Explosión del puerto de Beirut

En el mismo sentido que lo señalé en el día de la tragedia, todo parece indicar que el informe final de las investigaciones por la explosión del puerto marítimo de Beirut dictaminará que la misma no fue producida por un actor externo al Líbano y que tampoco hubo una intencionalidad directa como desencadenantes del hecho.

Sin embargo, se identificará claramente, se responsabilizará puntualmente y se culpabilizará efectivamente a funcionarios políticos y portuarios por la negligencia y la imprudencia fehacientemente comprobadas que tuvieron en el desempeño de sus cargos previo al momento de la explosión.

Tal y como suele suceder por estos días, y en sucesos como el que nos ocupa, quedará flotando en el aire la teoría de un ataque extranjero más que nada por la insuficiencia de validación cierta que presenta el argumentario de sus propaladores y porque está en boga el complotismo (no confundir con Conspiración) como norma única y totalizadora de la observación de la realidad, de cualquier realidad.

Finalmente, las fuerzas patrióticas integrantes del Gobierno nacional se aprestan a implementar soluciones adecuadas para evitar el colapso del Líbano, frenar la agudización de la confrontación sectaria/partidista y bloquear, dentro de las posibilidades, el aprovechamiento de esas circunstancias por parte de actores externos regionales e internacionales.

Diego Pappalardo

Analista internacional y consultor.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba