Feminismo actual: farsa y negocio

Vamos a hablar de ese tema que está tan de moda, lo llaman feminismo, pero en mi modesta y humilde opinión, es una forma de vida de las izquierdas, como muchas otras, movimientos populistas que, no populares de colectivos antisistemas, lo único que fomentan es la mayor de las desigualdades y sin ninguna duda, una de las mayores injusticias.

Digo «forma de vida de las izquierdas», porque llevan denunciando este supuesto problema, esta supuesta desigualdad que hay hacia la mujer, claro está, siempre por parte de las derechas, pues deben creer que la gente de derechas venimos en los cestos de las cigüeñas, o hay un señor del mal, que nos crea como por arte de magia de la misma arcilla o barro, es decir, de la misma tierra, y me estoy refiriendo a esa tierra media de Tolkien y concretamente a los ORCOS.

PUES LA GENTE DE DERECHAS, NO TENEMOS MADRES, ABUELAS, HERMANAS, TÍAS, SOBRINAS, o simplemente conocidas y amigas.

Antes de meterme de lleno en este interesante y actual tema, agradecer de todo corazón, a mis fieles, respetuosos y educados lectores, a esos que me felicitan, y también a los que me critican, pues eso es lo que nos define a la gente de derechas, nuestra educación, nuestro respeto mutuo, nuestra pluralidad y sobre todo nuestra creencia en los ideales o libertades de los que más despreciamos, aunque no compartamos sus ideas, seguramente carentes de argumentos, y pura provocación, pues si no, seríamos como ellos, que hablaríamos mucho para al final no decir nada. Es decir, seríamos como la gaseosa, se nos iría la fuerza por la boca.

Agradezco de todo corazón su aportación a mis escritos a una señora con todas las letras, Sra.. Elo Gc, al Sr. Jose Perales, por sus halagos hacia mi trabajo, y también a un Sr., un personaje un tanto peculiar, el Sr. JUANITO GOMINOLO HILL, seguramente un seudónimo, por su crítica, no se como definirla, pues personalmente pienso que es pura provocación, ya que es en forma de insulto o descalificación indirecta.

Me explico; quiere quedar como una persona respetuosa y educada, al no exponer insulto alguno expresamente, pero haciéndolo de forma indirecta, no se, lo que me ha dado entender su crítica, es que mis escritos le aburren, y aunque nadie le obliga a leerlos, ¿o sí?, y de forma indirecta, me llama plasta, pelma o pesado. Como he dicho antes respeto tu crítica, aunque no la entienda, pues no me das una argumentación que justifique tu actitud al leer mis escritos. Y te pido humildemente perdón, por ser de derechas y haberte sometido a la peor de las opresiones fascistas, al imponerte leer mis escritos.

PERDÓN, al progre de izquierdas por la opresión a la que, es sometido por las derechas, al obligarle a que haga algo que no quiere hacer. No sé, igual si tuvieses un trabajo, y no tuvieras tanto tiempo libre para provocar, y por el que, seguramente cobras un dinero, sólo por existir, no te verías en la obligación de hacer cosas que realmente detestas y no quieres hacer.

No te conozco, y tampoco tengo ningún interés en ello, pero seguramente serás uno de esos ciudadanos inventados por las izquierdas, un ciudadano subvencionado por el ESTADO de turno, grabando a ese otro ciudadano en su esfuerzo y trabajo, ese ciudadano, decente, honrado, trabajador, ese ciudadano de derechas, como somos todos los que disentimos de tu ideología o forma de vida, para que los que son como tú, podáis vivir sin trabajar, desde que nacéis, hasta el momento de vuestra muerte.

Aclarado este tema, empezaré hablando de la izquierda y la derecha para terminar con el tema que trataré hoy. No te preocupes, JUANITO GOMINOLO HILL, te voy a dejar plena libertad de elección, y si no lo lees, no te echaré de menos, si lo lees, no tendré más remedio que llamarte embustero, pues me has dejado muy claro que, leyendo tres líneas de mis escritos o reflexiones, te quedas dormido.

No voy a definir mi persona, pues el que me sigue ya me conoce un poquito, y la reiteración es una característica fundamental de las izquierdas; ya sabéis, repetir una mentira mil veces para convertirla en una verdad. Empezaré diciendo que la crítica no puede respetar nada, pues no hay ni un solo principio que no deba de ser debatido. Por lo tanto, volvemos a lo de siempre, a eso de que la filosofía, eso que, sin duda me apasiona, es inevitable, no hay manera de librarse de ella, porque está en todo, incluso aquel que la niega, está adquiriendo una postura filosófica.

Hablemos de las IZQUIERDAS, personalmente opino o pienso, que nunca ha habido una verdadera izquierda en España, porque para ser realmente de izquierdas, hay que tener una convicción, es decir, hay que estar convencido de que la condición social, no puede influir en los derechos políticos.

La derecha, sin embargo, es más homogénea, sus bases o estructuras son más uniformes, pues se forma por reacción, o lo que es lo mismo, son totalmente opuestos a la innovación. Quien da nombre a la derecha es la izquierda, exactamente igual que es tu hijo el que, te convierte en padre. En la izquierda no hay unidad, siempre ha ido tomando distintas modulaciones o eso de cambiar, variando a conveniencia.

La condición de la izquierda es la dispersión, y entonces viene la pregunta del millón, siendo así ¿Cómo puede llegar al poder? Muy sencillo, por sus acuerdos de logística y sus circunstancias, la prueba más actual y evidente, es nuestro actual Ejecutivo y sus socios. EL gran problema que tiene la izquierda es su objetivo obsesivo por fragmentar el ESTADO, sin tener en cuenta, la propia unidad de este último. Y esto se debe a esa imagen negativa que sin duda tienen las izquierdas de España, y una leyenda negra, esa misma que arrastran desde que perdieron la guerra civil. España es una realidad histórica de la que no se puede renegar.

¿Cómo sacudirse, entonces, las reminiscencias o ese vago recuerdo franquista a la bandera de España? En primer lugar hay que ser conscientes del síndrome de Estocolmo, es decir, «COMO FRANCO SE APROPIÓ DE ELLA, YA ES FRANQUISTA», NO, ERROR, es previa al franquismo, desde Carlos III, y también recordar que fue la bandera de la primera República.

Estamos sometidos al maniqueísmo o manipulación de la realidad por las izquierdas. Por desgracia, y tristemente, en España hay muy poca gente que se considere abiertamente de derechas, pero parece ser que esto empieza a cambiar, lo más actual sería el auge de VOX. Decir o recordar, a las mentes o ideologías amnésicas, que el franquismo tal como se entiende, está negado por la Constitución, y la diferencia fundamental entre esta situación y la anterior, es la existencia de partidos políticos. Es decir, si tienes un partido político automáticamente, ya estás negando el Franquismo.

Podemos, podemos no tiene errores, podemos es un ERROR en si MISMO. Se supone que, nace del 15-M, con aires revolucionarios, sin revolución, y lo peor, sin fundamentos para ella. Una revolución, la suya, que se fundamenta en que haya más democracia, cuando eso ya lo había dicho mucha más gente. Hasta los mismos JACOBINOS les hubieran guillotinado, por fragmentarios.

Hablemos de los nacionalistas, esos nacionalsocialismos, o separatistas, no hay que dorarles la píldora, es decir, no tenemos que seducirles, porque eso conlleva consigo engañarles, y hay que decirles que Cataluña no es de ellos, no les pertenece en propiedad. Y en el caso de los vascos, lo único que han tenido son privilegios, estaban exentos de cumplir con el servicio militar en el siglo XIX, y en los siglos, XVI y XVII, los de Vizcaya eran los únicos que, estaban exentos de pasar por las pruebas, para pasar por el Estatuto de limpieza de sangre.

Pasemos al tema central, el que da título a este escrito, el feminismo, recordar que fue Clara Campoamor quien promovió el voto feminista. Y no era de izquierdas, precisamente, aunque hay que reconocer que si una izquierda no es feminista, no es una verdadera izquierda. Personalmente creo que la mujer debe y tiene que acceder a los mismos derechos que los hombres, sin excepción.

Pero debo reafirmar mi postura respecto al feminismo actual, ese que está compensando una situación claramente injusta con más injusticia. Lo que han sufrido las mujeres en el pasado, lo quieren arreglar castigando ahora a los hombres. Si de verdad queremos que sean iguales, enseñémosles las mismas cosas.

Me gustaría hacerles una pregunta a estas nuevas feministas:

¿Por qué creéis que, en países como España, Alemania, Inglaterra, se necesita defender la figura de la mujer, y no creéis que deba hacerse en países como Marruecos, Arabia Saudí, Irán o Irak?

¿Por qué siempre veo a las feministas defender supuestamente los derechos de las mujeres, allá donde las mujeres ya tienen esos derechos?.

Personalmente nunca he visto a las feministas defender esos derechos de las mujeres que, realmente por la sociedad en la que viven, sí están sometidas y sus derechos son continuamente vulnerados. Algunas veces me pregunto, si es porque en esos países no subvencionan económicamente al nuevo feminismo.

Este gran problema, que colateralmente trae consigo otros y otros, son propiciados, impulsados y sostenidos, por las izquierdas y sus políticas, nocivas y obsoletas. Su real y verdadera forma de vida, pues el yugo al que nos tiene sometidos el actual Ejecutivo y sus socios, han hecho de estos problemas o desgracias de la mayoría de la gente, la gente decente, la honrada, la trabajadora, su FORMA y ALTO NIVEL de VIDA.

Por eso ser de derechas, ser de Vox, puede resultar trabajoso, cansino y aburrido, como lo es, sin duda, para el amigo al que hago referencia arriba, pero sin duda, todo lo bueno, todo lo provechoso, cuesta esfuerzo y trabajo, y eso lo sabemos bien la gente de derechas, la gente de VOX.

Al final «SE RECOGE LO QUE SE SIEMBRA», y sin duda, creo y creo no equivocarme, cuando afirmó que lo estamos haciendo mejor que bien, y nuestra cosecha será sin duda, sana y abundante.

Ánimo VOX siempre, y arriba España.

PD. se lo dedico con todo mi cariño a JUANITO GOMINOLO HILL, por si por un extraño casual, lo lee, y le termina gustando.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba