AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

¿Es España zurda?

 

En estos tiempos revueltos que corren en nuestra nación, excesivamente polarizados, debido a los compromisos electorales que tenemos todos los españoles, y digo todos los españoles, entre los que incluyo a los moradores de la periferia de este nuestro país España. Es decir, los vascos y catalanes. La pregunta, la fatua, la incógnita, que me gustaría dilucidar en este escrito es, la de si España es ZURDA o de izquierdas, o más concretamente socialista Sanchista.

Pues este run run, que colapsa el aire que respiramos, desde las pasadas elecciones generales del 28-A, esta supuesta aseveración de unos resultados exultantes para la izquierda y desoladores para la derecha, no dejan impasivo el espíritu beligerante y marcado carácter y personalidad, que define al que suscribe y firma este artículo.

No puedo más que, intentar hacer un análisis concienzudo, objetivo y lo más fiel a la realidad posible, de lo que han sido realmente los resultados anteriormente citados. Hablo de lo que han sido los absolutos. Es decir, los cuantitativos, los votos, los datos, por parte de un bando u otro. Y no los relativos, los que se cambian por escaños, debido a esa ley D’Hondt. La cual, da lugar o pie a una horquilla, un pequeño abanico de opciones, que sin duda, darán lugar a una serie de pactos logísticos, para una posible investidura electa, en una primera o segunda vuelta.

Pues creo, es sabido por todos, que no siempre gobierna quien gana, o no siempre gana quien gobierna.

Los pactos logísticos a los que me refiero pueden dejar diversas y lamentables situaciones. Como por ejemplo; la presencia en el Congreso de las fuerzas independentistas, de lo cual, el único y verdadero responsable es Sánchez, que desde que lidera el PSOE, ha hecho de este una factoría de producir independentistas.

A día de hoy, el panorama en términos democráticos, es desolador. Un panorama que empezó legitimando a los golpistas, es decir, legítima lo ilegal, en la etapa ZP. Y después del 28-A termina así. Sin duda es una mala noticia que esta gentuza, que representa a lo peor de España, entre con esta fuerza en el Congreso.

Basándome en el sentido común y la lógica, creo que el próximo paso de Sánchez será esperar a lo que deparen los resultados de los próximos comicios, los del 26-M. Salvo sorpresa mayúscula, su futuro pacto logístico en primeras nupcias será dirigido a UNIDAS PODEMOS, para esa anhelada y deseada investidura electa de Sánchez, lo cual, no es más que un mal augurio, un mal augurio y una mala noticia, que el chavismo sea determinante en y para España.

Esta izquierda bolchevique y revolucionaria, al más puro y fiel estilo del FRENTE POPULAR de antaño. Saca músculo, haciendo gala de ese revisionismo, regresionistas y revanchista y eso a pesar de su triunfo en las pasadas generales. No quiero pensar en lo que se hubiese convertido España, en un supuesto de victoria de la derecha. ¿Hubiéramos tenido otra revolución de Asturias y otra declaración de independencia de Cataluña?.

Siguen anclados en el pasado, hoy está más viva que nunca, esa obsesión crónica, esa utopía frustrada que, sin duda les produjo el perder una Guerra. Que por otro lado propiciaron ellos mismos, y por lo tanto, son los únicos y verdaderos responsables. Esto lo ejecutan en los medios y las redes fomentando, haciendo apología de un odio visceral sin parangón.

Su transversalidad es una cualidad que les retrata y define a la perfección, ahora resulta que eso por lo que han luchado durante toda su existencia, eso que han echado tanto en falta, cuando el gobierno de turno era de derechas, o disidente a su ideología, lo que coloquialmente conocemos como libertad de expresión, se ha quedado aparcado a un lado, es decir, en agua de borrajas, qué contradicción o cuanto menos paradójico.

Me explico; cuando están en el poder, como es a día de hoy, si ejerces ese tu también derecho de libertad de expresión, y críticas alguna de sus diversas y nocivas políticas, eres una persona no democrática, es decir, como se dice, persona «non grata».

Al menos tengo el consuelo, y creo para mi una certeza, que el totalitario Maduro caerá, lo que todavía no puedo saber, ni cuantificar es la cantidad de muertos más que serán necesarios para devolverle a Venezuela una real democracia, y no esa supuesta y ficticia democracia que se jactan de representar, los totalitarios chavistas que si un milagro no remedia, serán nuestros próximos gobernantes.

Esto y no otra cosa, es lo que sin duda se va a dar o producir y por lo tanto tendremos que dilucidar en España a no mucho tardar, con esta nueva era Sánchez. Pues si somos honestos y hablamos con propiedad, tanto Sánchez como sus socios y afines, no son más que meros y simples Maduros, salvo con la carencia de ese pequeño matiz, de esa pigmentación en el color de la piel del último.

Por el momento, Sánchez calla, opta por el silencio, un silencio que le hace cómplice, colaborador y en lógica consecuencia culpable, de la situación que ha sufrido y sufre Venezuela a manos de este dictador totalitario Maduro y lo que sus políticas representan. Cuanto menos le hace sospechoso. Porque una persona decente y honesta, no puede ser equidistante en un tema de vital importancia como es el de Venezuela. Es decir, no te puedes quedar al margen, o estás de un bando o de otro.

De verdad, ¿se merece esto España?

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar