Guía para entender a los fariseos y saduceos 3.0

El periodista mexicano Jorge Santa Cruz compara al nacional sionismo y al mundialismo actuales con los fariseos y saduceos que se aliaron contra Jesús.

Fue Juan Hircano I quien libró definitivamente a Judea del dominio sirio en 129 a.C. Aprovechó que el rey sirio Antíoco VII murió en el transcurso de su fallida campaña contra los Partos.

Un año después (128 a.C.), Juan Hircano I conquistó la Samaria y los países vecinos «y logró dar a su reino una extensión mayor a la que habían tenido los reinos de David y Salomón». (1)

El culto a la personalidad y su política expansionista le hicieron descuidar el orden interno y la cohesión social, lo que favoreció el surgimiento de dos partidos que funcionaron también como sectas religiosas: el de los fariseos y el de los saduceos.

«Los fariseos odiaban a los gentiles, es decir a los extranjeros, y sólo querían vivir y tratar con gente de su raza. Desde el punto de vista religioso se distinguían por su adhesión a las tradiciones de sus mayores, a las que daban más importancia que a la misma Ley de Moisés». (2)

Los fariseos actuales son los nacional sionistas, encabezados por el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. Este, logró que el parlamento israelí —Knesset— aprobara el 19 de julio de 2018 la Ley del Estado-Nación Judío.

El portal Noticias de Israel resumió así los principios básicas de esta ley que fue tachada de discriminatoria por los detractores del sionismo:

«1. La tierra de Israel es la patria histórica del pueblo judío, en la que se estableció el Estado de Israel.

»2. El Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío, en el que cumple su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación.

»3. El derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío». (3)

En el punto 7 de la Ley del Estado-Nación Judío se consigna además lo siguiente:

El estado ve el desarrollo del asentamiento judío como un valor nacional y actuará para alentar y promover su establecimiento y consolidación. (4)

Con este argumento, Israel se apoderó «legalmente» de Jerusalén para ser su capital, y de los Altos del Golán como parte de su soberanía, contando con la complicidad (¿o subordinación?) de su aliado en Estados Unidos, el presidente Donald Trump.

Su planteamiento supremacista es similar al de los fariseos surgidos en tiempos de Juan Hircano I.

Es digno de hacer notar que el nacional sionismo utiliza los «procesos democráticos» para colocar gobernantes afines (vía, sobre todo, el evangelismo sionista) como lo consiguió con Donald Trump, en Estados Unidos, y con Jair Bolsonaro, en Brasil.

Ya dijimos que Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel, haciendo a un lado los derechos del pueblo palestino, y a Los Altos del Golán como parte de Israel, violentando la soberanía siria.

El caso de Brasil, con Jair Bolsonaro, también evidencia la efectiva diplomacia nacional sionista: Irán es enemigo de Israel, pero aliado de Maduro, en Venezuela; por lo tanto, tener a Bolsonaro como ariete contra Maduro beneficia a Jerusalén y golpea a Teherán.

Los saduceos

Los saduceos querían la separación de la religión y del Estado y negaban la vida del alma después de la muerte.

«Los saduceos -dice FTD-, opuestos en teorías y en casi todo a los fariseos, admitían el trato con getiles y paganos; se cuidaban poco de las tradiciones y preferían atenerse a la letra de la Ley. Por sus gustos mundanos y su apego a las riquezas y a las comodidades, se habían vuelto materialistas». (5)

En la actualidad, el mundialismo —impulsado por la banca Rothschild y el especulador financiero George Soros— replica el materialismo saduceo mediante la promoción del hedonismo, la promiscuidad sexual, la ideología de género, el aborto y el consumo legal de drogas.

En lo político, el mundialismo saduceo agita contra cualquier entendimiento entre Iglesia y Estado.

En el plano espiritual, impone la libertad religiosa y el indiferentismo religioso. Por medio de la primera, dice que cualquier religión salva (lo cual contradice el dogma católico). Por el segundo, niega la trascendencia del espíritu humano.

Se parece al nacional sionismo en que utiliza los procesos electorales de los países en que se enquista para colocar gobernantes afines, o para mover a opositores y terroristas. Como lo hemos señalado en otras ocasiones, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y su canciller, Marcelo Ebrard, son activos agentes del mundialismo saduceo.

La aparente rivalidad entre fariseos y saduceos desapareció cuando se trató de perseguir a Jesús y condenarlo a muerte. Dos mil años después, esa pretendida divergencia se desvanece a la hora de negar que Jesucristo es Dios y Hombre verdadero y que su Iglesia es la única que salva.

Como botín adicional, la Élite mundial —compuesta por los nuevos fariseos o saduceos 3.0— se enriquece a costa de la explotación laboral de las masas, de la especulación financiera, del control de los dineros de los pueblos, de las ganancias que les dejan las guerras que provocan, de las enfermedades que generan con sus alimentos transgénicos y del consumismo tecnológico.

 

Notas

 

  1. F.T.D. Compendio de historia sagrada. (México: Editorial Progreso. 1966), 142.
  2. Ibid., 143
  3. Noticias de Israel. “Texto de la ley del Estado-Nación Judío”. Recuperado el 31 de marzo de 2019. https://israelnoticias.com/knesset/ley-estado-nacion-judio/
  4. Noticias de Israel. “Texto de la ley del Estado-Nación Judío”. Recuperado el 31 de marzo de 2019. https://israelnoticias.com/knesset/ley-estado-nacion-judio/
  5. F.T.D. Compendio de historia sagrada. (México: Editorial Progreso. 1966), 143.

 

(*) jlsc.ua@gmail.com

Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano, católico y conservador.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba