ColaboracionesOpiniónRamiro Grau Morancho

En España muchos españoles están pasando hambre

La mayoría de las prestaciones sociales se las llevan los extranjeros, algunos llegados en la última patera, y que no han aportado absolutamente nada, ni a Hacienda ni a la Seguridad Social.

Como soy un animal de costumbres, todas las tardes salgo a tomar café y pasear un poco…, previa la siesta correspondiente, que es la gran aportación española a la ciencia de la vida. Obviamente no me voy a la otra punta de Zaragoza, sino que ando por los alrededores de mi casa, y en la calle posterior, en la manzana de al lado, están los contenedores de un centro comercial que nos abastece de comida, previo pago de su importe, por supuesto.

Pues bien, a esa hora se concentran allí decenas de personas, todas ellas con aspecto de españoles, algunas de etnia gitana, pero la mayoría no, correctamente vestidas, y muchas incluso con el carro de la compra…

Esperan a que los empleados del centro comercial saquen los restos de pescado, carnes, productos caducados o en mal estado, etc., para cogerlos y llevárselos a sus casas.

Debo decir, en honor a la verdad, que se comportan con mucha más educación que las clientas de pago, algunas de ellas enjoyadas y con aspecto de marquesas, que discuten con los dependientes, con otras clientas, se comportan con zafiedad y altanería –que deben de ser términos sinónimos-, etc.

Estos compatriotas nuestros, repito, se comportan con la máxima educación, se reparten como buenamente pueden el sustento diario, muchas veces magro, y se van pacíficamente a sus casas.

Y a mí se me encoge el corazón.

En alguna ocasión he intentado darle unos euros a alguna de esas personas, sobre todo ancianas, o señoras que van con hijos pequeños, y más de una vez han rechazado el dinero, diciéndome que “no piden limosna”.

Y así es.

En realidad “no piden limosna”, pues tienen derecho a que España les atienda debidamente, pues vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho, como proclama la Constitución del 78.

Su art. 39 establece que “Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia”, y el art. 41 indica que: “Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo…”.

Como vemos, todo ello es papel mojado, por lo menos para los españoles, pues la mayoría de las prestaciones sociales se las llevan los extranjeros, algunos llegados en la última patera, y que no han aportado absolutamente nada, ni a Hacienda ni a la Seguridad Social.

Y, lo que es peor, no piensan hacerlo…

Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho es Graduado Social, Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado veinticinco libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios digitales y revistas jurídicas especializadas. Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba