Estamos en manos del Constitucional

"Este escrito nace de un sentimiento de impotencia frente a lo que en mi opinión es un acto delictivo, anticonstitucional y en lógica consecuencia ilegal".

En mi humilde opinión, la aplicación de este Estado de Alarma está fuera de la legalidad por dos razones principalmente, que son: la aprobación de una larga prórroga, por su carácter totalitario, lo cual la convierte en inconstitucional, así como por la dejadez de funciones del Ejecutivo, relegando su responsabilidad hacia las Comunidades. Hechos inconstitucionales, el primero por ser totalitario y pisotear los derechos fundamentales de la sociedad y el segundo por no estar comprendido en la Constitución, ya que para poder relegar dichas obligaciones debería ser solamente una Comunidad la afectada por la crisis viral y no la nación en su conjunto.

Definiré sin pleonasmos que la aplicación del Estado de Alarma para la crisis que padecemos, es motivado por catástrofes naturales como la epidemia de importante extensión y gravedad que padecemos en la actualidad, conocida como COVID-19.

Debido a las anticipadas y totalitarias medidas adoptadas por el Gobierno, ha transitado de forma proporcional a la propagacion del virus, convirtiéndose en un Estado de Excepción, debido a la posterior aprobación de ese proyecto de ley, que permite la intervención de toda clase de comunicaciones, como medios, redes, ordenando el secuestro de publicaciones, sobre todo las disidentes con el mismo.

De seguro acabará siendo un Estado de Sitio, por las ahora puntuales insurrecciones a forma de disturbios o actos de fuerza contra la soberanía e independencia de España, su integridad territorial o el ordenamiento constitucional, que no puedan resolverse por otros medios. Circunstancias estas que propician la asunción plena del Gobierno, dejándolo en las manos del ministerio de Defensa, el cual seguro ejecutará de forma arbitraria las totalitarias medidas, que procedan en el territorio a que el estado de Sitio se refiera.

Si estoy en lo cierto, de lo arriba expuesto se deduce un claro delito de fraude de ley, que es aquel que se aprovecha de ciertas leyes para la consecución de unos objetivos contrarios a las mismas, así como una aplicación totalitaria de estos, cuanto menos arbitraria por un claro carácter prevaricador o de un despótico abuso de poder.

Estamos en manos del Constitucional, es nuestra única defensa frente a este claro atropello de nuestras libertades, poniendo de manifiesto la mayor de las desigualdades, no tratando de forma justa a todas las personas y en lógica consecuencia haciendo de las libertades un nostálgico y efímero recuerdo.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Constitución Española
    Art.55. Suspensión de derechos y libertades
    1. Los derechos reconocidos en los artículos … …., 19, … …, podrán ser suspendidos cuando se acuerde la declaración del Estado de Excepción o de Sitio … …
    2. …
    Art. 19. Libertad de residencia y circulación
    … … por el territorio nacional.
    Art. 116 – apdo1.- sale la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio.
    Y sobre Sanidad está la Ley Orgánica 3/1986 de 14 de abril.
    PREGUNTO:
    ¿Sus señorías se han estudiado la Constitución Española?

    P. D. : los puntos suspensivos…, es una forma de «compendiar el relato»

    La Carta Magna está por encima de todos. Incluido este virus.
    «El desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento».
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba