Inmigración o invasión

Que no nos venda nadie esa falacia de que estos emigrantes vienen a solucionar nuestros problemas, porque no es verdad, es una falsedad.

Siempre ha habido inmigrantes por muy diferentes y diversas cuestiones, pero generalmente estas se producían con el ardiente deseo de un día regresar a la patria que les vio nacer. Siempre había sido así, y se daba entre países entre los que la cultura y costumbres, salvo el idioma, eran parecidas o iguales al del país de origen, o pertenecían al mismo tiempo histórico en mayor o menor grado.

A día de hoy, en Europa, estas normas no escritas que rigieron antaño sobre la inmigración están rotas. En mi opinión, esto es debido a que el problema de la inmigración actual, independientemente de las causas que la produzcan, no tiene un final para el supuesto inmigrante. Pues el inmigrante actual, no busca salir de un bache, toda su vida es de por sí un bache insalvable, se van de su país por falta de recursos y de libertad y, porque no ven como solucionar el problema. Esa impotencia y desesperación les lleva a pensar que en Europa, todos sus problemas, todos sus males se curarán o desaparecerán como por arte magia.

Inmigración: España es la nueva Italia

Aquí es donde entra en escena, la Europa actual, la Europa defensora de lo políticamente correcto, la Europa que les recibe alegremente y que en su mayoría por falta de trabajo les concede altas y excesivas subvenciones en forma de ayudas.

Que por cierto, muchas veces necesitan sus propios nativos y en perjuicio y detrimento de estos, quitan o sustraen recursos que le son muy necesarios a la propia Europa.

Lo que nos da una imagen del inmigrante de hoy comparándolo con el de antaño, pues estos vienen con ganas de quedarse y no volver a sus países salvo en periodos vacacionales, vacaciones que por cierto, financiamos o sufragamos los nativos con el esfuerzo de nuestro trabajo, en forma de impuestos. Y esto señores es lo que no puede ser, porque entre otras razones en Europa ya hay 400 millones de habitantes que además tienen suficientes problemas propios con las jubilaciones y el trabajo que cada vez es más especializado y elimina del mercado laboral a quien no posea estas cualidades.

Que no nos venda nadie esa falacia de que estos emigrantes vienen a solucionar nuestros problemas, porque no es verdad, es una falsedad. Quizás la primera generación, pero no sus descendientes, los cuales estarán formados ya con la enseñanza recibida en Europa. Es un problema más bien cultural, religioso y de conocimiento de educación, tanto aquí como allí, independientemente del allí del que se trate.

Por esa falta de empuje y empeño de muchos nativos europeos en formarse, en adquirir cultura, y mas concretamente entre los españoles, hacen que estas masas, se conviertan en grandes bolsas de población, las cuales, debido a su escasa o ninguna preparación, sean las que pasen a engrosar las listas del paro o a trabajar en los trabajos que deberían de quedar para los extranjeros emigrantes, dependiendo de su cualificación profesional. Ya que una gran mayoría, también carece muchas veces de la debida preparación.

Es así, y sólo en este sentido, en el que Europa estaría preparada para acoger con ciertas garantías a un cierto número de inmigrantes. Los cuales, deben y tienen que venir en predisposición a trabajar a favor del país de acogida y no para vivir de las subvenciones, prebendas y ayudas que les puedan otorgar los Estados como seguro de voto de propios y extraños. Es decir, con meros fines electoralistas.

Inmigración: Buenismo y estupidez son dos términos similares

Si los partidos, y más en concreto los de izquierda, quieren votantes, que se los ganen aplicando las políticas adecuadas, que no nos engañemos, no son las suyas.

Los europeos no podemos ser los culpables de las leyes y religiones de esos países de los que surge la inmigración, y es necesario  empezar a diseñar una política sería en esta materia. Y no porque los europeos seamos unos egoístas impenitentes, sino por todo lo contrario, es decir, por ser unos ingenuos inocentes dadivosos de tomó y lomo.

Europa no puede ni permitir, ni aceptar ser invadida por la cultura de esos mismos inmigrantes, la cual, abandonaron por producir miseria. Pues si esto fuera así, lógicamente esos mismos patrones que aplican esos países se reproducirían aquí, y en lógica consecuencia correríamos la misma suerte o desgracia. Es de sobra sabido, y algo que conocemos todos, que con esto a los partidos de izquierda y ultraizquierda se les hace la boca agua, porque ven en estas personas, en los inmigrantes, un caladero importante de votos.

Pero no se dan cuenta, o si, de la grave consecuencia que esto trae consigo, sobre todo para el futuro de nuestros hijos. Su gran natalidad, a corto plazo, les otorgará claras y amplias mayorías, y en consecuencia impondrán sus sistemas de gobierno, los más peligrosos, los teocráticos, haciendo retroceder a Europa mil o dos mil años en el tiempo. Personalmente le doy un SI en mayúsculas a la inmigración, pero no a cualquier inmigración ni a cualquier precio.

Abogo por una inmigración regulada, nada de otorgar la nacionalidad a quienes tienen una religión y sistema de gobierno teocrático o feudal que no respete la democracia occidental. Y esto incluye también a los inmigrantes de segunda y tercera generación, que deberán regresar o volver a sus países a lo máximo tras quince años de trabajo, tiempo más que suficiente para salir de cualquier atolladero. Y que además deberían ser los responsables de cambiar sus propios países.

Con los hispanoamericanos es diferente, pues su cultura es más o menos similar y parecida y en lógica consecuencia acaban integrándose. Pero sin bajar la guardia, y no dando cuartel a esos criminales peligrosos o bandas armadas, las cuales, pueden estar justificadas por la clase o tipos de gobiernos de sus países. Pero aquí en Europa, en España, la menor o mínima infracción al orden establecido, debería ser suficiente para desterrarlos, y enviarlos de vuelta a sus países, claro está, sin posibilidad de retorno.

Si dejamos que nos invadan para subsistir, nos convertiremos irremediablemente en esos mismos países, y a no mucho tardar, o en un corto plazo, dado que estamos favoreciendo su natalidad y a día de hoy es muy superior, en sacrificio o en perjuicio de la nuestra.

VOX es criticado por tomar medidas y prevenir un gran problema como el aquí describo. Sin duda, VOX es un adelantado a los demás. Lo que sin duda fomentan las izquierdas y esas supuestas derechas, las fofas, las cobardes, con sus políticas de puertas abiertas, con simples fines electoralistas es una reacción en forma de sublevación o levantamiento por parte de una sociedad harta de que le tomen el pelo y la manipulen a conveniencia.

Las políticas buenistas de la izquierda constituyen un crimen contra los españoles

 

O se toman medidas o Europa está muerta. Nuestra cultura, religión, libertad, democracia, ya han empezado a agonizar, morirán a corto plazo. ¿Cuánto tardarán en enterrarla?.

Esta es otra de las muchas y diversas razones por la que Vox es de extrema necesidad para España. Por España, vota VOX, el próximo 28 de Abril.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba