Inmigración/IslamizaciónIslamizaciónLuis Barros

El Imán supremo en Canarias exige ayudas o habrá más terrorismo

De esta forma prepotente se muestra Mohamed Saleh en una entrevista publicada por Noural-Islam. El máximo representante de la comunidad musulmana en Canarias, estima que la integración solo se generaría si los inmigrantes musulmanes conservaran de forma plena su cultura y tradiciones y la respetáramos; entendiendo por “respeto” la financiación de una mezquita, el incremento de ayudas económicas por la parte del Estado y la modificación de cuantas leyes sean precisas para convertir España en una réplica de los países de los que, exactamente, estos inmigrantes han escapado buscando “una vida mejor”.

Para el Imán supremo, la integración ha fracasado en países como Francia o bien R. Unido por el hecho de que existen leyes que prohíben el empleo de prendas como el burka. No hace referencia a la repercusión de los atentados, los altercados en distritos musulmanes y la beligerancia en la aplicación de sus reglas en zonas con mayoría musulmana, a fin de que se haya producido dicho descalabro.

En lo que semeja ser un chantaje velado, el Imán supremo asegura que, de no percibir todo cuanto demanda, no va a poder guiar por el buen camino a los cientos y cientos de jóvenes musulmanes que se sienten atraídos por el “yihadismo”, y va a haber, por ende, más violencia. Dicho de otra forma: si nuestra sociedad no se pliega a sus demandas, va a haber más terrorismo y va a ser culpa nuestra.

Mohamed Saleh demanda exactamente las mismas ayudas estatales que la comunidad católica, sin considerar que, por el momento, la mayoría de la población de España prosigue identificándose con esa Fe, siendo cristiana nuestra cultura y tradiciones, y sin hacer referencia a las cuantiosas ayudas que la comunidad islámica recibe de Arabia Saudita.

El entrevistado juega de forma demagógica con la expresión “terrorista islámico”, equiparando a los asesinos musulmanes con terroristas cristianos, obviando el hecho de que, ni ETA, ni el IRA, mataban por Cristo, mientras los terroristas islámicos matan gritando “Alá es grande”.

El Imán niega que la imagen de las sociedades musulmanas dada por los medios se ajuste a la realidad. Afirma que el Islam no es violento. Según parece, los abundantes enfrentamientos en diferentes unas partes del mundo, los atentados y matanzas que sacuden multitud de países en nombre de Alá y la propia actitud amenazante del Imán supremo, son en realidad muestras de paz y fraternidad.

Luis Barros

Director de Contenidos y Comunicación de InfoHispania. Moldeo mis palabras para aportar el filo de mi opinión. 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba