Inquietante. El invasor coge un nuevo rumbo

El Islam no es solo una religión, como se cree, al igual que tampoco es un sistema de normas éticas y morales. El Islam es ley y todo se rige según se interpreta el Corán.

El Islam es una estructura política totalitaria cuyo objetivo último es la conquista del mundo por la fuerza y el terror. Este fue predicado por un señor de la guerra déspota y cruel, un conquistador. Sus edictos son el Corán lleno de llamadas al terror y la matanza para la conquista del mundo. Su única connotación religiosa es justificarlo en nombre de un tal Alá. Los musulmanes, por tanto islamistas, todos, lucharán por conquistar el mundo. Así que su gran objetivo en esta vida, es ir a otras naciones con culturas distintas y poco a poco por medio de inmigraciones masivas ocultas en falsas huidas de guerras, llevar a cabo invasiones silenciosas para poder así someter a otras culturas.Someter es Islamizar, porque la palabra Islam significa Sometimiento (no sumisión, que tiene connotación de voluntario, es un sometimiento, se desee o no, a la fuerza). Esto no es nada nuevo, así fue en el Líbano. Cuando sucede esto sencillamente gran parte de la población escapa, y el resto de la sociedad se deja someter para no acabar degollada.

Además, los líderes islámicos constan de una gran paciencia, no les importa el tiempo que tarden en llevar a cabo su misión, saben que tarde o temprano llegará el momento. Esta confianza es debida a que tienen la seguridad de que sus creyentes plenamente adoctrinados, a través de su fanatismo cumplirán sin dudar las órdenes que les dicten sus líderes espirituales en nombre del corán. Sean cual sean esas órdenes. Si se tienen que inmolar, lo harán. Si tienen que asesinar, lo harán. Si tienen que violar, lo harán. Todo, y únicamente, para conseguir el supuesto paraíso prometido al pasar a la otra vida.

Todo esto lo llevamos viendo en España desde hace años, aunque también hay que decir que no todo lo que llega son los llamados yihadistas, la mayoría de lo que llega son lo que podríamos llamar broza mandada para desestabilizar a la sociedad. Personas que irán generando inseguridad entre la población, y la forma más fácil de crear inseguridad es subiendo el nivel de delincuencia a través de peleas, robos, violaciones, etc. Esto suele ser siempre la primera fase. Cuando han conseguido la inseguridad ciudadana, ponen en marcha la segunda fase que no es otra que reivindicar sus derechos a sus tradiciones y a su religión, todo esto a la vez que intentan destruir las de la sociedad a la que han llegado. Ya que no hay manera más rápida de destruir a un país, que empezando por sus sentimientos, sus creencias, su bienestar, etc. En pocas palabras, acabar con la esencia de una nación.

Desgraciadamente de lo explicado anteriormente, en España ya han conseguido buena parte de ello, y parte de la sociedad lo acepta o lo empieza a ver como normal. Siendo así un claro ejemplo de la decadencia de un país, de como una cultura totalitaria y radical destruye a una sociedad y la somete a su voluntad. El islam no convive con otras creencias ni culturas, el islam se impone para ser lo único, lo obligatorio si quieres seguir viviendo.

De ahí que inquiete el nuevo cambio de rumbo de el movimiento de inmigración masiva hacia Las Islas Canarias. Un objetivo más fácil al tener 20 veces menos de población que la España continental, con una estructura demográfica mucho más fácil para invadir e intentar aislar. La prueba de esto lo podemos ver en el pueblo de Arguineguín, un pueblo que cuenta con una población de poco más de 2.500 habitantes, y en las últimas semanas han llegado más de 2.200 inmigrantes ilegales en diversas pateras. Una inmigración en su mayor parte magrebí. Algo normal ya que Marruecos tiene desde hace tiempo puesta la mirada en Canarias. ¿Alguien se puede imaginar en qué situación pueden estar viviendo los habitantes de Arguineguín? Sin contar que los más de 12.000 inmigrantes ilegales que han llegado en las últimas semanas al archipiélago canario, serán la destrucción total de su mayor motor económico, el turismo.

Luis Barros

Director de Contenidos y Comunicación de InfoHispania. Moldeo mis palabras para aportar el filo de mi opinión. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba