Futuro incierto

¿Cuál es el precio que deberemos de pagar los españoles por el ególatra Sánchez?.

Para una gran parte de la sociedad española, los resultados de las generales del 28-A, han sido algo no esperado, sin duda, unos resultados adversos, con los cuales, se divisa un futuro aparte de calamitoso, desastroso, muy, muy incierto. Por un lado por los vencedores que han dado estos resultados y por otro por las posibles asociaciones o coaliciones que se pueden dar para la formación de un nuevo gobierno. En mi opinión, meros pactos logísticos para la ocasión.

Analizando estos resultados, se puede apreciar, por lo tanto aseverar, que en estas generales, las del pasado 28-A, la izquierda ha obtenido menos porcentaje de voto que en las generales anteriores, las del 2016. Incluso teniendo en cuenta la gran por no decir inmensa movilización que ha tenido esta. Sin duda, la mayor que ha tenido jamás. La realidad, triste por el resultado, pero realidad a fin de cuentas, es que la derecha ha sacado este pasado 28-A, una décima de porcentaje más que la izquierda.

El PSOE, ha subido 6 puntos respecto a las generales del 2016 y Podemos ha perdido o bajado 7 comparada con las mismas del 2016. Con lo que la triste y vergonzosa conclusión que se saca, es que nuestro supuesto próximo presidente no es más que un incapaz, pues no ha sabido capitalizar el desgaste de Iglesias.

Sin duda, Sánchez tenía un objetivo claro, no necesitar el apoyo de independentistas, para obtener su anhelada y ansiada investidura electa. Como creo que todos imaginaréis al igual que yo, este objetivo concreto no lo ha conseguido o al menos es una tarea harta difícil, debido a la complejidad e imposibilidad de otras alternativas.

La alternativa, para él más favorable, desechando un utópico pero posible pacto con C’S, y lo no imposible, pero dentro del más difícil todavía, intentar el gobernar en solitario o de forma autarquíca. La alternativa más real, pero muy nociva para sus intereses a un medio, largo plazo, sería una negociación del voto favorable por parte de ERC-BILDU y/o JUNTS, esto para ser investido en primera vuelta. O por el contrario, negociar la abstención con los mismos para ser investido en una segunda vuelta. Por lo que si él no la ha hecho, nosotros le hacemos la agenda de visitas y viajes en ese Falcón de nuestro gobierno que terminará adquiriendo en propiedad. Una agenda de viajes, con tres casi obligados con total seguridad. Por un lado a Hondarribia, por otro a Lledoners y por otro a Waterloo.

Por otro lado, quiero recordar que en menos de un mes, más exactamente el 26-M o 26 del presente, entramos en otras elecciones, las autonómicas, las municipales y las europeas. Pero es a las dos primeras a las que haré referencia en esta hipótesis personal, o hipótesis de cosecha propia.

Si analizamos, y hacemos un breve resumen de los resultados en las comunidades en las pasadas generales del 28-A, podemos hacernos una idea de que las izquierdas no tienen muchas razones para mofarse de las derechas. Pues recordar que vivimos en una época donde no necesariamente gana quien gobierna, ni gobierna quien gana.

Y como he dicho, esta puntual victoria, se debe más que a ninguna otra razón, a esa mala ley, por la que se rige nuestro actual panorama electoral, que no es otra que la conocida como ley D’Hont.

Bien, volviendo a las comunidades, daremos una breve lista o relación, pero no por eso de poca importancia de las comunidades en las que ha ganado la derecha, y que como vemos algunas han sido y son a día de hoy, feudos socialistas, como lo fue en su día, la malhadada Andalucía. ARAGÓN, CASTILLA-LA MANCHA, EXTREMADURA, MADRID, como más significativas entre otras muchas.

Por esas políticas, como modelos a seguir que aplica Sánchez, la noche del 28-A fue sin duda la noche más feliz para golpistas y terroristas, como lo son; Junqueras y Otegui, responsabilidad única y exclusiva de este revanchista y regresionista PSOE de Sánchez. Creo que las consecuencias de esto las sabemos todos, las respectivas comunidades de los delincuentes anteriormente citados tendrán alas o darán luz verde a una supuesta pero casi segura investidura de Sánchez.

Como ya he dicho, es casi seguro que Sánchez sea nuestro próximo presidente, pero ¿a qué precio? ¿Cuál es el precio que deberemos de pagar los españoles por el ególatra Sánchez?. Personalmente creo que la legislatura que viene se anuncia muy problemática y en lógica consecuencia espero que corta. Salvo claro está, excepción, que se dará si Sánchez hace honor a la verdadera y real historia de las siglas que representa, de las cuales es heredero, y para las que no tiene memoria, o hace gala de una amnesia selectiva.

Esa excepción, que define a la perfección al PSOE de ZAPATERO y de Sánchez, no es más que su obsesivo y destructivo sueño de gobernar a cualquier precio. Y para eso, claro está, utilizan su arma estrella, ese arma con la que llevan subsistiendo desde su fundación, y que se define, como «ILEGALIDAD CONSTITUCIONAL». Ya lo hicieron en el pasado por medio de sus revolucionarios antecesores rompiendo la legalidad democrática de una República que ellos mismos crearon, y lo volverán a hacer ahora, mediante sus coaliciones logísticas. En ese obsesivo empeño, esa utopía frustrada, que es para las obsoletas y nocivas izquierdas alcanzar el poder de una forma electa. Es decir, legal. No legítima, que es como les gusta llamar a sus políticas. Aclarar, que no es lo mismo.

Sin duda lo del PP de Casado, ha sido la crónica anunciada de su muerte política. Pues además de no ser derecha, ni centro derecha, ni nada de nada, se han convertido en lo que son realmente en la actualidad, meros cómplices colaboracionistas de las políticas, guerra civilistas, de esta izquierda cada vez más peligrosa y nociva para España y en lógica consecuencia para los españoles.

Personalmente creo que estos dos terroristas dialécticos, ayudándose de mercenarios del pensamiento, con ese obsesivo revisionismo regresionista, han dado si cabe más radicalidad aún a ese carácter polarizado, que se respira en el aire de nuestra nación desde que estos entraron en nuestro panorama político. Y como imagino habréis adivinado me refiero a Zapatero y a Sánchez.

Por eso llegó a la conclusión, de que si Casado y Rivera, no se inclinan abiertamente hacia uno de los dos polos, señalando al otro como al enemigo, no habrá batalla, pues no se puede batallar con una inferioridad psicológica que no física o cuantitativa, contra alguien que sí ha señalado clara y abiertamente al enemigo.

Es Vox, con sus grandes líderes, los únicos que tienen esto claro. Por lo que muy al contrario de lo que dice Sánchez, que asevera que el presente y futuro se ha impuesto al pasado. Una gran falsedad más de tantas y tantas otras. En mi modesta y humilde opinión, modesta y humilde ignorancia, creo que lo que ha ganado es la regresión, el conservadurismo anhelado y ansiado, es decir, ha ganado el pasado.

El futuro representa el cambio, y ese cambio lo representa fielmente Vox, la única derecha, con políticas neoconservadoras, liberales y progresistas cuando se necesita de algún cambio, y por el contrario conservadoras cuando se trata de políticas que siguen funcionando y muy bien, todavía a día de hoy. Por lo que no es necesario cambiar.

Por eso es por lo que el futuro para España se presenta incierto, por no hablar de que con la izquierda España carece de futuro.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba