Gestión de fondos

Mientras en España, el partido de la derecha, cuando gobernó en la crisis económica, redujo los ministerios a 11, el partido de la izquierda, gobernando con un crack económico y una pandemia, incrementa el número de ministerios a 22.

Se persiguió a un gobierno por la gestión del PRESTIGE y se criminalizó a otro por un atentado como el 11-M, en el que las fotos de víctimas muertas ensangrentadas y destrozadas fueron usadas por los medios de comunicación, para lanzarlos contra un gobierno, en lugar de criminalizar a los asesinos.

Si con un partido estábamos al lado de Estados Unidos, que nos apoyaban en nuestras crisis, y con otro estamos junto al comunismo bolivariano, perseguido por narcotraficante… ¿cómo quieres que nos traten?

Ahora, el gobierno, lo primero que hace es anular los Derechos Fundamentales de los ciudadanos, “engrasar” a los medios de comunicación, exigir que no se vieran los muertos y perseguir al crítico frente a una epidemia que se sabía caería sobre nosotros, pero se evitó hasta concluir los actos que interesaban al gobierno, se priorizaron los intereses de partido frente a la vida de los ciudadanos; pero, afirmar esto y criticar la peor gestión de la pandemia de Europa, por ser el país con más muertos por millón y por negarnos la realidad, es ser un canalla o miserable.

Se pretendía la derogación de la reforma laboral que fue tildada de antisocial y retrógrada, pero ahora son los ERES, que en ella se crearon, los que salvan empresas y puestos de trabajo, pero nadie pide perdón y reconoce el valor. Puro sectarismo.

Cuando en otro momento se hablaba de las pensiones, se creó el Pacto de Toledo para evitar fuesen utilizadas como instrumento político, pero pronto se lo saltó la izquierda, para generar alarma y no aportar nuevas soluciones; pero, ahora, ya se habla de pensiones privadas, de acomodar la edad de jubilación a la edad real de jubilación, de aplicar hachazos a las pensiones, de aplicar la mochila austriaca que, cuando la defendíamos algunos, éramos unos insolidarios; pero, ahora, no se protesta, se acepta y se afirma que es precisa la igualdad.

Es evidente que gastamos en políticos, políticas estériles y en desarrollos inútiles demasiado dinero que necesitamos para dar servicios sanitarios de calidad, para que la Justicia pueda funcionar eficazmente, que la educación, sin política, forme a nuestros menores con los más altos niveles de cultura y preparación.

Si en lugar de promover asociaciones de violencia de género, que suponen millones estériles y gastos de profesionales que de otro modo no comerían caliente, destináramos esos fondos a los servicios eficaces de protección de la víctima, sea del sexo que sea, a la persecución del violento y a la educación en la paz, la empatía y el respeto en lugar de ahondar las diferencias, seguro que nos iría mejor.

Si en lugar de publicitar la ecología y la protección del medio ambiente con gastos fastuosos nos dedicáramos a aplicar fondos a los modelos ambientales y a educar en ecología, o si en lugar de afirmar el apoyo a la sanidad e investigación, se le concedieran fondos al trabajo efectivo adecuado y comprobado, y no gastar en movimientos pseudo profesionales que defienden una sanidad pública destruida por la gestión de la epidemia y la falta de profesionalidad de muchos que se esconden en su profesión para no cumplir sus obligaciones, seguro que nos iría mejor.

Por qué en lugar de dar fondos a asociaciones empresariales, fruto de guerras de segundo nivel, y/o fantasmas sin respaldo efectivo y buscar la ruptura de la unidad de acción empresarial para hacer política con ellas, se reconoce la falta de gestión de un auténtico consenso social y se facilitan esos fondos a las empresas en crisis.

Por qué gastar en carga política y planear el aumento de impuestos, la reducción de pensiones, la destrucción de servicios sociales, no se limita el gasto superfluo y se bajan los impuestos, se apoya a los emprendedores y se ayuda a las familias que lo pasan mal, aplicando políticas de austeridad en las estructuras políticas. …. Podíamos estar poniendo ejemplos uno tras otro.

Si los que venían a regenerar no lo hacen, mal vamos, ¿cuántos partidos han renunciado a sus subvenciones? ¿Cuántos han pedido una rebaja de sus emolumentos para dar ejemplo? ¿quiénes han presentado un proyecto de austeridad política que empiece por los presentadores? Mucha regeneración hasta tocar pelo, y así pasamos de vivir en alquiler en Vallecas a un chalet en buenas zonas o de un pisito majo a un piso de un millón de euros…. Dejemos la hipocresía de la defensa del pobre o de la patria y demos ejemplo, cumplamos lo prometido…. ¡Eso es lo que queremos los ciudadanos!

Enrique de Santiago Herrero

Abogado. Máster en Ciencia Política. Diploma de estudios avanzados en Derecho Civil Patrimonial. Derecho penal de la empresa. Colaborador y articulista en diversos medios de comunicación escrita, radio y televisión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + nueve =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer