AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Guía del buen uso del derecho de sufragio (Parte 3ª)

Dicen las malas lenguas, que VOX es un partido antisistema, populista, radical...

Por fin, hemos llegado a la única alternativa real, a la alternativa con mayúsculas, para lo cual, haremos una breve exposición desmontando las descalificaciones y falacias vertidas sobre la misma, y esta no es otra que VOX. Unas descalificaciones fundadas en ese ODIO que sin duda, es el ENGENDRO DEL MIEDO, de la IZQUIERDA.

Dicen las malas lenguas, que VOX es un partido antisistema, populista radical, comparándolo así con Podemos y nacionalismos periféricos, como el INDEPENDENTISMO, vasco o catalán. Califican a VOX como un partido o formación política inconstitucional, pues dicen que sus políticas violan y vulneran derechos y libertades básicas, como son la igualdad de género, la libertad sexual, o la libertad religiosa.

Personalmente, pienso que esto no son más que falsedades y embustes, con un solo propósito, deslegitimar y demonizar a este partido político -Vox-, mediante una campaña basada en el insulto y la descalificación, fomentando el odio contra esta formación, para ocultar la verdadera razón que, sin duda, les mueve a hacerlo, y que no es otra que el miedo que tienen al auge y expansión de dicha formación o partido político.

Intentaré argumentar lo que digo, analizando algunos puntos de su programa, más concretamente a los que hace referencia su supuesta inconstitucionalidad.

Punto n°6 de su programa. Transformar el Estado de Autonómico, en un Estado de Derecho unitario, que promueva la igualdad y la solidaridad, en vez de los privilegios y la división. Como primer paso, o paso previo, piden la devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia, limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica.

Punto n°9 de su programa. Derogación de la Ley de Memoria Histórica, pues ningún parlamento está legitimado para definir el pasado de un país, y menos aún cuando se excluye, a los ciudadanos que difieren o disienten de sus definiciones, en materia ideológica.

Punto n°62 de su programa. Garantizar el derecho a ser educado en la lengua nativa o materna, en todo el territorio nacional. La lengua nativa debe ser siempre la vehicular u obligatoria, y las cooficiales deben de ser las opcionales. Los padres deben tener el derecho a elegir la lengua de la educación de sus hijos.

Punto n°70 de su programa. Derogación de la ley de violencia de género y de toda norma que discrimine un sexo de otro. Y en su lugar, promulgar o fomentar una ley de violencia intrafamiliar, la cual debe y tiene que proteger por igual a ancianos, niños, hombres y mujeres. Supresión de organismos feministas radicales subvencionados. Persecución efectiva a las denuncias falsas y protección del menor en los procesos de divorcio.

Después de este rápido, y a la vez exhaustivo y concienzudo análisis, de los puntos que más concretamente hacen que se les califique de inconstitucionales, puedo afirmar con rotundidad que, mejorando el punto n°6, pues todo en la vida, está expuesto a una posible mejora. Sinceramente, no creo que se vulnere ningún derecho ni valor fundamental o básico. Es más, me atrevo a decir, que al contrario de vulnerarlos, se defienden.

La verdad, tanta mentira, está poniendo muy difícil no votar a VOX.

Esta campaña de odio, creo que no va a cumplir los objetivos o expectativas de los que la fomentan, sino que se van a revertir en una campaña favorable y gratuita, la cual hará del auge de VOX un fenómeno imparable, muy al contrario de los impulsores o propiciadores de esta campaña, rastrera por sus formas y DEMAGOGIA POPULISTA, en sus objetivos, los cuales, en mi modesta opinión, tienen un recorrido,cuanto menos cortoplacista.

VOX viene para quedarse; Podemos llegó, toco fondo, y pasará como cualquier moda, pues sin duda, eso es lo que es, una mala moda. El comunismo, o socialismo bolchevizado de Sánchez, nunca han causado empatía, más bien rechazo.

Gracias a Dios, una gran mayoría de nuestra sociedad utiliza el sentido común, y está formada por gente decente, honrada y trabajadora, es gente de valores y principios, gente que no es manipulable, gente como tú y como yo. Gente a la que lo que la ha frenado hasta ahora, ha sido, sin duda, ese miedo a no hacer lo políticamente correcto, o lo que se espera que hagan. Por ese miedo al qué dirán, de sus fiscales ideológicos, simples y meros presos ideológicos, que creen todavía en esa doctrina, que es el comunismo y el totalitarismo.

La sociedad actual o una gran mayoría, ya no tienen miedo a los estereotipos o las frases hechas. Y ese, y no otro, es el verdadero motivo de la izquierda para descalificar a sus oponentes políticos o ideológicos, con campañas basadas en el ODIO. Ese miedo que antes tenían sus oponentes, se ha revertido hacia ellos.

Pues es una verdad que, «EL ODIO ES EL ENGENDRO DEL MIEDO», de la izquierda.

Después de haber leído lo aquí expuesto, y no de haber pasado simplemente páginas, si no te hace reflexionar o pensar sobre ello, sólo puede significar dos cosas, o que estás de acuerdo conmigo, o que por el contrario eres potencial militante de izquierdas. Y estos últimos, son sin duda, los que hacen realidad esas frases hechas, como la que reza «EN ESPAÑA TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS». Aunque siendo más justos, y hablando con propiedad, no todos merecemos sus nocivas y obsoletas políticas.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba