Filosofando

Sobre la ideología de género...

Creo que a través de mis diversos y diferentes artículos, ya me vais conociendo un poquito mejor. Me gusta expresar mis opiniones personales sobre cuestiones actuales de prácticamente todos los campos o ámbitos y en concreto de la política. Aunque escribo algo de historia, sin ser historiador. Tema por el que siento especial predilección y del cual me gustaría exponer algún escrito o reflexión en un corto plazo.

Os diré que escribo de forma totalmente autodidacta, no soy ningún portento, soy totalmente consciente de ello, pero creo que escribo de una forma medianamente aceptable. Si no es así, pido perdón, por este alarde de egolatría, narcisismo, prepotencia o megalomanía.

Como sabéis por otros artículos míos, soy un verdadero apasionado y ferviente amante de la filosofía, aunque creo que aún estoy a años luz de alcanzar esa categoría de filósofo.

Habiendo aclarado un poquito más mi perfil social, me quiero atrever a hacer una reflexión filosófica sobre eso que definen como ideología de género. Si me lo permitís, claro está, eso lo sabré, cuando vea las visitas a dicho artículo.

La ideología de género es una creación de la izquierda marxista, dentro de su programa de políticas correctas y buenistas. Como no se puede decir que se aplique de una forma sistematizada, lógicamente estos últimos, sus creadores, niegan su existencia. En mi opinión, son una representación de la última rebelión del hombre contra la creación.

En mi inmensa pero humilde ignorancia, creo que todos los ideólogos de género, parten de NIETZSCHE que, sin duda, es el filósofo de la VOLUNTAD. Su afirmación o máxima es «La VOLUNTAD lo es todo, la VOLUNTAD lo puede todo». Aplicando un poquito de metafísica, se puede aseverar que no hay nada dentro de mi que me condicione a lo que soy. Simplemente soy aquello que quiero ser. Y lo que quiero ser lo determina la voluntad, ni siquiera mi biología, naturaleza o anatomía. No hay lógicas ni razónes en ello, se mueven por cuestiones puramente emotivas y emocionales. Por lo que deduzco que lo que ha perdido el hombre, no es la fe, sino la razón.

Es una nueva posmodernidad fragmentaria, la cual carece de lo que entendemos por objetividad y verdad. Es decir, la pura realidad. Por lo tanto, daremos por hecho que es algo relativo y subjetivo. No es sólo una cuestión lucrativa, para los muchos y diversos lobbys existentes. Sino una ideología, una forma de ver el mundo, una afirmación a la existencia del hombre. Sin duda, forma parte de una gran revolución antropológica, pues niega al hombre como tal.

Como he citado anteriormente, la ideología de género procede, es originaria, del marxismo cultural. Uno de sus puntos de partida es afirmar que el hombre es subjetivo. No quieren ser rastreados y es por eso que niegan la existencia de la ideología de género. Con un poco de sentido común, sin tener estudios superiores, se llega a la conclusión de que es una derivada o subproducto del marxismo. Por lo tanto, una ideología en toda regla. Con sus propios mantras, dogmas, etc.

Es también un producto clásico del materialismo, y la constatación de que el materialismo ha fracasado, es la certeza de que el marxismo ha fracasado, en esa particular explicación del mundo, en la negación de toda verdad, lo que da lugar a un universo fragmentado y a una sociedad posmoderna.

Ese instinto animal de supervivencia es otra de las razones de su negación a esta ideología, lo que, daría como resultado ese anhelado éxito que, de momento se está imponiendo en esas políticas correctas y buenistas. «NO OLVIDEMOS QUE LA ARTIMAÑA MÁS ASTUTA DEL DIABLO HA SIDO Y ES NEGAR SU PROPIA EXISTENCIA».

Hay que saber distinguir y diferenciar entre sexo y género. El sexo es una cuestión puramente natural y biológica. El género es el fruto o resultado de una construcción social. Es decir, una liberación de todo aquello que mantiene a la persona sujeta y arrojada en función de su condición biológica. Es decir, por el simple hecho de que un hombre nazca hombre o una mujer, nazca mujer, no tiene por qué serlo, hasta que él o ella así lo decida.

Por lo que, sin premeditación ni propiciarlo, volvemos al principio, o sea, por los postulados se deduce que todo esto es una cuestión puramente de VOLUNTAD. No hay esencia en el ser humano, no hay una naturaleza permanente, lo que realmente hay es una existencia puntual, unos momentos. No es un secreto que una idea que ha cogido mucha fuerza dentro de esta ideología de género es que la homosexualidad no existe. Porque como ya he explicado anteriormente, sencillamente nadie es nada, puesto que no hay esencia.

Esta nociva izquierda marxista, define la homosexualidad como una serie de actos homosexuales, lo cual nos revela, dejándonos ver claramente, una formulación existencialista. Esta ideología, la de género,  está financiada por organizaciones tan importantes y poderosas como la ONU. Organización esta que además dota a todo este tipo de mensajes y de instituciones de una aureola de respetabilidad. De una supuesta y falsa legitimidad.

Es impulsada y apoyada desde prácticamente todos los organismos internacionales. En mi opinión, una ideología impuesta que niega la realidad de las cosas. Por lo que no puede entrar ni en el debate, ni en la discusión, por ese carácter obtuso y romo, de puro hooligan y radicalismo que tiene. Lo que nos lleva a las consecuencias lógicas, cuando no se tiene una argumentación estudiada para su defensa o justificación.

Una campaña de demonización, descalificación y persecución obsesiva contra toda disidencia de la misma.

No nos llevemos a engaño, todas las políticas de la izquierda marxista sin excepción, son impuestas por ideología, son antisistema por naturaleza, por lo que no son más que vulgares dictaduras silenciosas, disfrazadas de falsas democracias.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar