Inauguramos un nuevo Estado, el Estado del miedo

29 de octubre del 2020, una fecha clave en el futuro de España. Ayer 297 diputados de 350 le han otorgado al peor gobierno de las últimas décadas el mayor poder que se le ha dado nunca a ningún gobierno antes. Nuestro país como tal nunca había corrido tanto peligro de perder por completo su identidad.

Otorgar tanto poder a un gobierno de línea totalitaria durante seis meses, sin ningún tipo de control parlamentario, es un suicidio. Desde ayer, España como nación estará en peligro mortal, sometida a un estado de alarma que en realidad será un estado de abuso o de opresión, ya que este gobierno ni siquiera tendrá que someterse a controles judiciales o parlamentarios. Un gobierno que podrá anular cualquier derecho fundamental de los ciudadanos, algo bastante peligroso en un gobierno que ya ha demostrado su tiranía totalitaria.

Los legisladores encargados de crear la Constitución, sabían que los estados de excepción en manos de los gobiernos serían un peligro y por eso establecieron que si surgía tal eventualidad, los poderes otorgados por el Congreso de los Diputados tendría que pasar cada 15 días por un control parlamentario y su respectiva aprobación. Algo que ayer el Congreso destruyó, rechazando efectuar cualquier tipo de control a este gobierno en los próximos seis meses. Meses que este gobierno social comunista podrá hacer lo que le venga en gana y poder gobernar por medio de decretos ley. La primera muestra de lo dicho anteriormente, lo pudimos vivir ayer durante el pleno del Congreso.

Cuando un presidente de gobierno quiere que se apruebe una medida extraordinaria como un estado de alarma, tiene que ser él el que explique todos los motivos del porqué es necesario tomar una medida tan drástica, y no mandar a otros a que hablen por él. Ayer Pedro Sánchez fue al hemiciclo como el que va a tomar café al bar de la esquina, se sienta en la barra y mientras se toma el café mira al que habla en la televisión y al acabar se va, justo lo que hizo ayer el ‘señor’ Sánchez. ¿Desde cuándo un presidente abandona el Congreso en un debate tan importante como el de ayer? Si se fue ayer sin escuchar al resto de líderes de los demás partidos, ¿alguien se imagina qué puede hacer este personaje con plenos poderes?

Ayer España inauguró un nuevo estado, sí, el del miedo. Miedo a un gobierno totalitario que no le gusta que no piensen como él. Miedo a que se implanten leyes comunistas como las que propone Pablo Iglesias. Miedo a que se censure cualquier opinión que vaya en contra de este gobierno. Miedo a que se coarten los derechos fundamentales de las personas. Miedo a que este gobierno desmiembre a España. Miedo a un virus que este gobierno no sabe combatir. Y aún así, parece que la población española está completamente atontada sin darse cuenta de lo que está pasando.

Una de dos, o los españoles están dormidos, o se han vuelto completamente imbéciles. Solo espero que no tengamos que recordar el 29 de octubre del 2020 como la fecha de la defunción de nuestro país, de España.

Luis Barros

Director de Contenidos y Comunicación de InfoHispania. Moldeo mis palabras para aportar el filo de mi opinión. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba