Entrevista a la Plataforma Patriótica Millán-Astray

Una de las organizaciones que, en los últimos tiempos, más ha desarrollado un activismo en pos de la identidad histórica fidedigna, la unidad sólida y la grandiosidad españolas es la Plataforma Patriótica Millán Astray, cuyos miembros denotan tener, a la par de una inteligencia prístina y fecunda, un patriotismo límpido y cardinal.

A fuerza de hechos contundentes, el interés por su accionar, horizontal y amplio, está excediendo el marco nacional español, generando respeto y simpatía en personas de países hispanoamericanos. En virtud de ello, dialogamos con Emilio Domínguez Díaz, quien, además de ostentar el título de Doctor Europeus en Humanidades, es un antiguo caballero legionario y Presidente interino de la Plataforma Millán Astray. En una entrevista amena y clarificadora, Domínguez Díaz describió y explicó el porqué del surgimiento de la Asociación que preside; explicó la perspectiva conceptual de la Asociación, relató algunas de sus actividades, nos confió la predisposición de ampliar la hermandad operativa con todos aquellos que tengan una similaridad espiritual y, por último, acentuó el punto de vista del colectivo respecto de la necesidad que tienen los pueblos de la Hispanidad de afrontar con criterio unitivo los movimientos tectónicos de la geopolítica del Siglo XXI.
 
-¿Qué es la Plataforma Millán-Astray?
Plataforma Patriótica Millán-Astray es una asociación legalmente constituida que, en la actualidad, reúne a 36 hermandades y asociaciones de toda España en las que figuran antiguos caballeros legionarios y simpatizantes de la Legión Española. Su misión es, de acuerdo con la legalidad y marco democrático vigente, defender y preservar el legado de la Legión Española y la figura de su fundador, el general Millán-Astray, y cofundadores.
¿Cómo, por qué y cuándo surge?
Nuestra asociación nace en el verano de 2016 por iniciativa del teniente coronel Recena (q.e.p.d.), emblemático militar con más de 35 años servidos en la Legión, cuando la calle otorgada al general Millán-Astray por el pueblo y Ayuntamiento de Madrid en 1924 aparece, a través de un comisionado de supuestos expertos, como uno de los objetivos de los gestores de la Ley de Memoria Histórica de 2007 en un intento de eliminarla del callejero por asociar al fundador del Tercio de Extranjeros con la sublevación militar de 1936 y la posterior represión que se produjo en la Guerra Civil Española.
Teniendo en cuenta los argumentos del consistorio madrileño de hace casi un siglo para ese tributo en forma de otorgamiento de la calle y que Millán-Astray se hallaba en Argentina y alejado del Ejército cuando estalla el conflicto en julio de 1936, evidentemente, un grupo de antiguos legionarios decidimos posicionarnos en contra de esa arbitraria decisión por considerarla falsa a todas luces y, sobre todo, una muestra de indignidad a la figura del héroe de Filipinas y Marruecos.
¿Cuál ha sido la recepción de la Plataforma en la sociedad nacional española?
En estos casi cinco años de lucha y visibilidad, nuestra Plataforma ha conseguido una gran visibilidad por la defensa de calles con el nombre de Millán-Astray, la Legión o Legión Española en el callejero de diversos puntos de España. Dentro del mundo legionario y el activismo socio-jurídico que llevamos a cabo, millones de españoles saben de nuestra existencia por las diversas apariciones en prensa escrita, online e, incluso, tras la presencia en alguna que otra televisión nacional.
Como no puede ser de otra manera, contamos con un gran apoyo por la lucha que mantenemos en pos de la verdad histórica de nuestro héroe y las gestas de una unidad, la Legión, alabada y admirada dentro y fuera de nuestras fronteras. Además, nuestros resultados en las contiendas por nuestra causa nos avalan. En todos los frentes judiciales en los que nos hemos personado, la verdad ha prevalecido. Todo ello, sin duda, es fruto del triunfo de la verdad histórica contra el carácter sesgado de una ley, la de Memoria Histórica de 2007, que, en casos como el que nos ocupa, ha pretendido excederse en su cronología y argumentos, siempre apoyados en la farsa y manipulación, para borrar a Millán-Astray de un mapa creado y adaptado a unos sectarios intereses.
 
-Descríbanos, brevemente, el activismo que viene desplegando.
Nuestro activismo se desarrolla en diversos frentes como pueden ser la recogida de alimentos para los más desfavorecidos, misión en la que se embarcó Millán-Astray en zonas pobres de Madrid como Vallecas o Carabanchel durante la posguerra española, en conventos, comedores sociales, parroquias y casos más particulares de antiguos legionarios en apuros. El pasado 5 de mayo de 2021, a modo de ejemplo, se entregaron 809 kilos de comida en un convento de Ronda (Málaga) que asiste a varios cientos de familias con problemas básicos de productos esenciales. Por otro lado, hace tres años, conseguimos reunir más de 2.000 kilos de alimentos para el comedor social «San José» en Puente de Vallecas (Madrid). También, en campañas navideñas recientes, hemos colaborado con una asociación nacional para invertir en la adquisicion de juguetes para niños sin recursos.
En otro orden de cosas, nuestra Plataforma ha creado cava y vinos con la Bodega Viticultores de Barros (Almendralejo) con el nombre e imagen de «José Millán-Astray» para promocionar el centenario de la Legión y, como no tenemos cuotas ni subvenciones, aprovechar esos mínimos ingresos a la hora de invertir en toda esa gente que, a día de hoy, lo está pasando mal.
También, ha presentado cinco películas de corte bélico en el cine con previas y posteriores debates relacionados con el trasfondo histórico de las mismas. Entre ellas, cabe destacar la oscarizada «1917», de cuyo pre-estreno en Madrid nos encargamos en enero de 2020.
Nuestro objetivo lúdico-militar puede verse refrendado con la participación de un equipo de nuestra Plataforma en la durísima «Carrera de la Legión», los 101 km de Ronda a recorrer en menos de 24 horas. Allí, en la ciudad malagueña, un equipo de la Plataforma estuvo presente junto con miles de marchadores y corredores en mayo de 2019. Como consecuencia de la pandemia, no hemos podido participar en las ediciones de 2020 y 2021 por el aplazamiento de la citada prueba.
A nivel jurídico, como comentaba antes, todas las sentencias a las que nos hemos personado han sido un éxito para nuestra causa. Destaca el hecho de haber salvado calles otorgadas a Millán-Astray o la Legión en diversos puntos de España y, sobre todo, destaca la de Madrid, ratificada esta pasada semana por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en base a una demoledora sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 7 de mayo de 2018. Por ello, las placas con el nombre del Gral. Millán-Astray, como ha ocurrido con otras calles, han de ser repuestas en el callejero de Madrid por el consistorio actual de la capital de España. Hace unos días, de hecho, Millán-Astray fue trending topic en Twitter por este motivo.
 
-¿La Organización se adscribe a alguna expresión partidaria en el contexto político del momento?
En absoluto. A nuestra asociación ni le va ni le viene lo que cada uno de sus integrantes en el ámbito nacional pueda pensar en lo que se refiere a la política. Como escribió el propio Millán-Astray en su libro «La Legión» (1923), las ideas políticas se dejan en la puerta del Tercio a la hora de llegar a cada uno de los acuartelamientos legionarios para servir a la Legión y a España. Éstas, Legión y España, configuran el sentido vital de nuestra particular «política».
Sin ir más lejos, los primeros legionarios procedentes de Barcelona que llegaron a Ceuta en 1920, por ejemplo, tenían un turbulento pasado anarquista y, durante un siglo de vida, en la Legión ha servido tropa muy diversa no sólo en su pensamiento político, sino en su raza o condición religiosa. De hecho, sobre todo en aquellos lejanos primeros años, la Legión fue un crisol de nacionalidades al permitir el alistamiento de extranjeros con los que, en un porcentaje reseñable, se fueron nutriendo las primeras Banderas (batallones). Bien podemos decir sin temor a equivocarnos que la Legión es precursora de la tan en boga multiculturalidad actual como demuestran las decenas de banderas de las distintas nacionalidades de legionarios que han servido a España en cualquiera de sus Tercios de la Legión.
 
¿Cuáles son las expectativas organizacionales para el año en curso?
Dentro de las limitaciones de movimiento que, como en muchas partes del mundo, nos afectan por cuestiones relativas a la pandemia, la Plataforma anda inmersa en lo más urgente, la ayuda al desfavorecido y, así, pretendemos organizar otra macro-recogida de alimentos a finales de junio de 2020 para un comedor social o parroquias que requieran nuestra ayuda y solidaridad. También, seguimos con los casos imprevistos y necesidades individuales de antiguos legionarios a los que, a su grito de «¡A mí la Legión!», intentamos llegar para cubrir necesidades básicas como alojamiento, transporte, comida, ayuda familiar o búsqueda de empleo.
Por otro lado, seguimos en vanguardia con algún que otro frente judicial abierto en el que, en un par de meses, nos personaremos en defensa de nuestras justas y nobles causas, además de la lucha por la verdad histórica que rodea a la Legión y sus fundadores.
Independientemente, algunas de nuestras hermandades, con total libertad, realizan actividades paralelas de solidaridad y recogida de alimentos en su entorno geográfico
-Dentro del accionar apologético y proselitista, ¿se tiene pensado estrechar lazos amicales con otros pares o similares de la región hispanoamericana que comulguen en el mismo espíritu de la Hispanidad?
La Legión en sí misma es una muestra de uno de los frutos de la Hispanidad, el servicio a los demás, y, así, desde su creación, esa labor se ha ido desarrollando en la entrega y abnegación de sus damas y caballeros legionarios, muchos de ellos procedentes de Hispanoamérica, que han encontrado ese refugio y aceptación en una unidad militar de élite que representa el amor y entrega a España y, por ende, a lo que la Hispanidad y la relación con otros pueblos conlleva.
Nuestra Plataforma no tiene objeción alguna a estrechar esos vínculos con hermanos de otros continentes, hispanoparlantes o no, y colaborar en su labor o difusión de igual forma que, en nuestra amada España, hacemos, con el Credo Legionario por bandera y la satisfacción de nuestro deber cumplido a pesar de nuestros cometidos en la vida civil. La Plataforma, como la Legión, siempre tiene las puertas abiertas y tiende la mano a todos aquellos que se sienten orgullosos de lo que España, nuestra gran nación, representa y su significado histórico en América.
-Por último, díganos, por favor, ¿por qué sería un imperativo de la Hora actual que los pueblos de raíz hispánica o, al menos una parte de ellos, efectúen una reaproximación entre sí? 
Principalmente, por la pervivencia de valores, costumbres y tradiciones. Las imposiciones actuales o la presión del pensamiento único no son de gran ayuda para todos aquellos antepasados que forjaron lo que España y la Hispanidad representan en el mundo contemporáneo.
Si la civilización occidental muestra un alarmante y progresivo declive y se muestra temblorosa en sus cimientos, España, con la ayuda de esos pueblos hispánicos, ha de convertirse en ariete y punto de encuentro de todos los que portan su nombre con el recuerdo de gestas y el estrecho vínculo histórico de nuestra nación e Hispanoamérica. De esta manera, el legado cultural hispánico y la historia escrita por nuestros antepasados no habrá sido tarea en vano a lo largo de tantos siglos.

Diego Pappalardo

Analista internacional y consultor.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 4 =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer