ColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

España, un país de proxenetas políticos

En la actualidad nuestras autonomías, esos cortijos para los caciques de turno, nos cuestan del orden de entre 86.000 y 100.000 millones de euros. Eliminar este problema supondría arreglar otros como: subida de pensiones, crecimiento de empleo, bajada de impuestos, etc.

Uno de los grandes hándicaps o taras de nuestro país, son sin duda las Autonomías, meros cortijos, prostíbulos, en manos de esa oligarquía que forman y componen, nuestros políticos, desde el actual Ejecutivo y sus socios de gobierno, hasta esa llamada falsamente oposición, simples cómplices y sumisos colaboradores de los primeros, esperando que llegue la hora de recoger los beneficios o frutos de los mismos, los cuales son fruto del trabajo y esfuerzo de nuestra sociedad. Una sociedad honrada, decente, y trabajadora, que está pagando un precio excesivo, por algo que sólo beneficia a esa oligarquía política que tenemos, en este nuestro gran país; en mi opinión, vulgares proxenetas.

Hoy, si me lo permitís, querría expresar mi opinión personal, del por qué del desprecio y el desmarque de prácticamente la mayoría o todas las fuerzas políticas contra VOX, en mi opinión el partido político más democrático y constitucional que ha habido en España en toda su historia, desde antes y después de la transición de 1978.Desde prácticamente todas las fuerzas políticas, así como de los medios que trabajan para estas, es decir, que tienen en nómina, que desgraciadamente para los españoles son muchas, hay una campaña de acoso y derribo, a base de insultos y descalificaciones, que para cualquier persona con un poquito de sentido común, pero a la vez con mucha valentía, no tiene razón de ser.

Una campaña surrealista, donde no hay una argumentación lógica, y en algunos casos sencillamente no hay argumentación, donde se trata de deslegitimar mediante el insulto y la mentira, a la única formación que se está enfrentando a los proxenetas del actual Ejecutivo y con los que este último tiene dirigiendo los 17 prostíbulos de corrupción. Un país al que han convertido en el mayor prostíbulo de corrupción, del mundo.

Estos prostíbulos o cortijos, si lo preferís, son nuestras autonomías, unas autonomías, que entre otras cosas se crearon para integrar ese gran problema que llevamos arrastrando tantos años, que son los nacionalismos periféricos, vasco y catalán, y teóricamente para acercar la administración al ciudadano, y la única y triste realidad es que han creado más problemas y más graves de los que han solucionado.

¿Por qué cada vez tenemos menos hospitales y menos personal sanitario? ¿Por qué cada vez tenemos menos colegios y menos personal docente? Y por el contrario el número de empleados públicos en las autonomías se ha incrementado de una forma exagerada. ¿Por qué no se gasta en lo que realmente nos hace falta, y por el contrario se gasta en lo que realmente nos sobra?

No es ni lógico, ni mucho menos normal, pagar más por gestiones burocráticas, en sanidad o educación, que en hospitales y colegios, y en consecuencia en personal sanitario o personal docente. Esto simple y llanamente es una vergüenza.

Las Autonomías ponen de manifiesto nuestras vergüenzas como país.

¿Por qué tenemos más paro que en Grecia? ¿Es que España tiene el mayor índice de pobreza de toda la Unión Europea? ¿Por qué somos el país de Europa con más impuestos, si nuestro Estado de bienestar y los servicios de que disponemos son bastante más reducidos y sin embargo la administración sigue teniendo un enorme déficit?

Personalmente pienso que tenemos una administración sobredimensionada, excesivamente burocratizada, y sobre todo muy, muy costosa.

Por todo lo expuesto arriba, viene está campaña de demonizar un partido político, que dice la verdad, y lo hace con cifras, datos, argumentos, y sobre todo dando soluciones reales a los problemas reales que tenemos los españoles.

No nos engañemos, ningún partido político español, va a tirar piedras a su propio tejado, no va a apoyar a un partido que va en contra de esa gran desigualdad que han creado las demás formaciones políticas. Un partido valiente, que se ha enfrentado de cara con la corrupción en todos sus significados que son las autonomías, esos 17 cortijos con sus muchos caciques, cuyo nivel de vida tan elevado estamos pagando los ciudadanos, trabajadores honrados y decentes, a costa de esfuerzo y trabajo y sobre todo de haber perdido, haber renunciado a nuestro nivel de vida o estado de bienestar, lo que los progres llaman calidad de vida, por una sumisión y cobardía sin precedentes.

El dilema está encima de la mesa, para una sociedad española, que votando engaños y manipulaciones, como si de cualquier ignorante machadiano o tonto social se tratase, pues desprecian lo que desconocen, y a los que cualquier justificación de los engaños sufridos les vale como argumentación para seguir votando su miseria, ruina y esclavitud. Por prejuicios y complejos siguen las modas y estereotipos de los que marcan lo políticamente correcto, haciendo lo que se espera que hagan, sin salirse de ese credo, esa doctrina, por el miedo al que dirán.

En su mano está el seguir siendo meros presos ideológicos, del sistema prostituido y corrupto que han marcado nuestros políticos hasta hoy, o por el contrario ser autónomos de pensamiento y ser valientes para expresarlo en voz alta y sobre todo en las urnas, pues eso es lo que nos hace realmente creíbles y libres a las personas.

A día de hoy y como dice Ortega Smith, “sé que lo he dicho muchas veces, pero lo diré una vez más”, el único partido o formación política que reúne estas dos cualidades es VOX, y eso es algo que a día de hoy, no tiene precio; no podemos dejar escapar  la oportunidad o alternativa política más leal, creíble y valiente que ha tenido España en toda su historia.

VOX es la única alternativa de verdad, por España Vota Vox, no vas a votar fascismo, como quieren hacerte creer, vas a votar la mayor de las libertades e igualdades para los españoles que se ha conocido nunca.

 

PD. En la actualidad nuestras autonomías, esos cortijos para los caciques de turno, nos cuestan del orden de entre 86.000 y 100.000 millones de euros. Eliminar este problema supondría arreglar otros como: subida de pensiones, crecimiento de empleo, bajada de impuestos, etc.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba