AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Errejón, sinónimo de indecencia e inmoralidad

Este escrito va dirigido a uno de estos progres de izquierda, malcriados y con esa falsa ideología con la que creen estar en posesión de una autoridad moral, que ni merecen ni conocen, pues son personas con mucho descaro y muy poquita o ninguna vergüenza.

Me refiero a Iñigo Errejón, ese progre o comunista de postureo, ese rebelde con causa, la de llamar la atención, pues está inmerso en sus muchos y diversos complejos, de los que claro está, culpa a sus disidentes ideológicos.

Su ideología se sustenta en el más absurdo de los surrealismos, pues no es más que una simple y mera utopía, un sueño platónico, por su carácter de irrealizable y lógicamente inviable e imposible.

Este sibarita, este casta progre de la izquierda, tuvo un papel muy activo en lo que se denominó movimiento 15-M, mera probeta de laboratorio, cuyo creador o propietario de la idea original no fue otro que su padre ideológico, Sr. Ernesto Laclau, creador del populismo instrumental.

Este niño maleducado, irrespetuoso y malcriado, es CASTA desde su nacimiento, su padre, el Sr. Antonio Errejón Villacieros, funcionario de carrera y alto cargo de la administración general del Estado. Es decir, este niñato ha vivido toda su vida de esa España y esos españoles tan malos para él. Pero sin duda, son los que realmente le han criado. Por eso es por lo que además de lo ya citado, este niñato es un malnacido, pues es como se denomina o define a los desagradecidos.

Su madre, María Ángeles Galán, bióloga, feminista y activista de profesión, miembro de Podemos desde su fundación. Para qué vamos a hacer hipótesis personales sobre su educación, sería caer en una perogrullada. Es decir, de casta le viene al galgo.

Miembro de las juventudes anarquistas, o lo que es lo mismo, supuesto dueño de lo ajeno. Uno de los fundadores de la Asociación estudiantil CONTRAPODER, colectivo de izquierdas, anticapitalista, internacionalista. Uno de los principales propiciadores y organizadores de los actos de rechazo a la presencia de Rosa Díez en la UCM (Universidad Complutense de Madrid).

Por el contrario, invita a un dictador totalitario, a un ideólogo bolivariano, a otro comunista ahora de postureo, al Sr. Evo Morales a impartir una conferencia en la Facultad de Ciencias políticas de la UCM. Otro impresentable que hablará mucho para no decir nada. Con discursos demagógicos y transversales que quieren que creas lo que te cuentan y no lo que ves. Que se comentan o postulan en la falacia, pues se devuelvan en el estiércol ajeno, para camuflar o desviar el hedor de su propia fetidez. Hacen gala del populismo más rastrero.

Otro vago descarado, otro de esos ciudadanos subvencionados que se han inventado esas izquierdas progres, y nocivas. Los cuales, viven del esfuerzo del trabajo de la gente honrada, decente, y trabajadora, como tú y como yo, desde que nacen, hasta que mueren. Por una de estas faltas disciplinarias, que es como los progres de izquierda las llaman, fue sancionado por la Universidad de Málaga. Dicho de otra forma, cobró un trabajo que nunca desarrolló ni efectuó.

Este niñato malcriado, este joven de la casta, este progre de postureo, pretende dar clases de moral a Ignacio Aguado de C’s, por su acercamiento o coqueteo con VOX. Un coqueteo fingido e impuesto debido a los complejos de la veleta y agria naranja, debido a un pacto que le facilitaría a él y a su partido sillones y poder en Madrid y Murcia.

A día de hoy, VOX es el único partido coherente y creíble, es sin género de dudas la única y real alternativa para España y para los españoles. Esa actitud obsesiva de prevalecer y perpetuarse en sus ideas aún a riesgo de perder poder y sillones retrata la nobleza, honradez y decencia de una fuerza o partido político en el que prima el bienestar de los españoles al suyo propio.

Para terminar le daré un consejito a este mindundi,  este quiero y no puedo, a este culo veo, culo quiero. Ni tú, ni tu partido, por vuestros verdaderos orígenes ideológicos, ni tenéis ni tendréis nunca ningún rasgo, rastro o autoridad moral para reprochar o criticar nada a nadie. Pues vuestra historia dice que tenéis muy poquito que decir y muchísimo que callar.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar