando en verdad o realidad es una de las causas esenciales de los males que amenazan a nuestra civilización.

Occidente y concretamente Europa tiene un enemigo fuera, certeza incontestable, pero lo triste y preocupante es que también tiene un enemigo dentro, es decir, un enemigo en casa.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba