Iglesias no entiende a Galdós

Desde la constitución de este nuevo Gobierno de la España contemporánea, no puedo más que preguntarme, ¿cómo ha sucedido? ¿cómo es posible que nos gobiernen nuestros enemigos? ¿cómo ha triunfado una turba de analfabetos integrales primando la ideología frente a la realidad y la razón?.

Esta vulgar turba de analfabetos integrales, obtusos y opacos hooligans, defensores de una absurda y obsoleta ideología, componentes de una antigua religión, renacida en una secta cuyos dogmas son totalitarios y adquieren el carácter o nivel de mantras, en ese su credo, su religión, postulada en el marxismo.

Apátridas sin conciencia que maniquean la historia, las palabras y como si de una crisálida se tratase, crean un estado de metamorfosis completo para que se de una nueva situación y así dar legitimidad a una visión de la historia deseada pero no veraz.

El 4 de enero de 2020, Iglesias le tira un dardo envenenado a Casado: «Más Pérez Galdós y menos Pérez Reverte». Esta frase hecha no hace más que retratar el gran analfabetismo cultural y filosófico de Iglesias.

Convendría recordar a este vulgar demagogo, que no ha sabido interpretar el mensaje de Galdós para nada, como diría ese hombre todavía hoy día, paradigma para la progresía de izquierda, o el marxismo general, el gran Antonio Escohotado: «Pablito, no te enteras».

Ya en su época, Galdós diagnosticó el gran problema político español. Ese magma o mezcla confusa con la que escribía nuestro gran novelista, estos simples egresados de sus parroquias a las que llaman universidades y elevados a los cielos mediante pactos logísticos puntuales han llenado de mediocridad con su inmenso egoísmo, llevándonos al desastre delictivo mediante una imposición descarada y confesa.

Galdós, además de uno de nuestros mejores novelistas, si no el mejor, junto a Cervantes, fue un gran visionario, y ya en su época profetizó los corruptos sistemas democráticos y sus derivaciones institucionales y gubernativas que sufrimos y padecemos en la actualidad.

Tanto el PSOE de Sánchez como el Unidas Podemos de Iglesias a lo único que aspiran es a turnarse en el descarado ordeño de la madre España. No tienen ideales ni grandes fines para paliar la suerte o míseras condiciones de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta.

Esta vulgar turba de analfabetos integrales y de oligarcas caciquiles, Lo único que nos ofrecen es burocracia y caciquismo puro. Estéril en el esfuerzo y el trabajo y defensor de la partitocracia, las recomendaciones y el amiguismo. No podemos esperar más, porque carecen de más ofertas u opciones en sus políticas revolucionarias.Este gobierno en su intento de contagiar a la sociedad española de una tuberculosis ética, sólo puede ser sustituido por el o lo que traiga nueva sangre o nuevos focos de lumbres y llamas mentales. Que sean menos intelectuales y chorizos y por contra, más sabios.

Entre la sociedad española, el sufragio se ha convertido en una gracieta u ocurrencia, las elecciones ya no generan interés de sana y justa lucha, la ilusión por votar se ha perdido, pues los electos profesionales políticos con un descarado despotismo y cruel tiranía consuman en secreta concordia sus pactos, haciéndose dueños de la administración y la justicia con el único fin de perpetrar de una forma legítima y legal  el peor de los delitos,  como es el engaño y la felonía hacia toda la sociedad que van a exprimir, fragmentar y destruir,  incluso a ese sector borreguil que les aupó al poder.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba