Antón de la Puerta DomecqAutoresColaboracionesInmigración/IslamizaciónOpinión

Ilegales: Inmigración a granel

Misa de siete y media en Barbate de Franco. En las preces, el sacerdote pide especialmente por todos aquellos que se están dejando la vida en el Estrecho de Gibraltar y cuyos cadáveres aparecen en sus paradisiacas playas. Reflexionemos, ¿les damos nuestros peces o los enseñamos a pescar en sus países?

La inmigración se han convertido en arma arrojadiza por parte de los políticos. Si no eres partidario de la inmigración descontrolada te llaman xenófobo, facha o insensible.  Inmigración sí, pero con orden.

La emigración es un fenómeno triste que muchos españoles han sufrido y sufren en primera persona, pero siempre atendiendo a las normas establecidas para regular las poblaciones de los distintos países. Nadie tiene derecho a invadir territorios ajenos, al igual que nadie tiene derecho a entrar en domicilios que no sean suyos.

Del mismo modo, la pobreza es una realidad dura e implacable, pero la solución no está en acoger indiscriminadamente a todos los foráneos para repartir miseria, sino en apoyar a éstos en sus países de origen para que sean capaces de elevar su nivel de vida como han hecho las naciones más desarrolladas. La inmigración debe ser controlada.

¿Alguien piensa que la columna de miles de personas que cruza México puede ser acogida en algún país? ¿Qué pasaría si esa columna estuviera cruzando Marruecos en dirección a Ceuta o Melilla, territorio español? ¿Dónde están los defensores de la inmigración indiscrimiada a la hora de ofrecer sus casas para acogerlos, sin que esto suponga una carga para el estado?

Y España, ¿Qué tipo de inmigración debe aceptar?

A la hora de acoger inmigrantes, debemos discriminar entre los musulmanes de origen africano o asiático, y los cristianos hispanoamericanos. “Ya está el facha este”, pensará alguien. En efecto, ya estoy. Prefiero salvaguardar nuestra civilización judeocristiana, a permitir la instalación y crecimiento de “Eurabia”. Sin complejos.

Además, el inmigrante debe aportar valor, no venir a beneficiarse gratuitamente del estado de bienestar conseguido tras muchos años de esfuerzo y privaciones de las generaciones que nos precedieron. Los recursos son escasos y están distribuidos por todo el planeta, por lo que el esfuerzo debe ir dirigido a fomentar la explotación de forma justa y proporcional de estos en los países de origen…y para ello hay que contribuir a terminar con los regímenes fanáticos y totalitarios que provocan las migraciones. ¿Están los Estados dispuestos a ello, o lo que quieren es importar votantes para sus opciones políticas?

Thierry Feuteau , “Titi”, es un camerunés que llegó a Marruecos persiguiendo su sueño: jugar rugby y que los ojeadores le facilitaran el paso a un equipo europeo. Al comprobar que en Marruecos no lo conseguiría, saltó la valla de Melilla y llegó a Madrid, donde lo acogió una ONG. Recuperó su sueño y con esfuerzo y persistencia consiguió ir jugando a rugby en varios equipos, hasta que terminó recayendo en uno de la División de Honor. Sus facultades, disposición, compañerismo y afán de superación, hicieron el resto. Hoy está en la lista de apoyo a la selección, lo que podría significar ser convocado para la Selección Nacional Española.

Este inmigrante ilegal de 1,85 metros y 114 kilos de peso, está deseando tener la oportunidad de “devolver a España lo que ésta le ha dado” y lanza el mensaje de que “con paciencia y esfuerzo se puede conseguir todo”. APORTANDO VALOR.

La excepción confirma la regla; el caso de Titi no es lo normal. Solo a través de la inmigración controlada y sustentada en una normativa legal, se consigue atraer talento que aporte valor, aunque lo normal debiera ser que lo pusieran al servicio de sus respectivos países.

Por ello es muy importante combatir las mafias que comercian con los inmigrantes ilegales y a quienes les apoyan, y deportar sin dilación a los inmigrantes ilegales y a los legales que no acaten nuestras leyes, costumbres y modo de vida. Por supuesto dejar bien claro que cualquiera que entre en España de forma ilegal, debe quedar incapacitado para poder legalizar su situación y, por tanto, para tener acceso a las ayudas que el estado de bienestar contempla.

Algunas conclusiones más…

La cuestión de fondo no es cuantitativa sino cualitativa. Debemos evitar cualquier intrusismo que no acepte nuestras leyes y costumbres, instauradas mediante un largo proceso que han llevado a cabo las generaciones precedentes. Y nuestra tradición es judeocristiana.

“Los modos de vida y los valores lo establecen las religiones” JM de Prada

Hemos de tener claro que la mayoría de los ilegales son jóvenes que deberían estar luchando por el progreso de sus respectivos países, en lugar de abandonarlos a su suerte. Son inmigrantes económicos, no refugiados.

Los fondos destinados a la inmigración se deberían destinar a mejorar esos países de los que huye la población, a combatir las mafias que trafican con vidas humanas y apartar del poder esos regímenes totalitarios, que esclavizan a la población y atentan contra los derechos humanos básicos. Nadie debe verse obligado a abandonar sus raíces para huir de la tiranía que genera la pobreza.

Por mucho que queramos, ningún país está capacitado para acoger a toda la población de los países pobres, es materialmente imposible. La única solución es arreglar los problemas en origen. La tragedia de esas personas que se ven obligadas a dejar su tierra, asumiendo el riesgo que supone la clandestinidad, no se arregla con sensiblerías y políticas electoralistas que provocan “efecto llamada”, sino con la seriedad, pragmatismo y dedicación que requiere querer arreglar los problemas de verdad y hacer de este mundo un lugar más justo y habitable.

Aunque ya lo dijo Orwell,

 “En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”

Antón de la Puerta Domecq

Burke dijo que “el mayor error lo comete quien no hace nada porque sólo podría hacer un poco”. Por eso mi afición a escribir me ha llevado a intentar aportar mi granito de arena en la lucha contra la progresía y el marxismo cultural. Me limito a simplificar temas complejos para intentar hacerlos accesibles al mayor número de personas posible, sin más pretensiones. Ojalá consiga hacer reflexionar a uno solo de mis lectores. España y los españoles merecen que le quiten la venda de los ojos…volvamos a los Valores!!

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar