¿El reporte del 2010 que habla de la plaga que nos llegó en el 2020?

Serán otros los que harán la historia… Solamente puedo decir que sobre esta tierra hay plagas y hay víctimas, y que, en la medida de lo posible, uno tiene que negarse a estar del lado de la plaga. (Albert Camus, La peste)

Por Víctor Mark Romo

 

A estas alturas, los que siguen día a día la epidemia de coronavirus están familiarizados con el Evento 201, la simulación pandémica organizada por la Universidad Johns Hopkins junto con el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates, Johnson & Johnson y otros. (1)

Después del famoso Evento 201 (18 de octubre de 2019), parece que debemos admitir que la clase dominante ha sido dotada de intuiciones y percepciones proféticas. (Realmente son los elegidos). Por lo tanto, vale la pena, incluso se hace obligatorio, estudiar sus ejercicios y simulaciones de escenarios.

Corría el año 2010 y destacados miembros de la Fundación Rockefeller y de la entonces  Global Business Network (GBN) decidieron reunirse en su especie de Think Tank, motivados por aquella crisis financiera del 2008 y de salud,la epidemia del H1N1 del 2009, que tanto daño hizo a la humanidad y a la economía mundial, y generar cuatro posibles escenarios para los años venideros, todo en pro de la filantropía y la tecnología.

El informe abre así con la carta de bienvenida de la entonces directora de la Fundación Rockefeller, Judith Rodin.

Los resultados de nuestro primer ejercicio de planificación de escenarios demuestran una exploración provocativa y atractiva del papel de la tecnología y el futuro de la globalización, como verá en las páginas siguientes. Este informe es una lectura crucial para cualquier persona interesada en considerar creativamente las formas múltiples y divergentes en que nuestro mundo podría evolucionar, las chispas de la percepción inspiradora de estas narraciones, junto con sus implicaciones para la filantropía en su conjunto. (2)

Y continúa con la bienvenida del futurista Peter Schwartz, de la Red Global de Negocios (GBN por sus sigas en inglés, citada líneas arriba):

Estamos en un momento de la historia que está llena de oportunidades. La tecnología está preparada para transformar la vida de millones de personas en todo el mundo, especialmente de aquellos que han tenido poco o ningún acceso a las herramientas que pueden proporcionar mejoras sostenibles para sus familias y comunidades. Desde agricultores que usan teléfonos móviles para comprar y vender los cultivos, hasta los médicos que controlan y tratan a distancia los brotes de influenza en las zonas rurales y aldeas, la tecnología se está convirtiendo rápidamente en una parte integral del ritmo y progreso del desarrollo. (3)

¿Doctores que tratan la influenza desde sus celulares?

El resultado de dicho Think Tank fue un informe muy relevante publicado hace una década por la Fundación Rockefeller, uno de los principales patrocinadores de la eugenesia en el mundo.

El informe en cuestión tiene el insípido título de «Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo internacional». Se publicó en mayo de 2010 en cooperación con la Red Global de Negocios del futurólogo Peter Schwartz, actual director de estrategia de la compañía Sales Force que pertenece a Mark Beniof, el billonario siempre presente en el Foro Económico Mundial.

El informe contiene varios escenarios futuristas desarrollados por Schwartz y compañía. Uno de ellos lleva el intrigante título de «Lock step: Un mundo con un control gubernamental más estricto de arriba hacia abajo y un liderazgo más autoritario, con una innovación limitada y un creciente retroceso ciudadano». Aquí es donde se pone esto interesante.

El escenario de Schwartz dice:

En 2012, la pandemia que el mundo había estado anticipando durante años finalmente golpeó. A diferencia del H1N1 de 2009, esta nueva cepa de gripe —originada por gansos salvajes—  fue extremadamente virulenta y mortal. Incluso las naciones más preparadas para la pandemia se vieron rápidamente abrumadas cuando el virus se extendió por todo el mundo, infectando a casi el 20 por ciento de la población mundial y matando a 8 millones de personas en sólo siete meses… (4)

Como sabemos que esas élites están acostumbradas a las combinaciones cabalísticas, nada raro hubiera sido que al proyectar la pandemia para 2012 hubieran pensado, en realidad, en el 2021.

Pero al parecer decidieron darle prisa y lanzar su plan en el 2020 debido al auge de movilizaciones y manifestaciones ciudadanas que se dieron por todo el mundo en el 2019: Hong Kong, Chile, Francia, etc.

En el citado documento se habla de que esta nueva cepa de gripe fue originada por «gansos salvajes». (¿Habrán disfrazado los agentes transmisores para no decir murciélagos?).

El balance sanitario simulado continúa de la siguiente manera:

La pandemia también tuvo un efecto mortal en las economías, donde la movilidad internacional tanto de personas como de bienes se detuvo bruscamente, debilitando industrias como las del turismo, aviación y rompiendo las cadenas de suministro mundiales. Incluso a nivel local, las tiendas y edificios de oficinas normalmente bulliciosos se quedaron vacíos durante meses, sin empleados ni clientes. (5)

No sé a ustedes, pero ¿no es exactamente lo que que está pasando ahora? Esto suena extrañamente familiar.

Entonces el escenario se pone muy interesante e incluso intenso:

Para protegerse de la propagación de problemas cada vez más globales —desde las pandemias y el terrorismo internacional hasta las crisis ambientales y el aumento de la pobreza— los líderes de todo el mundo se apoderaron del poder con mayor firmeza. (6)

No sé a ustedes, pero a mí me suena al encumbramiento de naciones y de líderes como el mandarín Xi, Macrón, Trudeau, Putin, etc.

Las naciones del primer y tercer mundo por igual hacen lo mismo al «Desflexibilizar su autoridad» e imponer cuarentenas, controles de temperatura corporal y otras «reglas y restricciones herméticas», la mayoría de las cuales —el informe es cuidadoso de notar— permanecen vigentes, incluso durante la pandemia.

Una cuestión pertinente de analizar es si ciertos malos actores —y hay algunos en este mundo— están utilizando de manera oportunista los temores generalizados en torno a la pandemia para promover un programa de control social de arriba abajo, «a paso de candado o de encierro», que incluiría límites severos a viajes; tal vez la sustitución de dinero en efectivo por dinero electrónico «sanitario»; la vacunación obligatoria y programada, aunque no se demuestre que los efectos secundarios a largo plazo sean seguros; la vigilancia ilimitada de un Northcom (Comando Norte) o un Southcom (Comando Sur) que pasaría a un Worldcom (un Comando Mundial Militarizado), y la restricción a las libertades personales en las protestas políticas, con la excusa de que permitirá «la identificación de las personas que se nieguen a someterse a pruebas o a vacunarse». A todo ello se sumaría un sinfín de otras restricciones. Gran parte del escenario de Rockefeller 2010 ya es evidente.

¿Cómo será la vida real una vez que tengamos una red 5G completamente operativa, eficiente y manejada por la inteligencia artificial? ¿Una red 5G que haga realidad la vigilancia total, en tiempo real, de todas las ciudades y personas? «Desde cierres limitados de Internet» y «acciones de aplicación de la ley contra noticias falsas» hasta rescates gubernamentales de industrias «centrales», vacunas obligatorias, incautaciones de propiedades y otras disposiciones de la policía estatal establecidas en las Actas Modelo de Poderes de Salud de Emergencia del Estado aprobadas en muchos estados de los Estados Unidos, tras la paranoia posterior al 11 de septiembre. La naturaleza totalitaria de estas disposiciones está limitada solo por la imaginación del régimen que las aplica. Una vez que los eventos pasan a esa etapa, es extremadamente difícil revertirlos. Sería prudente no permitir que esto suceda.

Es tiempo de reflexionar y de accionar de qué lado queremos estar. Yo no me pondría del lado de la plaga, con todo lo que eso significa. ¿Y tú?

Referencias electrónicas

  1. Centro para la Seguridad de la Salud pûblica. “Evento 201”. Universidad Johns Hopkins. Consultado en http://www.centerforhealthsecurity.org/event201/
  2. Judith Rodin. “Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo”. Fundación Rockefeller. Consultado en https://www.drjudithrodin.com/legacy/the-rockefeller-foundation/
  3. Peter Schartz. “Escentarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo internacional”. Fundación Rockefeller y Red Global de Negocios. Consultado en https://es.scribd.com/doc/244645819/Scenarios-for-the-Future-of-Technology-and-International-Development-Rockefeller-Foundation-and-Global-Business-Network
  4. Íbid.
  5. Íbid.
  6. Íbid.

 

Víctor Mark Romo

Consultor Empresarial - Investigador en Geopolítica y Conspiraciones.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba