Entre pillos anda el juego

Vivimos tiempos revueltos y de políticas revolucionarias, donde las siglas políticas, de mano de sus ególatras líderes, ponen sus cartas sobre el tapete. Siempre, claro está, guardándose los comodines en la manga.

Es de sobra sabido que a la desaparición de ese hasta ahora crónico y rutinario bipartidismo, debido al nacimiento y auge de otras formaciones, alternativas u opciones, la sociedad española tiene un abanico más amplio donde elegir, por supuesto, con sus pros y sus contras.

Personalmente, no veo ningún pro en ver rostros y siglas nuevas con mismas ideas o políticas obsoletas y seniles, lo único nuevo, realmente es VOX, eso que las demás formaciones definen o acuñan como ultraderecha a modo de descalificativo. Real y verdaderamente la única beligerancia antagónica hacia este régimen, mero fraude disfrazado de democracia y que sufrimos desde la transición de 1978.

En el siglo XXI más concretamente desde el 2004, renace en España un sentimiento de revisionismo, regresionista y revanchista de la mano del socialista Zapatero. Es curioso, casualidades de la vida, cómo antaño, más concretamente en la década de los 30, la izquierda progre, o radical, definida y recordada como aquel antidemocrático, genocida y déspota frente popular, es decir, socialistas, comunistas, marxistas varios, nacionalismos periféricos o particularistas, golpistas, resumiendo anarquistas de libro, los que todos conocemos como amigos de lo ajeno, han vuelto a aunarse en un contubernio logístico y nunca llegan al poder de una forma electa.

Sino de formas fraudulentas por sus sospechosos hechos y conductas, cuanto menos violentas, de una descarada y sospechosa casual y puntual manera, siempre en vísperas de las mismas. Sin un ánimo de revisión regresionista o de retroceder a las elecciones de febrero de 1936, con una campaña fraudulenta por su carácter violento de parte del frente popular, podemos pasar directamente a los atentados del 11M, el desastre del Prestige, una moción de censura donde el verdugo propiciador tiene más delitos censurables que su víctima. Dicho de otra forma, la delincuencia de siempre se moderniza, se recicla, adaptándose al momento.

Llegados a este punto de mi reflexión, entrados en antecedentes, expondré a modo de hipótesis u opinión personal, lo que trata de hacer esta versión de nuevo socialismo, que definiré como sanchista.

El sanchismo es déspota, vil, cruel y nocivo, aunque carece de violencia física excesiva o descarada, no la condena, muy al contrario, la legitima y potencia como otra forma de hacer política. Su mayor cualidad es la violencia ideológica. Una violencia que pone de manifiesto, en ese su juego, de lavado o blanqueo.

Me explico, su idea ha sido siempre cambiar la historia, crear un socialismo hegemónico, y ganar una guerra que propiciaron y perdieron, cualidad principal de la pura esencia fascista. Es lo que tiene la metafísica, nos lleva al origen o esencia de la cuestión concreta. Dicho de otra forma, su objetivo, el objetivo del sanchismo, tiene es convertirse en el paradigma del conjunto de la sociedad española.

Seguramente, si no me equivoco y creo no equivocarme, siempre ha querido gobernar de una forma electa y sobre todo, en solitario. Ha creado un juego, una encerrona hacia las otras formaciones políticas en lo que lo peor para ellos es ir a nuevos comicios. Es decir, no tienen nada que perder y muchísimo que ganar.

Por un lado, con ese indeseado pacto con comunistas y separatistas, quiere obligar a los constitucionalistas a dar un paso adelante y abstenerse, para que esta aberración, esta tara, este defecto, este nuevo frente popular, sea un cadáver, abortando el monstruoso o engendro antes de nacer y ser una triste y cruel realidad. No nos engañemos, nunca va ha haber un gobierno plural y de gran coalición, del PSOE con C’s o el PP.

Si esto falla, a última hora se echará atrás, argumentando que los comunistas le piden demasiados ministerios y los separatistas eso, la independencia y eso no lo va a consentir nunca. Justificará su negativa al nuevo frente popular por las muchas e innegociables exigencias de estos últimos.

¿Alguien cree que un ególatra o megalómano va a gobernar una forma de país qué le de la mitad de beneficio o rédito que otro?.

Si la antagonía, la verdadera oposición se mantiene firme, no tengo dudas de que iremos a unos nuevos comicios. A este hipócrita y demagogo sinvergüenza, no le importa nada ni nadie. La prueba más evidente y actual es esa niña diabólica sueca, esa activista, que es una vulgar mercenaria de las políticas globalistas.

Esta niña, cruza medio mundo en catamarán, no lo hace en avión, siendo fiel a lo que defiende, o puede que sólo sea para ser creíble, pues el avión es el medio de transporte que más contamina. Viene a España, invitada por el sanchismo para dar una charla, o dicho de otra forma, adoctrinar a las generaciones presentes y sobre todo a las futuras sobre su ideología.

Resulta que a Sánchez, líder del sanchismo, se le conoce con el mote o apodo de falconeti, debido a su obsesiva adicción de ir en el Falcón, en el avión, hasta al bar de la esquina a por tabaco.

¿No creéis que es antitético, es una verdadera contradicción, es demagogia en estado puro, es una paradoja, defender de boca una cosa y en la práctica hacer otra distinta?

Tengo la impresión de que la dinámica del juego al que nos quiere someter el sanchismo además de una falta de respeto hacia toda la sociedad española, incluida esa parte que les toca a sus potenciales votantes, es la jugada rastrera de una turba de pillos y como tal hay que entenderla y jugarla.

Lo que se dilucida en la cábala ideada por el sanchismo es saber quién es más pillo, pues este será el vencedor; no le demos la razón ni le admitamos esta gran falta de respeto hacia la sociedad española, con esos continuados insultos hacia nuestra inteligencia. En algunos sectores antagónica y beligerante al extremo y en otros desgraciadamente muchos todavía, muy mermados y con muy poca o ninguna cultura política y social.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar