¿Gobierno de progreso? Simplemente decepción

El PSOE y UP pasan de ser el paradigma de la izquierda maximalista y de progreso a ser una simple y banal decepción para los que les han votado.

La política es una cuestión de prioridades, son dilemas con condiciones para poder facilitar la senda, camino o ruta a seguir, cuando estás decisiones te hacen elegir entre los derechos humanos y fundamentales, igualdad, justicia y libertad frente a tu programa o proyecto ideológico de nación y gana el segundo, queda reflejado de una forma diáfana que se está estructurando y construyendo la destrucción de la legalidad democrática.

No es igualdad la creación por el Estado de un ciudadano subvencionado de forma vitalicia desde que nace hasta que muere a costa de sumir en un lóbrego, aciago y cruel holocausto al resto de la sociedad, la decente, la honrada, la trabajadora, dicho de otra manera, gente como tú y como yo.

Siendo objetivo diré que sus políticas no son progresistas, sino regresionistas, no son sociales, sino asociales y no son democráticas, sino absolutistas y despóticas, primando la muerte frente a la vida.

No se puede anteponer la utopía e ideología, es decir la teoría o especulación a la realidad de la empírica y la praxis. No se puede primar la esclavitud frente a la libertad,es una forma sucinta y un tanto eufemista de la idea de derechos fundamentales que tiene la neoizquierda o supuesto progreso y sobre todo una gran falacia.

La neoizquierda y sus afines, acólitos y potenciales votantes confunden el parasitaje con el derecho, actúan de forma ambigua con arbitrariedad y de facto y reclaman o exigen lo que anhelan sea legitimado a iure. Me explico, siempre hablan de ese derecho recogido en la Constitución de que a cada español le pertenece una vivienda digna omitiendo y sesgando las obligaciones inherentes que lleva consigo ese derecho, como los pagos de los servicios que arrastra dicha propiedad. Es por eso que este Gobierno de coalición y de ideología marxista no es de progreso, ni social, ni democrático, sino regresionista, asocial y absolutista, antítesis de democrático. Es decir, una gran mentira, un fraude, una gran DECEPCIÓN.

España necesita un cambio que a día de hoy sólo defiende y representa VOX. No vale ser equidistante o victimista, los cambios se consiguen con hechos posteriores a las palabras. Es decir, si no estás contento con los resultados al final del día, algo tendrás que hacer o cambiar en el transcurso de este, que cambie los citados resultados. Sólo queda VOX.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − tres =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer