AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

El gran problema de España

Lo que de verdad necesita España, es una serie o sucesión de liderazgos políticos sólidos capaces de emprender las grandes reformas que necesita España.

El gran problema de España es el ser el país más desunido de toda Europa. Es un país que prácticamente no lo quiere ser, desde la primera República y, también el único con cuatro guerras civiles en 100 años. «Las guerras carlistas y la guerra civil propiamente dicha».

Aunque hemos avanzado dialécticamente cuatro décadas de democracia, lógicamente con sus crisis. Y aunque el Estado Autonómico no funciona, una concesión en origen al racismo de Sabino Arana, a través de Xabier Arzallus. Ese Estado Autonómico que asegura una descentralización y reinos de Taifas al estilo siglo XI. Es decir, un Estado de Derecho que transfiere poderes a los diversos gobiernos autonómicos, y lo hace al estilo en que se dividió España al disolverse al califato cordobés. Pues al menos, tres autonomías o reinos gastan docenas de miles de millones de dinero público en metas particulares, como por ejemplo; la inmersión lingüística forzosa.

Tras recargar vehículos de documentación doméstica con sintaxis y ortografía tan alambicadas como arbitrarias. Es decir, recargan los medios, con combinaciones de palabras para expresar unos determinados significados, sustituyendo o reduciendo excesivamente los conceptos, dejándolos sujetos a la libre voluntad o a una subjetividad ideológica excesiva a la vez que obsesiva, antes que a la ley o a la razón. Dicho de otra forma, lo que se conoce vulgarmente como adoctrinar.

Los contenciosos territoriales terminarán en secesión, mediante lunáticos tan recalcitrantes como los de cualquier otra confesión. Es decir, estos problemas territoriales terminarán en una separación o balcanización por unos locos obstinados y reincidentes, obsesionados con una opinión y conducta del todo supremacista, egoista y subjetiva.

La verdad me resulta muy difícil imaginar a Cataluña o Vascongadas como países independientes, entre otras muchas y diversas razones, porque la movilidad geográfica en sus territorios ha sido enorme. Lógicamente las razones que esgrimen ambos para independizarse son simples y meros complejos de inferioridad lingüística. Y no reconocen o agradecen que nuestro país, su país España, les ha hecho un enorme regalo. Pues les ha regalado en esa movilidad geográfica una lengua hablada por 500 millones de personas. Pero esos locos, meros y simples demagogos narcisitas, se suman al mando con un sofrito de victimismo y maquillaje del ayer.

Para solucionar este problema, habría que recurrir o poner en práctica una agenda jurada por metas de eficacia y ahorro en lugar de alimentar y fomentar los rencores y la profusión o exceso y así poder evitar cualquier doble administración. Es decir, sería básicamente no destinar ningún céntimo de dinero público con el objetivo de alimentar y sufragar o financiar rencores localistas.

La propuesta del PSOE de Sánchez de un Estado Federal, no es muy diferente, o no hay muchas diferencias comparándolo con un Estado Autonómico. Personalmente pienso que ambos dependen de la buena fe, y si los datos son correctos, es curioso que tanto en Cataluña como en el País Vasco, los recién aclimatados, los referidos en párrafos anteriores, esa turba de charnegos o maketos, estén o sean entre o los principales partidarios de la independencia. Lo cual, por otro lado merece un estudio concienzudo y profundo. Sin duda, esto es algo achacable al conformismo, por otro lado, todo lo relacionado con esto se ha vuelto tan visceral, que da risa, aunque también una inmensa vergüenza.

Ese no reconocimiento a la monarquía, es algo con lo que disiento. Pues si un monarca no contraviene el Estado de Derecho, es decir, si respeta la división de poderes. En mi humilde opinión, en este caso, un monarca se convierte en un mero y simple elemento más del aparato político. Sólo los energúmenos confunden un monarca constitucional con un déspota. Personal y humildemente creo que esto es sólo cosa de una turba de analfabetos excitados o agitados por otra turba de demagogos.

Lo que de verdad necesita España, es una serie o sucesión de liderazgos políticos sólidos capaces de emprender las grandes reformas que necesita España. Y eso a día de hoy, la única formación política que lo ofrece en su programa con una claridad transparente es VOX. Porque es una realidad que una sociedad, un pueblo va teniendo lo que se merece. Personalmente creo que a España le iría mejor unida que desmembrada, por lo que no dudaré este próximo 28 de Abril en darle mi voto a Abascal, votaré VOX.

De la política de izquierda y de la política de la derecha fofa, viene la corrupción, pues es de sobra sabido, que la derecha, es decir VOX, no ha hecho su política de cambio todavía, por falta de oportunidad. Es decir, la corrupción en España es merecida, pues los votantes potenciales, de estos, espero y deseo, obsoletos recuerdos de formaciones políticas y sus políticos, son ese tipo de gente, que le piden o exigen al vecino que opere en «A», mientras ellos siguen operando en «B». Es decir, son comerciantes o agentes de una economía sumergida, lo que para cualquier país es muy grave y nocivo.

Y este es el gran problema de España, que no hay suficientes garantías de transparencia, pues en las políticas referidas, las leyes son demasiado permisivas y el código penal demasiado laxo o flojo. Es una máxima que del grado de arraigo alcanzado por el principio de reciprocidad entre una sociedad y sus gobernantes, lógicamente y en consecuencia, dependen también el de educación, prosperidad y dignidad de un país.

Esto ocurre por esa falsa igualdad que ofrecen y aplican los ya referidos, la verdadera igualdad se tiene que sustentar en la justicia. Pues tenemos justicia porque amamos la igualdad y viceversa. Y esta igualdad, nos asegura la verdadera justicia y libertad. Por eso, me reitero en una aseveración incontestable, que no es otra que esta clase de igualdad, la que ofrece VOX. Y que VOX, es el cambio y no al contrario el inmovilismo. Lo cual, no supone más que hambre, ruina y miseria.

Por España, el próximo 28 de Abril Vota VOX.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba