Feminismo arbitrario y clasista

Esta tercera República creada por distintos rostros, pero mismas siglas, que compone el gobierno de la España contemporánea, está sumergida en una crisis que les está llevando a un conflicto civil y social entre ellos mismos, repitiéndose un pretérito arcano y ambiguo que tratan de ocultar, pues saben lo que hicieron y también que no estuvo bien, vuelven a hacer apología de la violencia típica de los antisistema, fomentando mediante una retórica diatríbica, la crispación entre esa dicotomía, bien definida y polarizada, de esas dos Españas, como son la izquierda y derecha, que forma el actual conjunto de la última.

Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, la marca blanca de UNIDAS PODEMOS en Andalucía, en un afán desesperado de recuperar ese protagonismo robado por el sector marxista-leninista, ese comunismo de postureo que defiende y representa Pablo Iglesias, y al que supuestamente debe pleitesía, hizo una crítica este pasado viernes 5 de junio, a un homenaje que hace la Junta de Andalucía, agradeciendo la labor de los trabajadores de los servicios públicos, que han luchado contra el coronavirus.

La crítica de esta feminista arbitraria o de clase, se debe al dibujo que ha utilizado la citada Junta, donde un policía rodea con el brazo a una sanitaria, tildándolo de machista, insinuando además, un supuesto, ficticio y a mi forma de ver, casi espectral, toque erótico-pornográfico, haciéndose una pregunta, con una turbiedad propia de mentes sucias y una maldad descarada y confesa, dejando en el ambiente, ese tufillo ambiguo, característico en los discursos demagógicos y de crispación, como la siguiente, «¿Dónde termina el brazo del policía?».

El citado dibujo es de Miriam, una joven andaluza que, lo ha cedido desinteresadamente y que ha compartido como homenaje a nuestros profesionales sanitarios durante esta pandemia, el cual ha sido utilizado por la Junta de Andalucía, para homenajear a los sanitarios, policías y demás trabajadores del sector público.

Esta vulgar sectaria nihilista, arbitraria y ácrata por su carácter anarquista, nos dejó un tuit publicado en su cuenta, con perlas como esta:《las imágenes lanzan mensajes más potentes que las palabras ¿Soy yo o la imagen tiene una carga machista evidente? ¿La sanitaria y el policía están en un plano de igualdad? ¿Dónde termina el brazo del policía? ¿Nos imaginamos esta misma imagen con una policía y un sanitario?》

 

Recordar que Teresa Rodríguez pertenece al sector, anticapitalista, un sistema económico postulado en contra de la propiedad privada, de los medios de producción y de la libertad de mercado.

Lo explicaré de forma que lo pueda entender hasta un niño de dos añitos: está en contra, de que el vecino tenga más, no importa el esfuerzo del último por conseguir lo que tiene. Puro comunismo baukinista, lo mío, mío y lo tuyo, de todos. En lógica consecuencia, está en contra de esforzarse y trabajar, como forma justa e igualitaria de vida. Es decir, fomenta y premia la incapacidad por omisión o dejadez, lo que vulgar y coloquialmente se conoce con el nombre de pereza confesa o gandulería. Con una acepción o gentilicio sobre los que lo practican, conocidos como «vagos». Pero por encima y sobre todo, es anarquista, pues es amiga de lo ajeno, mostrando su carácter ácrata y un desprecio absoluto, por los bienes de los demás.

Por lo que creo que esta señora y sus afines o acólitos ideológicos, no tienen ni rastro, ni rasgo, ni autoridad moral que les otorgue esa superioridad moral que creen tener en propiedad sobre su disidencia u oposición ideológica.

Personalmente soy de la opinión que semejantes personajes, totalitarios, ególatras, megalómanos, cuya fatuidad raya los límites del autoritarismo más déspota, tienen muy poco que decir o enseñar y muchísimo que aprender o callar.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba